DIGAMOS ‘NO’ A LAS GANANCIAS MAL HABIDAS

“El dinero mal habido pronto se acaba; quien ahorra, poco a poco se enriquece.” (Proverbios 13:11 NVI)

GANANCIAS MAL HABIDAS

Nicolás Maquiavelo, considerado el padre de la política es el autor de la reconocida frase: “el fin no justifica los medios“. No hay duda que esta frase no solo es aplicable al ámbito político en el cual él se desarrollaba, sino que también aplica para fines laborales, comerciales, económicos, etc.

Nuestro texto de hoy, da pie para que reflexionemos en cuáles son los medios adecuados para obtener el dinero y cuales no lo son.

Veamos la primera parte: las ganancias mal habidas.

Si pensamos maquiavélicamente diríamos que tenemos que tener dinero aún si importar la fuente, lo único que importa es tenerlo. Principalmente en épocas de pandemia. No importa si es a causa de sobornar para conseguir trabajos, comprar puestos públicos, desprestigiar a otros, comerciar productos que dañen la salud, como drogas, bebidas alcohólicas, tabaco, o atentar contra otros extorsionando, oprimiendo al pobre, pagando salarios injustos o hasta lucrar con la Fe y así una lista interminable de actividades que producen ganancias mal habidas.

La segunda parte: el ahorro eficaz.

El proverbio dice que quien ahorra poco a poco se enriquece. Aunque el texto no lo dice, se sobreentiende que la vía correcta para ahorrar es trabajando honestamente. Comerciar justamente. Esforzarnos en lo que hacemos y sobre todo en ser disciplinado para la administración de los recursos que de Dios recibimos. No despilfarrando aún lo que ni siquiera tenemos, es decir endeudándonos.

La conclusión de todo esto es que quien busca obtener dinero a costa de lo que sea, ciertamente tendrá, pero así como lo recibirá así mismo se le irá como agua entre los dedos. Pero quien se conduce justamente y se administra bien, logrará vivir en paz y disfrutar del fruto de su trabajo. Al final, buscar dinero a toda costa es una señal de que no confiamos en el Señor que todo lo da.

Así que si hoy tu reconoces que has obrado mal te invito a que ores: “Señor reconozco que no he sido honesto en la forma en que obtenido el dinero, pero hoy quiero depender de ti y confiar en que me ayudarás a cambiar de medio de trabajo, en tu nombre Jesús oramos… Amén”.

quien se conduce justamente y se administra bien, logrará vivir en paz y disfrutar del fruto de su trabajo. Al final, buscar dinero a toda costa es una señal de que no confiamos en el Señor que todo lo da.

Semillas de Fe

Espero que tú corazón sea buena tierra para que esta Semilla de Fe caiga, germine, crezca sanamente y de fruto al ciento por uno. Me despido como siempre diciendo: Haz tú lo posible y deja que Dios haga lo imposible.

Semillas de Fe.

DESEOS DE GRANDEZA

“Al oír esto, los diez se indignaron contra los dos hermanos.” (Mateo 20:24 LBLA). 

No cabe duda que como seres humanos, el deseo de sobresalir está arraigado en nuestro ADN. La ambición de reconocimiento es una necesidad inalienable en nosotros. 

Soberbia

Que una persona niegue que ambiciona los lugares de prominencia, de reconocimiento, que quiera ser grande, es una total falacia. Todos sin excepción estamos añorando la aprobación de las masas. Queremos que cualquier cosa que hagamos, por sencilla que sea, se vuelva tendencia en redes sociales, que se haga viral.  Precisamente por eso las redes sociales se han vuelto tan indispensables en nuestra vidas, pues son el medio ideal para exponer todos esos deseos de grandeza que llevamos. 

Así que, presta mucha atención, porque hoy te daré una fórmula milenaria para que alcances fama, y reconocimiento. Está es la misma fórmula que aplicó el hombre más trascendente de la historia. De quien más se ha escrito a lo largo de los siglos. Y que le enseñó a sus aprendices el día que su tía le pidió que apartara para dos ellos lugares prominentes junto a Él en el cielo y con lo cual provocó que los otros diez se enfurecieran. 

La fórmula para alcanzar la grandeza es: SER SERVIDOR DE LOS DEMÁS

Jesús hizo una comparación que es por demás extraordinaria, les dijo que los poderosos del mundo a fuerza y opresión, se imponen ante los demás. Sin embargo, les dijo: “No ha de ser así entre vosotros, sino que el que quiera entre vosotros llegar a ser grande, será vuestro servidor, y el que quiera entre vosotros ser el primero, será vuestro siervo”. (Mateo 20:26-27 LBLA).

Nota el énfasis que hace en el hecho que la grandeza se alcanza únicamente SIRVIENDO. Y de acuerdo al orden de los valores del Reino para servir se requiere de quitarse todo tipo de pensamiento de grandeza. Es decir, se necesita ser humilde. El mismo Jesús dijo que “Él no vino a este mundo para ser servido sino para servir y dar su vida en rescate de muchos”  (Mt. 20:28). 

Entonces, tú puedes aspirar a grandeza bajo dos sistemas de valores. 

1.  Puedes ser grande de acuerdo a la ideología satánica. La cual será condenada por el envanecimiento del corazón (1Ti 3:6). La cual Dios resiste, aborrece (St. 4:6). O

2.  Puedes ser grande de acuerdo a la ideología del Reino. La cual consiste en despojarte de todo anhelo envidioso, egoísta y orgulloso, para sinceramente darle la Gloria al Señor en lo que haces. Pablo dijo: “¿qué pues es Apolos o Pablo, Servidores…” y así cualquiera. Solo somos servidores del mas glorioso de todos los Reinos, EL REINO DE DIOS. 

Si tras leer este escrito reconoces que en tu corazón ha estado ese anhelo de ser reconocido, o hay orgullo y vanidad en tu corazón te invito a que ores conmigo así: Señor, vengo delante de Tí humillado. Reconociendo que procurado más la gloria Iara mí que para Tí, ante lo cual hoy te pido perdón y te pido que me ayudes a que en todas las cosas mi anhelo sea darte la honra y gloria solo a Tí, en el nombre de Jesús oramos, Amén.  

Pablo dijo: “¿qué pues es Apolos o Pablo, Servidores…” y así cualquiera. Solo somos servidores del mas glorioso de todos los Reinos, EL REINO DE DIOS. 

Semillas de Fe

Espero que tú corazón sea buena tierra para que esta Semilla de Fe caiga, germine, crezca sanamente y de fruto al ciento por uno. 

Me despido como siempre diciendo: Haz tú lo posible y deja que Dios haga lo imposible. 

Semillas de Fe

DOS MOTIVOS PARA ALABAR AL SEÑOR

“Oh fortaleza mía, a ti cantaré alabanzas; porque mi baluarte es Dios, el Dios que me muestra misericordia.” (Salmo 59:17 LBLA).

¿Tienes razones, ánimo para cantar hoy? O ¿No crees tener motivo alguno para hacerlo?

Baluarte es el Señor

Sabes, de tiempo en tiempo, nuestras circunstancias son tan pesadas que impiden que nuestros brazos se extiendan en dirección al cielo. Son tan abrumadoras que hasta acallan nuestra boca, no dejan que nuestra voz exalte al Señor.

Sin embargo, este pasaje nos permite ver que el salmista tiene dos razones valiosas para cantar alabanzas al Señor.

1. Dios es un Refugio seguro. Él dice: oh fortaleza mía… mi baluarte, conceptos similares que nos indican que Dios es digno de recibir alabanzas porque representa un lugar donde podemos descansar, sentirnos a salvo, seguros, protegidos. Dios es una fortaleza inexpugnable donde podemos sentir que nada podrá alcanzarnos. Pablo describía que nuestra vida está escondida con Cristo en Dios, y eso sin duda es una gran razón para cantarle.

2. Dios es misericordioso. El salmista dice que le canta alabanzas al Señor porque Él le muestra Misericordia. Y a nosotros también. Cada día experimentamos Su Misericordia en nuestra vida. Salimos, volvemos, y Su Misericordia está sobre nosotros. Sabes cuando uno tiene claro quien es Dios para nosotros, y como su Misericordia obra sobre nosotros, es más fácil que nuestros cánticos de alabanza y gratitud salgan de nuestro interior con ferviente adoración.

Cada día Dios nos muestra Su Misericordia, Él obra en nuestra vida, lo cual nos permite cantar con mayor facilidad desde el fondo de nuestro corazón

Si hoy estabas desmotivado o desanimado y no querías cantar alabanzas al Señor te invito a que ores conmigo: “Señor, perdóname porque a veces se me olvida que Tú eres un refugio seguro y que a diario me muestras Tú Misericordia, por eso hoy te ruego que avives en mí el deseo de alabarte con todo mi corazón y no permitas que me olvide quien eres Tú en mi vida, en el nombre de Jesús oramos…. Amén”.

Espero que tú corazón sea buena tierra para que esta Semilla de Fe caiga, germine, crezca sanamente y de fruto al ciento por uno. Me despido como siempre diciendo: Haz tú lo posible y deja que Dios haga lo imposible.

Semillas de Fe.

https://www.facebook.com/SemsDeFEgt/

LO MÁS IMPORTANTE NO ES EL PRESENTE SINO LO QUE NOS AGUARDA

‘No os hagáis tesoros en la tierra (…) sino haceos tesoros en el cielo (…) Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón. ‘ Mateo 6:19-21

De los 31,187 versículos que tienen las Escrituras, esos son unos de los que más me desafían. Desde unos años atrás este mandato es recurrente en mi vida. Siempre estoy pensando: ¿Estaré abonando al banco celestial o estaré más enfocado en los bienes de este mundo? ¿En dónde esta realmente mi corazón? ¿Estaré cada día mas aferrado a este mundo o al venidero? Miremos tres pasajes y notemos la similitud en ellos en algo específico, LO MÁS IMPORTANTES NO ES EL PRESENTE SINO LO QUE NOS AGUARDA.

En Heb 11:9-10 dice que Abraham habitó como extranjero en la tierra prometida, vivió como si no fuera propia, la razón: esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios. ‘ En Hebreos 11:24-26: Moisés teniendo derechos y oportunidad de vivir cómodamente en el palacio del hombre más importante de su tiempo, prefirió sufrir con su pueblo, consideró que ese deleite egipcio sería algo temporal, consideró que eran mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios; porque tenía puesta la mirada en el galardón. El apóstol Pablo no pensaba distinto a ellos. Él dijo que podría ufanarse de sus blasones, su academia, pero no lo haría porque para Él todo era considerado como perdida en vista del incomparable valor de conocer a Cristo Jesús, mi Señor, por quien lo he perdido todo, y lo considero como basura a fin de ganar a Cristo, (Fil ‘3:7-8).

Lo ves, estos hombres y cientos más, no tenían otra idea más que hacerse tesoros en el cielo, consideraban que lo presente es valioso, pero superfluo a la vez, sin embargo, lo que les aguardaba, eso tenía valor eterno.

Sé que nadie desea morirse, pero tampoco debe vivir aferrado a este mundo, porque si lo pensamos al acumular bienes es como si le pusiéramos tanto peso a un globo que jamás despegará hacia el cielo. Si solo vivimos acumulando, nos haremos tan gruesos que difícilmente pasaremos por el ojo de la aguja celestial. Un sabio suele decir: si el dinero no se gasta, entonces no sirve de nada. Seamos de bendición en todo tiempo, el amor de Dios debe mostrarse a diario no ocasionalmente. Compartamos de lo que Dios nos da, al final solo somos administradores de sus bienes.

Espero que tu corazón sea buena tierra, para que esta Semilla de Fe germine, crezca sanamente y de fruto al ciento por uno. Si te gustó, dale me gusta, compártela y coméntanos. Me despido como siempre diciendo, haz tú lo posible y deja que Dios haga lo imposible.

Semillas de Fe.

http://www.semillaquedafrutoalcientop.org