SI LO CREES, PRACTICALO

No paguéis a nadie mal por mal; procurad lo bueno delante de todos los hombres. Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres. (Romanos 12:17-18)

Si algo tienen las Sagradas Escrituras es que nos pone en situaciones en las que debemos demostrar que: si creemos lo que en ella dice, entonces debemos practicarlo. Significa entonces que como bien dice en distintos textos, la fe siempre esta sometida a fuego, siempre se esta probando. Y con toda franqueza, la gran mayoría de las veces en que somos probados, salimos reprobados. No superamos la prueba. Nuestra naturaleza se deja dominar por sus pasiones, principalmente cuando no dependemos de Dios en oración. Pero, también es cierto que tantas veces más salimos renovados luego de ser acrisolados. El Espíritu de Dios, siempre nos ayuda en la prueba. 

Hoy, por ejemplo, recibí una lección de un verdadero cristiano. Alguien que es mi amigo, y puso en practica lo que dice el texto en el cual estamos reflexionando. Alguien que creyó y practicó las Escrituras. Porque él tuvo la oportunidad de devolver el mal que le hicieron y no lo hizo. Él pudo tomar ventaja contra quien recientemente no le hizo bien y se contuvo. Pudo hablar y calló. No quiso ni siquiera proferir palabra alguna a pesar de que pudo hacerlo. 

No es mi intención contar los hechos concretos, ni que tipo de mal fue, ni dar nombres, pero lo que si es cierto, es que mi amigo, atendió con educación, cordura, moderación, sin rencores, atento, a quien no actuó de la misma manera con él. Como dependía de él, estuvo en paz, en quietud consigo mismo.  Y eso es precisamente lo que yo quiero enfatizar, que si Dios manda algo en Su Palabra por más complicado que parezca, y lo creemos, entonces debemos practicarlo.

Pregunto: ¿Cuál ha sido tu reacción contra aquellos que te han disgustado? ¿Cuál ha sido tu conducta al verlos? ¿Has considerado la posibilidad de dañarlos de la misma forma que ellos te dañaron a ti? O ¿Has preferido dar vuelta a la pagina y mostrar tu carácter cristiano, callando únicamente? Concluyo diciendo: aunque en la vida no siempre es fácil obedecerle a Dios, si le creemos, debemos practicar las Escrituras  y andar como Él anduvo. 

Si Dios manda algo en Su Palabra por más complicado que parezca, y lo creemos, entonces debemos practicarlo

Semillas de Fe

Espero que tu corazón sea buena tierra, para que esta Semilla de Fe germine, crezca sanamente y de fruto al ciento por uno. Si te gustó, dale me gusta, compártela y déjanos tus comentarios. Me despido como siempre diciendo, haz tú lo posible y deja que Dios haga lo imposible.

Semillas de Fe

DAÑOS COLATERALES

Oh Dios, tú sabes lo necio que soy; de ti no puedo ocultar mis pecados. No dejes que los que confían en ti sean avergonzados por mi culpa, oh Señor Soberano de los Ejércitos Celestiales. No permitas que sean humillados por mi causa, oh Dios de Israel.’ Salmos 69:5-6

Si hay algo a lo que siempre se nos exhorta en la vida cristiana es a cuidar el testimonio, es decir a que nuestros actos, sean congruentes con lo que decimos creer; pues si decimos que hemos creído en Él, como dice en 1Jn 2:6 debemos andar como Cristo anduvo. Al hablar de testimonio entonces, estamos hablando de lo que las personas ven en nosotros. Que si hablamos de mentir no mintamos,  si hablamos de robar no robemos, si hablamos de fe creamos, etc. 

La exhortación sobre el testimonio no es una invitación a aparentar lo que no somos. Que dicho sea de paso es algo muy común, proyectamos ante los demás una falsa piedad, obviando así que podemos engañar a otros pero no a Dios. Pues la verdadera cristiandad es la que se vive en la soledad de la habitación. 

Cuando pecamos, dañamos la imagen de Cristo en nosotros, a Dios, al Evangelio. Porque las personas se forman una idea equivocada de lo que en realidad es el camino que conduce a Dios. Expresiones como: “para ser cristiano como ese, mejor no soy nada”, “los cristianos son unos hipócritas, y por eso mejor no voy a ninguna iglesia”, “esos pastores solo se dedican a sacarle el dinero a la gente”, son solo unas cuantas de todas las que se dicen por causa de malos testimonios.  

Sin embargo, el salmista pide a Dios que aun cuando no puede ocultar sus pecados delante de Él, le permita que no haya daños colaterales. Por lo tanto, no juzgues al pecador, porque no sabes la batalla que esta librando y porque tu también vas en la brecha. No pongas tu mirada en el pecador, fíjate en Cristo, quien es Santo. Finalmente, procura un buen testimonio, pero no una gran apariencia, porque lo único que provocarás son daños colaterales hacia el Santo Evangelio. 

Cuando pecamos, dañamos la imagen de Cristo en nosotros, a Dios, al Evangelio. Porque las personas se forman una idea equivocada de lo que en realidad es el camino que conduce a Dios.

Semillas de Fe

Espero que tu corazón sea buena tierra, para que esta Semilla de Fe germine, crezca sanamente y de fruto al ciento por uno. Si te gustó, dale me gusta, compártela y déjanos tus comentarios. Me despido como siempre diciendo, haz tú lo posible y deja que Dios haga lo imposible.

Semillas de Fe