Un buen libro

Espero poder compartir algunos buenos libros para que edifiquen tu vida… Este primer libro, es ideal para que aprendas a cuidar tus finanzas. A través de buenas historias aprenderás el valor que tiene darle buen uso a tu dinero. Es divertido, ligero y sobre todo lleno de mucha sabiduría.

 

george_s_clason-el_hombre_mas_rico_de_babylonia

La salvación es un regalo de Dios (1era Parte)

Los efectos de la salvación en la vida del creyente son definitivos. Es una obra consumada, completa, hecha por Cristo. La salvación esta ligada a aspectos fundamentales tales como la fe pero centrada en Cristo. Él es el autor, el libertador, el que lleva a cabo la obra desde la cruz. Esto debido a que ningún ser humano es capaz por medio de sus obras de alcanzar tal propósito. El capitulo dos, de la carta a los efesios, muestra como la salvación es en todo momento una acción que Dios lleva acabo de principio a fin. Muestra además, que todo creyente pasa de una estado de corrupción a un estado de pureza como resultado de poner su fe en Cristo. El apóstol Pablo muestra el contraste que hay entre un estado y otro. Es precisamente en la salvación y la gracia, los puntos en los que se centra este articulo. Los versos ocho al nueve, del capitulo dos, de Efesios, muestran aspectos teológicos fundamentales para entender como la salvación se obtiene por medio de la fe, y, que la gracia es la muestra de amor mas grande que Dios pudo dar a los seres humanos. La vida para un creyente tiene dos estados espirituales. Una antes de conocer a Cristo y la segunda después de conocerlo. Entonces veamos el contraste que existe entre un estado y otro.

salvaci_n

El estado de muerte espiritual

En el contexto anterior a Ef. 2:8-9, Pablo dice: y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados. Con la expresión: estabais muertos, él esta señalado, la condición espiritual en la que cada hombre se encontraba antes de Cristo. Los hombres por su naturaleza pecaminosa se dice que la condición en la que se encuentra es la muerte espiritual. Ya en la carta a los romanos, Pablo dejaba ver que por causa del pecado todos los hombres están destituidos de la gloria de Dios, (Ro. 3:23[1]). Todos sin acepción son rechazados por causa de sus delitos y pecados, ya que la Santidad de Dios no permite que nadie pueda acercarse a él. La posición de cada ser humano es lejana a la presencia de Dios. La realidad espiritual de cada ser humano era de absoluta incapacidad para buscar lo bueno. Ningún ser humano puede y podrá acercarse a Dios, porque su corrupción no le permite buscarlo. Es lo que Calvino llamó: depravación total. “el calvinismo piensa que toda la raza humana esté perdida en el pecado. El concepto de la depravación total significa que cada individuo es tan pecador que es incapaz de responder a ninguna oferta de gracia”.[2] No puede reconocer el valioso obsequio que Dios ha dispuesto para él. Por el contrario el hombre vive sujeto a ciertos poderes que lo dominan, lo controlan. El hombre es esclavo del pecado y esta sujeto a pasiones personales.

  • Esclavos del pecado

Todo-Aquel-Que-Hace-Pecado-Esclavo-EsPablo señala que esta condición era anterior a Cristo. Que antes de Cristo, cada creyente vivía esclavizado a las fuerzas del mal. Como traduce la NVI, el verso 2, se conducían según el que gobierna las tinieblas. Es decir que cada persona no determinaba su forma de vivir sino que el espíritu del mal era quien lo sometía para llevar una vida pecaminosa. Este mismo espíritu, es el que opera aun en los hijos de desobediencia. O los que viven en desobediencia, los que todavía no se han liberado de tal yugo del maligno. Cuando una persona actúa de forma pecaminosa esta mostrando que esta sujeto o esclavizado del que gobierna el mundo pecaminoso. Actúa con naturalidad y muchas veces ni siquiera reconoce que esta obrando mal. Le parece normal. Porque no tiene un parámetro que le revele que su modo de vivir es inadecuado. Muchas veces se siente mal, siente remordimiento pero no reconoce que necesita dejar de hacer lo malo que hace. Cuando eres esclavo del pecado mas bien de jactas de lo malo. Alardea de lo malo que hace como si esto fuera un motivo para sentirse orgulloso. No puede reconocer que esta siendo dominado por el pecado. Y que este lo lleva rumbo a la perdición de su espíritu.

 

  • Sujetos a las pasiones personales

El v. 3 vuelve a remaencadenadorcar que esa era la condición en la que antes se encontraban tanto Pablo como los destinatarios. Dice que ellos se dejaban dominar por los deseos pecaminosos, haciendo cada uno según se le placiera, dándole gusto a su carne, según lo que cada uno quería hacer. Toda persona que siempre busca satisfacer de manera egoísta sus propios deseos, sin importar si va en contra de Dios, si se provoca daño así mismo o a los demás, esta siendo dominado por su soberbia y por su pecado. Son el fiel reflejo de la rebelión que se tiene contra Dios. Antes de conocer a Dios y vivir de acuerdo a sus normas morales, los efesios eran practicantes de todo tipo de actividades licenciosas. En pasajes posteriores Pablo dice que: en cuanto a la vieja manera de vivir, debían despojarse del viejo hombre, que esta viciado conforme a los deseos engañosos (4:22). Además les exhorta a que no mientan, sino que hablen verdad, no pequen, no guarden rencor, que ya no roben mas, sino mas bien trabajen, que no hablen palabras corrompidas, que la inmoralidad sexual aun ni se nombre mas entre ellos, que no contristen al Espíritu Santo de Dios, que aparten de ellos la amargura, enojo, ira, griterías, maledicencias y toda malicia, (Ef. 4:25-31). Esto simplemente porque esa ya no era su condición espiritual.

Continuaremos, mientras tanto, haz tu lo posible y deja que Dios haga lo imposible.

[1] Todas la citas bíblicas son tomadas del versión de la Biblia Reina-Valera, versión 60.

[2] Millar Erickson, Teología sistemática, (Editorial Clíe: Barcelona, España, 2008), 924.

Sanando nuestro matrimonio (1era. Parte)

Sabían ustedes que tristemente el adulterio es una de las principales razones por las cuales mas matrimonios se divorcian actualmente dentro de las sociedades modernas. Tanto matrimonios jóvenes como no tan jóvenes se están destruyendo a causa de este terrible problema social, ojo, problema, no solución. El adulterio es un problema que afecta tanto a creyentes como a no creyentes. No discrimina a nadie. Cada día mas hijos también se ven afectados por causa de la infidelidad de uno o ambos de sus padres.

En uno de sus artículos, el pastor y conductor del programa radial: La Familia es Prioridad, el pastor Víctor Súchite pregunta: “¿Sabía usted que según las estadísticas actuales, aproximadamente el 60% de los hombres casados y el 40% de las mujeres casadas le han sido infieles a sus parejas, al menos en una oportunidad (la familia es prioridad, programa radial) escuche bien, al menos en una oportunidad. Es decir que debemos aceptar que el adulterio es un hecho muy común dentro de las familias en el mundo entero.

Cuando analizamos esta pregunta y estas cifras, no es muy difícil decir que, muy probablemente dentro del grupo de lectores de este blog existan personas que han atravesado por tan amarga experiencia, o incluso en este preciso momento estén atravesando un proceso de esta naturaleza, o están ya considerando el divorcio como una de las opciones para resolver dicho problema, o a penas están viviendo una etapa de asimilación tras la confesión de su cónyuge, o bien ya, favorablemente, han iniciado un proceso de restauración matrimonial. Sea el caso que sea, en los próximos artículos abordaremos el adulterio como tema central y nuestro objetivo es poder ayudar a sanar los corazones de aquellos matrimonios que han sido dañados.

sanando el corazón de mi cónyuge

El adulterio, como todos los pecados que el hombre comete, no es un acto que surja de la noche a la mañana. Es mas bien un proceso, en donde todo aquel hombre o mujer sin darse cuenta, o conscientemente, se empieza a exponer a una situación de mucho riesgo hasta que llega el momento en el cual finalmente termina cometiendo pecado. Es por ello que antes de sanar un matrimonio herido, necesitamos conocer tres peligros a los que estamos expuestos como matrimonios actualmente y cuales son las soluciones que la Biblia nos ofrece para evitar caer en tales peligros.

Primer Peligro: FALTA DE VALORACION CONYUGAL

En la vida, tanto hombres como mujeres necesitamos sentirnos valiosos como seres humanos. Necesitamos saber que representamos algo para alguien. Nos gusta saber, por naturaleza que las personas, y en este caso especifico nuestro cónyuge nos valora. Que significamos algo para él o para ella. Que cada acción, actitud, esfuerzo, que hacemos representa algo valioso para nuestra pareja. Gary Chapman, en su libro: Los cinco lenguajes del amor dice que: “Los psicólogos han llegado a la conclusión de que la necesidad de sentirse amado es una de las necesidades primarias del ser humano”. Para una persona es prioritario sentir que alguien lo ama y que lo valora. Desde su niñez busca llamar la atención de sus padres, le gusta que reconozcan sus gracias, incluso sus travesuras. Por ello cuando un nuevo miembro llega a la familia los hermanos mayores se vuelven mas inquietos porque sienten que les están robando atención. Necesitan sentirse apreciados y no que están pasando de moda. Ya que no existe peor situación para una persona que sentirse devaluado. Porque esto los pone en la categoría de inútiles u obsoletos. Le gusta recibir una palmada en el trabajo por su buen desempeño, o aplaudido después de una conferencia. O que le reconocen por ser buen estudiante. En fin, le gusta sentirse valioso.

bien_hecho

Todos en general buscamos ser reconocidos por lo que somos y también, porque no decirlo, por lo que tenemos y hacemos. Es parte de nuestra naturaleza humana. De igual manera en las relaciones sentimentales, desde el noviazgo todos procuramos ganarnos la admiración de nuestra pareja. Tratamos de presentar nuestra mejor imagen delante de ellos, nos esforzamos cada día para que nuestra pareja conozca el lado mas interesante de nosotros. Procuramos que nos vean como personas de bien, que tenemos educación, que somos esforzados, que somos amables, con buenos sentimientos y valores. Jamás queremos que vean nuestro mal genio, o nuestros defectos. Queremos ganarnos el corazón de nuestra pareja a base de nuestros mejores argumentos. Y lo conseguimos. Sin embargo, es triste reconocer que: una vez casados muchas cosas cambian, y una de ellas es la falta de valoración conyugal. Quiero mostrarte dos casos de falta de valoración conyugal:

A. Esfuerzos invisibles.

Una critica que comúnmente hace un esposo hacia su esposa es que ella no trabaja como él. NO RECONOCE QUE: Su esposa a diario lidia con todas las tareas que se deben hacer en casa: como limpiar la casa, ordenarla, lavar ropa, doblar, planchar, si hay niños, cuidarlos. Cocinar. Toda esposa desearía al menos una vez a la semana escuchar que la comida esta deliciosa, que la casa se ve hermosa, o un ramo de rosas que le hagan ver que se le reconoce por todo lo que ha hecho en su duro día de trabajo. Sin embargo este trabajo casi nunca se ve y menos se agradece.

Por otro lado, el esposo, todos los días sale a bregar a la calle. Se esfuerza porque todos los días pueda mantenerse vigente en su trabajo. Se expone a las dificultades y peligros de la calle, con la finalidad de sostener el hogar de una manera agradable. Pero, TAMPOCO SE RECONOCE su esfuerzo. Es casi seguro que de vez en cuando le gustaría escuchar a él también que se le agradece por todo lo que hace día con día para traer el sostenimiento económico de la casa. Si a la esposa le gustaría recibir un ramo de rosas en reconocimiento a su trabajo, al esposo también le gustaría cenar algo especial de vez en cuando por las luchas que sostiene.

reconocimientos invisibles

Nuestros esfuerzos no deberían ser inasibles para nuestro cónyuge. No deberíamos ser ajenos a la necesidad del otro. Pues, al no existir esta clase de valoración dentro del matrimonio, empiezan a formarse grietas dentro de la relación. Se empiezan a formar rupturas y se empieza a dar también paso a los malos pensamientos, o las frustraciones para que entren por esas grietas. Cada espacio se empieza a llenar de ideas y estas ideas se convierten en  pensamientos y luego en palabras. Y palabras que hieren.

La Semillas de Fe para esta situación:

  1. Para el esposo: recordar que en todo momento la Biblia nos manda a amar a nuestra esposa. De la forma en que Cristo amó a la iglesia. Entregándose sacrificialmente a ella. (Ef. 5:25). En este caso amarla significa valorar todo lo que hace para mantener el equilibrio en el hogar. Amarla es reconocer que posiblemente ella antepuso la familia por sus sueños profesionales, o personales, ya que muchas esposas se dedican completamente al hogar. Y lo hizo por amor a él y por amor a Dios. El esposo debe amar a su esposa sin importar que ella ya no tenga todo el tiempo de antes para arreglarse para su visita. Debe amarla aun cuando halla días donde no se vea deslumbrante. Debe amarla por cada detalle que llevan su sello dentro de la casa.
  2. Para la esposa: someterse a su esposo. Es decir, subyugarse a él. Respetando la posición que Cristo estableció para él dentro del matrimonio. Subyugarse es entender que su esposo es su cabeza. Es el hombre que merece no solo su respeto sino su admiración. Cada mujer que ve a su esposo como se esfuerza por traer el sustento a casa lo respeta. Nunca menosprecia lo que hace, sea un albañil, agricultor, vendedor de periódicos, sea lo que sea, porque lo importante es que lucha todos los días por que a la familia nunca le falte el alimento en la mesa.
  3. Para ambos: Recordar que: El amor no se comporta con rudeza (1Cor. 13:5a). No se deben menospreciar uno al otro, sino mas bien motivarse, incentivarse, exhortarse para que juntos puedan salir adelante. Que siempre existan palabras de halago, de valoración, tal y como cuando eran novios.

Continuaremos en el siguiente articulo, mientras tanto, haz tu lo posible y deja que Dios haga lo imposible.