MOISES, UN ANTES Y UN DESPUES

Para quienes me conocen no les resultará extraño leer un articulo mío que hable de Moisés. Y no les extraña porque saben que él es uno de mis tres personajes favoritos de la Biblia. El primero, por supuesto es Jesús, el segundo es Moisés y el tercero es Pablo, en ese orden. Al igual que otros personajes bíblicos Moisés fue un hombre ordinario, al que Dios transformó en un hombre extraordinario. Hay un antes y un después en la vida de Moisés, tal y como la hubo en Abraham, Jacob, David, Jeremías, los discípulos, Pablo y otros más. Entonces, ¿cuál es la diferencia entre él y el resto? Bueno, para mí es simple, Moisés pasó mucho tiempo en comunión con Dios. Tuvo una línea de comunicación directa y constante con el Señor. Fue un diálogo continuo entre ambos. Hablaban por asuntos grandes como por asuntos pequeños.

moises-y-los-misterios

Me encanta que caminaran uno al lado de otro. Que Dios le revelara todos sus planes, que lo usara como medio para anunciarle sus planes al Pueblo. Que cada vez que Moisés quisiera hablar con Él no hacía cita previa, sino que simplemente llegaba al punto de encuentro que establecieron, es decir, al Tabernáculo de Reunión. Me encanta que en cada tribulación, problema o necesidad, Moisés sabía hacia donde volver la mirada. Sabía a quien recurrir, no dudaba ni por un segundo sobre quien se encargaría de resolverlo todo.

Su relación fue tan estrecha que llevó a Moisés de ser un hombre iracundo a un hombre pacifico. Moisés se convirtió en un hombre manso, una cualidad significativa e imprescindible delante de los ojos de Dios, Moisés era el hombre mas manso sobre la faz de la tierra (Nm 12:3), humilde (Biblia de Las Américas). Fue precisamente por esta virtud que Dios dijo de él: en toda mi casa él es fiel. Cara a cara hablo con él, abiertamente y no en dichos oscuros, y él contempla la imagen del Señor, (Nm 12:7). Es decir, Dios dejó muy en claro que la relación que tenía con Moisés, una en la cuál Dios sabía que podría hablar abiertamente con él y Moisés tendría la capacidad, la madurez, y el discernimiento para comprender la voz de Dios.

Mientras que el pueblo observaba cuando Dios se reunía con Moisés en el Tabernáculo y evitaba escuchar Su Voz, Moisés pasaba días enteros a solas con Él. Para Moisés pasar cuarenta días a solas con Dios no tenían ningún valor significativo, Él sabía que estar delante de la presencia de Dios era mas sublime y mas satisfactorio que cualquier manjar suculento. Sabía que no era una carga estar cerca de Dios, escuchándole, y contemplándole.

Para comprender los sentimientos de Moisés en la presencia de Dios debemos recurrir a las palabras del apóstol Pablo quien dijo: pero todo lo que era para mí ganancia, lo he estimado como pérdida por amor de Cristo. Y aun más, yo estimo como perdida todas las cosas en vista del incomparable valor de conocer a Cristo Jesús, mi Señor, por quien lo he perdido todo, y lo considero como basura a fin de ganar a Cristo (Fil 3:7-8). Ahora ¿cómo llego a esta conclusión? Porque Moisés confiaba ciegamente en Dios. Aun cuando al inició dudó y se intentó excusar, se convenció de cada palabra que salió del corazón de Dios. Moisés le creyó a Dios.

El autor de Hebreos nos lo confirma al decir: Por la fe Moisés, cuando era ya grande, rehusó ser llamado hijo de la hija de Faraón, escogiendo antes de ser maltratado con el pueblo de Dios, que gozar de los placeres temporales del pecado, considerando como mayores riquezas el oprobio de Cristo que los tesoros de Egipto; porque tenía la mirada puesta en la recompensa (He 11:24-26). Moisés descansó en Dios a tal grado que no podía imaginar cómo mas valioso lo terrenal antes que la presencia de Dios.

Hubo un antes y un después en la vida de Moisés, del hombre temeroso y asombrado que se encontró con Dios en aquella zarza al hombre a quien le resplandecía el rostro por pasar días con Dios, no quedaba mas que el recuerdo escrito en el Pentateuco. El encuentro con la zarza fue sorpresivo, el encuentro en el Monte Santo era habitual. Moisés fue transformado, pasó de ser torpe de lengua a ser el profeta de Dios. Pasó de ser un hombre tímido a un hombre valiente que derrotó a los enemigos de Dios. Pasó de ser un hombre que intentaba resolver los problemas por sí mismo a ser un hombre que dependía de Dios todo el tiempo. Moisés dejó de buscar su propia gloria por buscar la Gloria de Dios.

el rostro de Moisés

Moisés no impartió su propias justicia sino que se dejó guiar por la Justicia de Dios. Dejó de condenar para interceder, aun cuando el pueblo era injusto. Después del encuentro en la zarza, Moisés aprendió a sentir como Dios sentía. Llegó a saber cuanto le dolía a Dios ver la incredulidad del pueblo, la frialdad, el negativismo, la insolencia y la capacidad de olvidar que tuvieron. Moisés sintió lo que Dios sentía al ver como el Pueblo rápidamente se iba en pos de dioses falsos, dioses ficticios. Supo lo que Dios experimentaba al ver a un pueblo desagradecido. Entonces ¿qué espero al escribir este resumen muy breve sobre el antes y después de la vida de Moisés? Sembrar al menos tres Semillas de Fe en ti.

Primera Semilla de Fe: Deseo que tengas un encuentro personal con Jesús.

Todo cambió en la vida de Moisés desde el día que Dios se le apareció. A partir de ahí como hemos visto ya nada fue igual. Hubieron cambios significativos en la vida de aquel hombre. Lo mismo deseo para quienes aun no han tenido ese encuentro particular con Dios. Que lo busquen mientras puede ser hallado. Sin importar la condición espiritual en la que hoy estás, mi oración es que te encuentres con Dios cara a cara. Moisés asesinó a un hombre y era un fugitivo, a pesar de ello Dios lo llamó y lo utilizó. Lo mismo puede hacer con cada ser humano que se arrepiente.

Segunda Semilla de Fe: Deseo que mantengas una comunión intima con Jesús.

Lo que marca la diferencia entre ser seguidor de Jesús y ser seguidor de una religión es la forma en la que nos relacionamos con Jesús. Porque si bien es cierto que dentro de una determinada religión tu debes llevar a cabo muchos rituales, hacer muchos méritos, y estar inmerso en miles de actividades, en el cristianismo lo único que necesitas es tener una comunión intima con Jesús. No necesitas hacer mil cosas para tener comunión con tu Señor, al contrario, necesitas tener comunión con tu Señor para llevar a cabo mil cosas. Moisés intentó salvar a su gente por la fuerza, lo cual fue inútil. Luego, tuvo una comunión intima con Dios y fue capaz de liberar a su pueblo y conducirlo hacia la tierra prometida. Primero es la comunión y luego es la acción. De esa cuenta, mi deseo es que mantengamos una comunión constante con Dios, que le busquemos en oración, en tiempos de paz como en tiempos de angustia, en todo momento. No por necesidad, ni por costumbre, sino porque hemos comprendido que es mejor pasar a solas con Él cada día. Porque hemos llegado a entender que es mejor a su lado que lejos de Él. Porque hemos comprendido que la satisfacción de las cosas terrenales son buenas pero la satisfacción que dan las bendiciones celestiales son inimaginables.

Tercera Semilla de Fe: Deseo que cada día te parezcas mas a Jesús.

La meta de cada cristiano es ser como Jesús. Parecerse a Él, vivir como Él vivió, andar como Él anduvo. Hacer lo que Él hizo. Hablar como Él, ser como Él. Y para lograrlo lo que debemos hacer es dejar que día a día Dios nos vaya transformando. Entre mas lo busquemos, entre mas caminemos con Él, entre mas anhelemos su presencia en nuestra vida, entre mas nos sujetemos a sus mandamientos, entre mas nos dirijamos hacia Él, mas nos pareceremos a Él. Nuestro rostro reflejará la gloria de Dios, seremos luz en medio de la oscuridad, seremos como luminares y viviremos como hijos de luz. Todos los días debemos dejar que la luz de la Palabra de Dios nos inunde y que la Guía del Espíritu Santo nos dirija hacia donde Él quiera que vayamos. Debemos doblar nuestras rodillas y hablar con Dios siempre. Solo así nos pareceremos más a Jesús.

Termino diciendo, que esos dos encuentros de Moisés con Dios en la zarza y luego en el Monte Santo circulan en mi mente una y otra y otra vez. No dejan de impactarme porque marcan un antes y un después en la vida de Moisés. Muestran que los años que Moisés caminó con Dios tuvieron un efecto en su vida extraordinario. El Moisés de la zarza no se parece en nada al Moisés que recibió los Mandamientos de Dios en el monte Santo. El Moisés de la zarza no se parece en nada al Moisés que debía cubrir su rostro ante sus hermanos, gracias a que la presencia de Dios estaba con él.

Me despido como siempre diciendo: haz tu lo posible y deja que Dios haga lo imposible.

MEDICO CHARLATÁN

No sé cómo me sentiría si fuera donde el médico y él para no ofenderme o para no herirme, o hasta para no enojarme, en lugar de decirme que tengo cáncer me dijera que tengo una enfermedad común. Que en realidad lo que medico charlatantengo no es para preocuparme. Que con simples analgésicos estaré bien, sabiendo él, que en realidad me estoy muriendo. Quizás me sentiría enojado, y decepcionado, y hasta frustrado si en la agonía descubro la verdad. Porque él sabiendo la realidad, calló, mintió y no fue responsable para decírmela y por no llamar por su nombre a las cosas estoy padeciendo.

Es precisamente por eso que Dios a través de su Palabra nos examina y nos diagnostica de forma verdadera. Llama pecador a quien lo es. Y no solo eso, sino que también le dice cuan pecador es. Y aún va más allá, a cada afrenta del ser humano la llama por su nombre. Sea mentira, blasfemia, hipocresía, homosexualidad, envidia, odio, asesinato, etc. Él lo llama tal cual es. Y lo hace precisamente para que todos sepamos que Dios es justo. De esa cuenta al enfrentarlo nadie puede alegar ignorancia. Dios no oculta la verdad, o la disfraza o la suaviza para no herirme. Y no lo hace porque quiere que me de cuenta de mi condición, que confiese, me arrepienta y acepte la sanidad de mi alma a través de su perdón.Si Dios sabiendo la consecuencia que sufriré si no cambio, no me lo dice tal cual es, entonces Dios no sería justo y tampoco sería amor. Porque por su justicia somos juzgados. Y solo alguien que no ama a otra persona, prefiere ocultar, mentir o disfrazarle la verdad.

Por ello la Semilla de Fe que quiero sembrar en tu corazón es:

Predica el Evangelio no adulterado, el puro, sin mácula, tal cuál es. Y si ofende a más de uno, que bueno será porque entonces sabrás que estas predicando el kérigma de Dios. Si no ofende a nadie entonces deberás preocuparte porque entonces significa que ya has adulterado el mensaje. Además si tú conoces la verdad y no la dices o la disfrazas o la maquillas para no ofender serás como aquel medico charlatán que con su silencio mata a sus pacientes. Haz tu lo posible y deja que Dios haga lo imposible.

EL CLAMOR DEL VIEJO ABRAHAM

Introducción

 ¿Has meditado alguna vez en la calidad del corazón del viejo Abraham? ¿Has pensando en cuánto se angustió su corazón al saber que Sodoma y Gomorra serían destruidas? Si no lo has hecho, déjame contarte muy brevemente algo que hizo Abraham al enterarse del plan que Dios tenía para aquellas ciudades.

      Dice la Biblia:

Entonces dijo Abraham: No se enoje ahora el Señor, y hablaré sólo esta vez; tal vez se hallen allí diez. Y Él respondió: No la destruiré por consideración a los diez. Y el Señor se fue tan pronto como acabó de hablar con Abraham; y Abraham volvió a su lugar. (Gn 18:32-33)

abraham visitantes Genesis-18-2-Abraham_s-visitors

El clamor del viejo por los pueblos pecadores

Abraham clamó a Dios por un par de ciudades donde el pecado había alcanzado los más altos niveles de ofensa contra Dios. Su conducta ya se había desbordado tanto, que no había más remedio para aquellas ciudades que ser destruidas. Cuando Dios le reveló sus planes a Abraham, de inmediato empezó a clamar para que Dios no destruyera aquellas ciudades. La petición de Abraham delante de Dios fue que si se hallaban cincuenta justos en las dos ciudades Dios desistiría de destruirlas, a lo que Dios aceptó. Sin embargo, Abraham, consciente de la realidad de los pueblos vecinos, bajó su petición de cincuenta justos, a cuarenta, luego a treinta, siguió con veinte y finalmente consideró que diez justos era mas probable que se encontraran. Tristemente es necesario decir que en ninguna de las dos ciudades existían esos diez justos que Abraham reclamaba. Mencioné el corazón de Abraham porque sin lugar a dudas era misericordioso. Estoy seguro que cualquiera de nosotros hubiera clamado a Dios para que las destruyera mas rápido, y no como Abraham que le pidió a Dios que no lo hiciera. Abraham tenía un corazón lleno de compasión sin duda alguna. Aún si las ciudades se salvaban, Abraham no olvidaba a su sobrino Lot.

Solo tres se salvaron por el clamor del viejo

De tal cuenta las dos ciudades con todos sus habitantes menos tres fueron destruidas. Solo Lot y sus dos hijas pudieron salvarse del juicio divino. Es decir que Dios destruyó las ciudades porque no se pudieron hallar ni diez justos en ellas. Pese al clamor del viejo Abraham, Dios cumplió su misión porque aquellas naciones estaban completamente corrompidas. Abraham clamó pero su intercesión fue infructuosa, pero solo en parte. Es verdad que las ciudades fueron destruidas porque habían olvidado a Dios, pero su sobrino e hijas todavía alcanzaron la misericordia de Dios. Tengo que dejar claro que las ciudades fueron destruidas porque no habían diez personas dignas de recibir misericordia y si tres se salvaron fue porque pese a todo aun no se habían corrompido tal como los habitantes de Sodoma y Gomorra lo habían hecho ya.

Ahora, cuando vemos fríamente los números tenemos que pensar que es escalofriante el hecho que en dos ciudades no se hallaran ni diez personas que fueran temerosas de Dios. Que entre todos los habitantes no hubiera diez personas que rindieran adoración verdadera al Dios Todopoderoso. Ante tal hecho debemos cuestionar también nuestra realidad, siglos después de aquel juicio divino: ¿qué pasaría si Dios nos enviará un mensajero para decir que destruirá nuestra nación si en ella no se hallan hombres y mujeres justos? O ¿Qué nuestro pueblo será destruido si en él ya no quedan suficientes personas que adoren a Dios? O si el mensaje fuera: dice el Señor que nuestro barrio o colonia serán destruidas porque ya no existen personas que vivan rendidos a los pies de Cristo. O peor aun, si Dios mandara a decir: “tu familia será borrada de la faz de la tierra porque han decidido darme completamente de sus vidas”. Verdaderamente sería atemorizante un mensaje así.

Por esa razón mi reflexión del pasaje me lleva a decir que: debemos clamar siempre a pesar de la oposición por todas aquellas naciones que aun no conocen a Cristo.

Clamemos pese a la oposición

Aún cuando muchos se oponen a las iglesias, a los servicios que se hacen en las calles, o se oponen a las reuniones de oración, o a las publicaciones evangelísticas en las redes sociales, la iglesia debe seguir clamando a Dios a favor de justos e injustos. Pues por el clamor de esos justos es que las ciudades no han sido destruidas. Es gracias a ese clamor es que aun muchos pueblos están en pie. El pueblo evangélico no es el opio de la sociedad como muchos han dicho, no es un estorbo, o un mal para la sociedad, al contrario, el pueblo de Dios, la iglesia de Cristo es columna y baluarte de cada lugar donde se encuentra. Es la luz que sigue iluminando a las naciones que viven en obscuridad. Gracias al clamor, la intercesión de la iglesia, su a adoración a Dios, es que la ira de Dios aún no se ha derramado sobre este mundo. Pese a que el mundo quiere sacar a Dios de sus vidas, es por la constante intercesión de la iglesia es que Dios no ha consumido a aquellos que aún no se postran delante del Señor Jesucristo.

Clamemos por las naciones que aun no conocen a Cristo

Ciertamente el clamor del viejo Abraham fue infructuoso porque las ciudades hacía mucho tiempo se habían olvidado de Dios, pero, nuevamente digo, fue infructuoso solo en parte por Lot y sus dos hijas se salvaron. Esto significa entonces que la iglesia no debe cesar de clamar a Dios por las naciones que aun no le conocen, porque al fin de al cabo, Dios llevará salvación. Hoy mas que nunca se necesita adoradores que sigan suplicando paz y perdón para aquellos que insisten en alejarse de Dios. La exhortación para todos aquellos que lean este articulo es que mientras aún estemos en esta tierra, no paremos de clamar a Dios para que Su Gracia infinita alcance a muchos pueblos que aún no han sido alcanzados. Para que los pueblos no dejen de lado a Dios. Así cuando sea buscados los justos para salvación de ciudades, se hallen no sólo 50 sino miles de millones de hombres y mujeres fieles a Dios. El pueblo de Dios debe seguir día y noche clamando para que Dios tenga misericordia aún de aquellos que no le temen y le rechazan. No podemos hacer mas que ser la sal y la luz de este mundo.

Así que mientras Jesucristo viene por su iglesia, hagamos lo posible por clamar a Dios y dejemos que Dios haga lo imposible por traer a Cristo a todos aquellos que aun no le conocen.

NO CULPEN AL MENSAJERO (Conclusión)

En el articulo anterior vimos la calidad de seres humanos que fueron tanto el Rey Herodes y Herodías su esposa. Vimos que ambos fueron capaces de matar a Juan el Bautista con tal que él ya no siguiera confrontándolos con su pecado. También vimos que fueron capaces de valerse de todos y de cualquiera para alcanzar su fin. Dijimos que nuestra reacción al escuchar la verdad siempre nos pesa. Que no nos resulta fácil admitir que estamos mal, y menos nos gusta que nos confronten. Que por lo general nos justificamos ante las confrontaciones. Buscamos que nuestros pecados se vean como aceptables para que no nos acusen. Ahora veremos como la verdad nos confronta siempre que la escuchamos y que pese a la oposición que encuentre en este mundo la Palabra de Dios prevalecerá.

Juan el Bautista-Caravaggio

Escuchar la verdad siempre nos confronta

La mente inundada de pecado no tan fácilmente se convence de su realidad. No tan fácil acepta que está mal, porque mientras pecamos estamos disfrutando del mal que hacemos. No miramos el daño que estamos cometiendo contra quienes nos rodean. Porque quien peca es egoísta. Busca solo estar bien él aunque lastime a otros. Y por esa razón las personas no quieren ser confrontados, porque su auto satisfacción terminará. No quieren escuchar la verdad porque no están dispuestas a abandonar lo malo que están haciendo. En palabras de Jesús, diríamos: y este es el juicio; que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, pues sus acciones eran malas. Porque todo el que hace lo malo odia la luz, y no viene a la luz para que sus acciones no sean expuestas (Jn 3:19-20).

La luz es un sinónimo de Jesús. En el capitulo 1 dice que Juan no era la luz, sino que vino para dar testimonio de la luz (v.8), es decir a anticipar la llegada de Jesús. Esa luz que alumbra a todo hombre (v.9), entonces sustituyendo en el pasaje anterior luz por Jesús diríamos: y este es el juicio; que Jesús vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que a Jesús, pues sus acciones eran malas. Porque todo el que hace lo malo odia a Jesús, y no viene a Jesús para que sus acciones no sean expuestas. El mundo que es gobernado por el príncipe de la potestad de las tinieblas, no quiere venir a Jesús para no ser expuesto. Para que no quede manifiesto lo corrompido que esta. Para que su pecado no sea confrontado.

Para ilustrar este pasaje basta con ver nuestra realidad mundial. Hoy día se prohíbe en algunos países como Estados Unidos hablar con libertad de la Biblia, cuando en sus fundamentos estaba presente la Escritura. En otros países de Europa se prohíbe hablar sobre lo que Dios tiene que decir porque se considera ofensivo. Dicen que declarar la verdad bíblica hiere los sentimientos de los demás. Que cuando predicamos la verdad estamos discriminando a otros. Que los estamos condenado. Aborrecen a Jesús, la Biblia, a Dios y todo lo que tiene ver con ello porque confronta su maldad. Porque los expone. La Palabra de Dios es verdad, y escuchar la verdad siempre pesa. Siempre confronta, siempre causa intranquilidad.

La verdad prevalecerá a pesar de la oposición

Esa es la razón del por qué vemos como en pleno siglo XXI la iglesia continúa siendo perseguida, porque sigue predicando la Verdad de Dios. El mundo entero no quiere que le digan que esta mal. No quieren que le digan que sus acciones ofenden a Dios. Y al igual que Herodías quieren exterminar al mensajero, a quien lo confronta, es decir quieren erradicar a la iglesia. Sin embargo, La buena noticia es que: aun cuando muchos han sido encarcelados por negarse a hacer las cosas que van contra la voluntad de Dios, y también han sido torturados, e incluso han muerto por declarar la verdad como Juan el Bautista, este bendito Evangelio se continuará predicando en todo el mundo. Esta verdad se conocerá hasta lo ultimo de la tierra. La iglesia prevalecerá contra el reino de las tinieblas. Podrán matar uno a uno a los mensajeros pero el mensaje seguirá vivo. Lo que Dios quiere que todos oigan se oirá y se sabrá y así nadie podrá decir que no sabía. No habrá excusa para nadie. Nadie podrá alegar inocencia por ignorancia. Este glorioso Evangelio se predicará a pesar de la oposición y negación del mundo. Es verdad que han matado a muchos mensajeros y aun muchos morirán por predicar la verdad pero no podrán terminar con los heraldos nunca. Dios siempre levantará personas dispuestas a exponer la verdad divina.

El apóstol Pablo fue uno de esos mensajeros que sufrió por predicar el mensaje que incomodaba y lo dijo muy claro a Timoteo: Por el cual [el evangelio] sufro penalidades, hasta el encarcelamiento como un malhechor; pero la Palabra de Dios no está presa (2Ti 2:8). En otras palabras, aunque encarcelen, torturen o maten a los mensajeros y los traten como a criminales, la Palabra de Dios se moverá en el mundo entero con toda libertad, tal como lo hizo el Espíritu Santo en el Génesis para ordenar el caos en el que vive este mundo. La Palabra nunca podrá ser apresada, siempre hallará forma de llegar a los oídos del planeta y convencerlos de pecado. La Verdad siempre prevalecerá a pesar que el mundo entero siga llamando bueno a lo malo y a lo malo bueno. Aunque los valores del mundo estén en orden invertido, siempre la Palabra bendita de Dios será anunciada. Jesús dijo: Porque en verdad os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, no se perderá ni la letra mas pequeña ni una tilde de la ley hasta que todo se cumpla (Mt 5:18).

La Palabra de Dios se moverá en el mundo entero con toda libertad, tal como lo hizo el Espíritu Santo en el Génesis para ordenar el caos en el que vive este mundo

Así que continuemos predicando este glorioso Evangelio y si incomoda, confronta, inquieta, habla del perdón y de la paz de Dios que recibimos cuando aceptamos su regalo de salvación. Me despido como siempre diciendo: haz tu lo posible y deja que Dios haga lo imposible. 

NO CULPEN AL MENSAJERO (1era parte)

Introducción

Ella, instigada por su madre, dijo: dame aquí, en una bandeja la cabeza de Juan el Bautista. Y aunque el rey se entristeció, a causa de sus juramentos y de sus invitados, ordenó que se la dieran; y mandó decapitar a Juan en la cárcel. Y trajeron su cabeza en una bandeja y se la dieron a la muchacha, y ella se la llevó a su madre (Mt 14:8-10).

Después que leí este pasaje lo primero que vino a mi mente fue que cualquiera que leyera sin saber el origen de estas palabras, pensaría que estamos hablando de todo menos de la Biblia. Que estamos refiriéndonos a alguna novela de crimen, o misterio o de terror. Porque lo que describe el texto es fuerte. Pero no querido lector, si es un texto bíblico. Y claramente nos presenta a una mujer, específicamente Herodías, la mujer del Rey Herodes, como una mujer despiadada, sádica, cruel. Una mujer a la cual no le pesaba la mano para tomar malas decisiones con tal de acabar con sus problemas.

Juan el Bautista-Caravaggio

Al leer este texto también se ve que Herodías, fue una persona que disfrutó cortarle la cabeza a Juan el Bautista. Es verdad que el pasaje no describe emociones de su parte, pero, sin lugar a dudas lo tuvo que haber saboreado. Tuvo que haber sentido satisfacción al ver degollada a la persona que la confrontaba con su pecado. Tuvo que haber sentido placer al ver rodar la cabeza de Juan el Bautista en esa bandeja. Porque ella sabía que finalmente había terminado con su problema. Pero solo era en apariencia, porque si bien habían terminado con el mensajero el mensaje ya había sido dado. Ella supuso que ya nadie mas la interrogaría pero la Palabra había sido sembrada. Es verdad que Herodes no estaba a gusto con Juan pero aun así, no había sido capaz de tomar la decisión de matar a Juan por causa del temor al pueblo. Sin embargo a Herodías no le pesó, ni matarlo, y menos degollarlo.

La raíz del problema

Aunque el pasaje de Mateo no da mas detalles del por qué Herodías quería matar a Juan el Bautista, en el Evangelio de Marcos se nos dice que la razón del encarcelamiento y muerte de Juan, fueron las acusaciones que hacía constantemente contra Herodes y Herodías. Para ser mas precisos dice en Mr. 6:17: porque Herodes mismo había enviado a prender a Juan y lo había encadenado en la cárcel por causa de Herodías, mujer de su hermano Felipe, pues Herodes se había casado con ella. En otras palabras Juan el Bautista se había convertido en una personas incomoda para la pareja porque los confrontaba con la verdad. Para ellos era incomodo escuchar lo que Juan les decía. Dice el v.18: porque Juan le decía a Herodes: no te es lícito tener a la mujer de tu hermano. Tanto Herodes como Herodías su esposa se negaban a aceptar que Juan les estaba diciendo que su relación era ilícita. No deseaban escuchar la verdad porque no estaban dispuestos a terminar con esa relación. Obviamente, la ética, la moralidad de Juan no daban cabida a que el rey Herodes estuviera viviendo con la que era esposa de su hermano Felipe. Si ella hubiese sido viuda, pues problemas no hubieran tenido, pero se sobre entiende que Felipe aun vivía y por eso la relación de ellos era prohibida.

Ahora veamos que el nivel de inmoralidad de la pareja excedía los limites en muchos aspectos. La corrupción de ambos rebasaba la cordura completamente. Rápidamente lo explico: Primero, Herodías era esposa del hermano de Herodes. Es decir que Herodes no estimó en nada la relación de su hermano y cometió adulterio con su cuñada. Fue capaz de entrometerse en la relación de su propio hermano. Segundo: Herodías ocupó a su propia hija para conseguir que mataran a Juan el Bautista. No le importó corromper a su hija para llevar a cabo su plan. Porque de nuevo, no solo lo mandaron a matar, sino que también pidió que le llevaran la cabeza en una bandeja, eso, sencillamente es inconcebible, quien puede disfrutar viendo una cabeza servida en una bandeja. Solo un verdadero criminal. Ni Herodes, ni Herodías tenían contemplaciones con nadie con tal de seguir viviendo en su relación pecaminosa. Cualquiera que se interpusiera sería exterminado y usarían a quien fuera para poder hacer lo que ellos deseaban. Sino les importaba su familia menos les importó degollar a Juan. Ahora, ¿cómo se puede explicar este nivel de comportamiento? Simplemente porque:

Escuchar la verdad siempre nos pesa.

Nadie que esté obrando mal quiere escuchar que le digan la verdad. El pecado es como una célula cancerosa que si no se trata se expande en todo el cuerpo. Se enraíza tan profundo que se necesita una buena cirugía para ser extirpada. Y los seres humanos por naturaleza no queremos escuchar que estamos llenos de ese cáncer llamado pecado . Has visto la reacción de las personas que consumen licor todos los fines de semana cuando tu les dices: “oye tu tienes problema con la bebida, eres alcohólico”, rápidamente te dicen: NO, yo puedo controlar la bebida. Se niegan a aceptar que ya tienen un problema. De igual manera cuando ves a una jovencita que desea abortar, le dices lo que estas pensando hacer es un asesinato, su respuesta será: “yo tengo derecho a decidir”. O que tal a Ricky Martín quien declaró que: “la Biblia no tiene ninguna autoridad para decir que los matrimonios homosexuales son ilícitos”. O las parejas que esta viviendo una relación ilícita como la de Herodes, se amparan en toda clase de excusas para justificar su pecado. Y así podría darte muchos ejemplos de personas que siempre buscan justificar sus faltas. Siempre buscan aligerar las faltas para continuar pecando. Buscan a luz de su propia verdad argumentar lo que hacen, pero para Dios el pecado no es justificable. Que alegría sienten los seres humanos cuando hasta se legaliza su pecado. Cuando se les da vía libre para hacer lo que sienten y lo que quieren. Cuando la ley de sus países ampara y solapa su pecado.

–Tengo que hacer un paréntesis para aclarar que yo no siento ningún desprecio por aquellos que se niegan a aceptar la verdad bíblica. Al contrario, si escribo es por amor a ellos. Para que entiendan que las conductas pecaminosas solo los esta acarreando hacia la condenación eterna. Ese juicio divino es inminente, y mi propósito con este articulo y el blog mismo es alcanzar a otras personas para Cristo. En donde sea que se lean estos artículos mi deseo es presentar a un Dios de amor que quiere que todos los hombres se arrepientan y vengan al conocimiento de Su Verdad, la única verdad verdadera. Pero también que conozcan a un Dios justo que obrará de acuerdo a lo que ha establecido en Su Palabra y que sigue con los brazos abiertos esperando para que todo aquel que se arrepienta tenga Vida Eterna. Mi llamado es anunciar las buenas nuevas de salvación. Es predicar a un Cristo que vive y reina para siempre–

En el siguiente articulo continuaré con este interesante tema.

Estudia, practica y enseña…

«Este Esdras subió de Babilonia, y era escriba experto en la ley de Moisés, que el SEÑOR, Dios de Israel, había dado; y el rey le concedió todo lo que pedía porque la mano del SEÑOR su Dios estaba sobre él. Esd 7:6

Esdras recibía el favor del rey. Todo lo que le pedía le era concedido porque Dios estaba con él. Hallaba gracia delante del gobernante porque Esdras era alguien experto en la Ley de Moisés. Alguien que había buscado a Dios primero en Su Palabra. La gracia que Esdras encontraba en el rey era a causa de la transformación que la relación que tenía con Dios. Similar a José, todo cuanto hizo en Egipto prosperó porque Dios estaba con él. Todo lo que nosotros hacemos en nuestras diferentes ocupaciones debería ser sometido a la voluntad y soberanía de Dios para que siempre sea prosperado. En otras palabras, el centro de nuestra agenda diaria debe ser Dios. Y nosotros siempre debemos estar en el mismo centro de su voluntad para que la relación sea de doble vía.

5585e7a053fac_lavozG

 El centro de nuestra agenda diaria debe ser Dios

Ahora pregunto: ¿Cómo llegó Esdras a convertirse en un experto de la ley de Moisés? Las respuesta está en el vs 10:

Ya que Esdras había dedicado su corazón a estudiar la ley del SEÑOR, y a practicarla, y a enseñar sus estatutos y ordenanzas en Israel.» Esd 7:10

Me encanta que la Biblia nos explique esos detalles, tres, para ser más específicos:
I. Esdras había dedicado su corazón a estudiar la Ley del Señor.
II. Esdras había dedicado su corazón a practicar la Ley del Señor. Y
III. Esdras había dedicado su corazón a enseñar sus estatutos y ordenanzas.

El estudio académico de la Biblia no es malo, aunque hoy día muchos aún se oponen a que asistas a un seminario o instituto bíblico, basándose en un pasaje que ha sido mal entendido. Pablo escribió a la iglesia de Corinto: la letra mata, pero el Espíritu da vida (2Co3:6). No estoy diciendo que Pablo este diciendo una mentira, o que el Espíritu no de vida, por supuesto que no es lo que digo. Lo que sí digo es que estamos entendiendo mal sus palabras. Estamos dándole un sentido que él no quiso darle. Cuando Pablo hablaba de la letra estaba refiriéndose al antiguo Pacto no al estudio de la Palabra.

Sin embargo es necesario destacar que Esdras no solo había dedicado su corazón a estudiarla, también lo había dedicado a practicarla. La Ley en sí misma no salvaba a nadie, es lo que Pablo estaba diciendo, pero practicarla ayudaba a vivir en obediencia a Dios. Honraba con sus hechos el nombre de Dios. Esdras al dedicar su corazón para practicar la Ley mostraba su obediencia y temor al Dios Todopoderoso. Esa capacidad de estudiar y practicar la ley, automáticamente lo respaldaba para enseñarla. El enseñaba lo que vivía. Su vida respaldaba sus enseñanzas. No era simplemente alguien que enseñaba a cumplir la ley sino que él mismo lo hacía.

Reto importante para todos el que nos deja Esdras, primero ser estudiosos de la Palabra, segundo vivirla, y tercero enseñarla. No solo a través de las palabras sino a través de nuestra propia vida. Como lo hizo Cristo, o Pablo y todos los otros seguidores de Jesus. Reto también es no querer menospreciar el estudio formal, porque gracias a la dedicación de muchos hombres y mujeres, hoy gozamos de buenos libros, traducciones de la Biblia, diccionarios etc.

En conclusión: Jesus comparó a quienes escuchaban sus palabras y las practicaban con hombres sabios que están cimentados sobre la Roca (Mat 7:24). Y cualquiera que anule un mandamiento, el que sea y así enseñe a otros o por decirlo de otra manera, mal los enseñe, será llamado muy pequeño en el Reino de los Cielos (Mat 5:19). Pablo le dijo a Timoteo

«Entretanto que llego, ocúpate en la lectura de las Escrituras, la exhortación y la enseñanza (…) Reflexiona sobre estas cosas; dedícate a ellas, para que tu aprovechamiento sea evidente a todos. Ten cuidado de ti mismo y de la enseñanza; persevera en estas cosas, porque haciéndolo asegurarás la salvación tanto para ti mismo como para los que te escuchan.» (1 Ti‬ ‭4:13, 15-16‬).

Así que ha dedicar el corazón para estudiar, practicar y enseñar la Escritura: porque haciéndolo -como Pablo dijo- asegurarás la salvación tanto para ti mismo como para los que te escuchan. ¡Oh que Gran bendición! Me despido diciendo: haz tu lo posible y deja que Dios haga lo imposible. 

TRABAJO DE TIEMPO COMPLETO CON POCA PAGA

En días recientes el presidente Jimmy Morales estuvo de gira por los Estados Unidos. Aprovechando su visita fue entrevistado por el New York Times, y sus declaraciones fueron motivo de gran controversia en varios sectores, especialmente dentro de los connacionales que se encuentra ilegales en aquel país. El entrevistador le pidió que comentara sobre la propuesta del presidenciable Donald Trump de construir un muro en la frontera con México. Y nuestro presidente, fiel a su antigua profesión, la de comediante, quiso bromear con el asunto y dijo: “si Donald Trump quiere construir un muro, yo le ofrezco mano de obra barata. Tenemos muy buena mano de obra y con gusto se lo construimos. Nos dice las medidas y tenemos la capacidad para hacerlo”. Con la fluidez de las redes sociales, de inmediato las reacciones llegaron. Las palabras de nuestro presidente causaron furor. Enojados varios sectores le exigieron una disculpa. Jimmy Morales, no tuvo mas alternativa que disculparse por sus palabras que según él fueron mal interpretadas.

cdc4afdbd475ecc1360eff2478193b36

La molestia ante las declaraciones del presidente eran justificadas. Ciertamente nuestros compatriotas y otros inmigrantes no ganan lo suficiente por el arduo trabajo que desempeñan es debido a las condición de inmigrantes ilegales en la que están. Su mano de obra si bien es cierto es barata no significa que sea despreciable. Hacen un duro trabajo pero se les paga mal. Todo el esfuerzo que realizan no es compensado justamente con su salario. El trabajo que realizan los ilegales es indispensable para la economía de la nación americana. Sin su trabajo aquel país no funcionaría aunque no sea bien pagado. No reciben el salario que en verdad merecería. Menos el reconocimiento que a pulso se han ganado.

El trabajo de las madres pasa por similares circunstancias. Es un trabajo de tiempo completo pero mal remunerado. Si empezáramos a contabilizar cada hora de esfuerzo que realiza una mujer desde el día en concibe a sus hijos, es un hecho que no habría dinero que pague tal trabajo. Las madres pasan trabajos desde que los primeros cambios hormonales hacen estragos en su cuerpo. Nauseas, vómitos, mareos, dolores de cabeza, son solo algunos de sus pesares. Sin mencionar que su cuerpo, motivo de su belleza externa, también sufre. Engorda, se deforma, y cambia drásticamente. Sus horarios de alimentación cambian, ahora ya no come tres veces al día, sino cada vez que desea. Todas sus horas de sueño se interrumpen, se trastornan por un bebé que le da guerra en el vientre. Repito, es un trabajo de tiempo completo pero mal remunerado.

Y así podemos continuar haciendo el recuento de las horas que las madres invierten en sus hijos. Me pregunto ¿Cuánto podríamos pagarle a las madres por las horas de labor de parto? Independientemente si es natural o por cesárea, ni el dolor que sufren al parir, ni el esfuerzo que hacen por dar a luz, ni la energía que invierten para resistir ese momento, podrían ser remunerados con ninguna moneda terrenal. Razón tenía el evangelista Juan al decir: cuando una mujer da a luz a un niño, ya no se acuerda de la angustia, por la alegría de que un niño haya nacido en el mundo (Jn 16:21), su pago es ver nacer a sus hijos bien. Es convertirse en madre.

Así es, el trabajo de las madres es un trabajo de tiempo completo pero mal remunerado, porque no le podemos pagar las horas que nos dedica como enfermera, o lo que nos receta como medico, tampoco podemos pagarles por sus horas como maestra, o cuando la hace de psicóloga. A una madre no podemos pagarle sus horas de dedicación, o su paciencia, su ternura, sus caricias, sus consejos y tampoco sus regaños. A nuestras madres no podemos pagarles su amor profundo e incondicional que sienten por nosotros. No hay forma de hacerlo. No tenemos como pagar una hora de cuidado, o tantas afrentas perdonadas, tantos disgustos, y tampoco podemos pagarles tanta bondad hacia nosotros.

Lo que sí debemos hacer es honrarlas tanto como a nuestros padre porque es un mandato de Dios que tiene promesas para nosotros. La única forma en que podemos intentar devolverles tanto amor es siendo hijos ilustres, buenos ciudadanos, y sobre todo, hijos de Dios que dan buen testimonio. La honra a nuestras madres es lo que mas satisfacción les da a su corazón. Aun si ya no están entre nosotros, la honra a su memoria también debe ser un fin que debemos perseguir. Nuestras madres no piden electrodomésticos el 10 de mayo aunque se los damos. Tampoco piden lujos aunque los merecen. Y menos piden dinero aunque debemos proveerles. Pero lo que si piden es que seamos hijos de bien. Con eso se dan por bien servidas, porque desde el día en que somos engendrados ellas procuran siempre nuestra protección y nuestra felicidad. Así que aunque no podemos pagar este trabajo que es de tiempo completo, procuremos llenar de honra a cada una de nuestras viejecitas y dedicarles no un día sino los 365 días que tiene el año para decirles: Feliz día mamá.

De parte de Semillas de Fe, FELICIDADES QUERIDAS MADRECITAS, QUE DIOS LES BENDIGA RICAMENTE Y RECUERDEN… HAGAN USTEDES LO POSIBLE Y DEJEN QUE DIOS HAGA LO IMPOSIBLE POR CADA UNA DE USTEDES.