LAS CINCO A’s PARA LEER LA BIBLIA EFICIENTEMENTE

Comenzó el año y te propusiste comenzarlo leyendo tu Biblia.  Pero te preguntas ¿Cómo puedo hacerlo bien? ¿Cuál será la mejor metodología para apreciar todo el consejo de Dios? 

¿Cómo hago para que no se me olvide lo que he leído? 

Permíteme presentarte un método que te ayudará a leer tu Biblia de manera eficiente. Este método lo he nombrado Las Cinco A’s para leer la Biblia eficientemente.

Deseo que sea de bendición y edificación para tu vida. Mientras tú lo lees, yo me despido como siempre diciéndote: ¡Haz tú lo posible y deja que Dios haga lo imposible!. Esto fue Semillas de Fe.

Dios no te ha olvidado (Conclusión)

Dijimos en el articulo anterior que Dios es capaz de escuchar nuestro clamor, que Él está cercano a nosotros y escucha nuestro clamor, nuestros gemidos. Dios se inclina para escucharnos. Además dijimos que Dios no es que se haya olvidado de nosotros en medio de nuestro sufrimiento sino mas bien Él permite que nosotros participemos del proyecto que Él ha trazado para nuestra vida. Dios no puede olvidarse de nosotros y no se olvida. Cuando oramos los planes se empiezan a desarrollar. Dios no improvisa, tiene todo bajo su Soberana Voluntad. Entonces miremos las últimas dos acciones que Dios llevó a cabo con su pueblo. Miró a sus hijos y los tuvo en cuenta o los conoció como dice la versión Reina-Valera del 60.

1761

 

Dios miró a los hijos de Israel

Esta expresión es importante. Estoy seguro que la gran mayoría que entiende que Dios es omnipresente sabe que Él puede verlo todo. Dios en su grandeza puede observar todo lo que sucede en nuestras vidas. Pero la expresión miró a los hijos de Israel, va mas allá de hojear. Va mas allá de solo pasar la vista rápidamente. Esto no es como cuando vas en el carro y todo pasa delante de ti de forma rápida que no te permite ver los detalles cuidadosamente. Dios miró indica que con detenimiento observó a Su Pueblo. Incluye conocer la situación. Saber exactamente que esta ocurriendo con detenimiento. A los ojos de Dios no se le escapa nada. Algunos ejemplos de ello es: Cuando Dios creó la tierra y todo lo que en ella hay vio que era bueno tal como un artista observa cuidadosamente que ni uno solo de sus detalles quedara imperfecto. Cuando Moisés se acercó a la zarza que ardía Dios lo vio (Ex 3:4), Dios vio a los ninivitas arrepentirse de sus malas acciones y les perdonó (Jonás 3:10), ya en el Nuevo Testamento el mismo Señor Jesucristo dijo respecto a nuestra oración en secreto: que el Padre que ve en secreto te recompensará.

El Señor Jesús siendo Dios, veía las intenciones de los corazones de las personas, veía lo que habría de acontecer, veía las necesidades del Pueblo y tenía misericordia de ellos (Mt 14:14). Vio a Natanael cuando estaba debajo de la higuera (Jn 1:47). Es decir toma tus necesidades muy en serio. Les presta atención. Atiende tu suplicas. Tiene esa capacidad sobre natural que a cada uno de sus hijos los puede ver y atender. Mateo 7:11 dice: pues si vosotros siendo malos, sabéis dar buenas dadivas a vuestros hijos, ¿cuánto mas vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le piden? Dios ha visto cada momento en el que te has ocultado de todos los demás, Él ha visto como te has encerrado y has llorado. Ha visto cuantas veces has intentado tomar medidas para huir de tus problemas. Él sabe de que tienes necesidad antes que le hables pero mira con atención y conoce que es lo mejor para tu vida. Así que no pienses que estas solo porque no es así.

Dios los tuvo en cuenta (los conoció RV60)

Dios oyó, se acordó de Su Pacto, los miró y finalmente dice el texto que Dios los tuvo en cuenta. Las veces que en la Biblia se habla de conocer se esta refiriendo a tener intimidad con alguien. Adán conoció a su mujer (Gn 4:1) es decir entró en una intimidad profunda, personal, de mutuo acuerdo. Dios entró en una relación intima y personal con sus hijos desde que el clamor subió delante de Él. No que antes no lo tuviera sino que vino a respaldar sus emociones. Puedes pensar en el tiempo en que pasaron en una situación donde prácticamente pensaron que Dios se había olvidado de ellos.

Donde prácticamente no sintieron la presencia de Dios cercana a ellos. Dios los tuvo en cuenta para no dejarlos desamparados. Dios los tuvo en cuenta para que pudieran experimentar desde aquel Su Presencia de ellos atendiendo todas sus necesidades. En Éx 3:7-8 dice: y el Señor dijo: ciertamente he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he escuchado su clamor a causa de sus capataces, pues estoy consciente de sus sufrimientos. Y he descendido para librarlos de mano de los egipcios, y para sacarlos de aquella tierra a una tierra buena y espaciosa, a una tierra que mana leche y miel… Dios no se apartó de ellos como no se ha apartado de nosotros. Dios sabe como van a terminar las cosas, porque Él conoce nuestros caminos. Conoce nuestros valles obscuros y nuestros oasis.

Dios conoce cuales son nuestras ansiedades, que nos lastima, que nos hace llorar y que nos hace reír. Dios nos conoce porque Él nos ha formado, nos ha trazado un plan de vida. Dios busca tener una relación intima y personal con sus hijos. Ese es el carácter de Dios, un carácter de amor, cuidado, de bondad, de protección, de consuelo y sanidad. Dios venda las heridas de los corazones mas lastimados y heridos. Los hace nuevas criaturas (2Cor 5:17), Él hace las cosas nuevas (Ap 21:5). Al Pueblo lo hizo su nación, lo llevó a la tierra prometida, le dio un nuevo principio. Le dio una nueva oportunidad. Igual con nosotros, pese a todo lo que podamos estar atravesando, o hayamos pasado, Dios es un Dios de oportunidades. Capaz de hacer de la nada algo espectacular.

Dios escucha por supuesto que escucha y sobre todo actúa. Reacciona a nuestras peticiones. Nos lleva en un proceso sanador y de a poco va sacando lo mejor de nosotros mismos. ¿Sí debemos orar? Por supuesto que si. Dios está ahí y entre mas dependamos de él, más veremos como Su Poder se perfecciona en nuestra debilidad. Dios es especialista en misiones imposibles. Y siempre responderá de acuerdo a lo que Él considera mejor para nosotros. Así que clama que Dios atenderá y sobre todo nunca va dejarte solos. Recuerda Emanuel: Dios con nosotros. Y así concluimos esta serie de articulo, entendiendo que Dios no es ajeno a nuestro clamor, Él puede sentir y llevar a cabo su maravillo plan.

Mientras tanto haz tu lo posible y deja que Dios haga lo imposible.

DIOS AUN SIGUE TRABAJANDO EN NOSOTROS

No se con exactitud cuantas veces he sentido que las fuerzas se me terminan. Que aun cuando me he esforzado lo suficiente las cosas no han cambiado. Ya perdí la cuenta del numero de veces en que he atravesado esas etapas en las que las montañas me parecen tan altas, y en donde los caminos escabrosos me parecen tan largos. En donde la carga mas liviana me parece la mas pesada. En donde la densa niebla nubla mi vista y no me deja avanzar ni medio paso mas hacia delante. No es anormal sentirse agotado, aun cuando puedas estar sumergido dentro de la iglesia, pastoreando, o predicando, sirviendo o solo congregándote, las circunstancias de tu vida pueden agotarte grandemente. Al contrario, podemos sentirnos así a pesar de que somos cristianos. Todos podemos caer en esas etapas en las que sentimos que no tenemos la vitalidad necesaria para seguir intentándolo. En las que lo único que deseas es olvidarte por un tiempo de todo y de todos.

2827202491_74cafa7bc1

Es por eso que la Biblia me encanta, y me consuela, porque Dios ha dejado testimonios en ella de hombres y mujeres comunes, como tu o como yo, que estaban consagrados a Él y le sirvieron, pero a pesar de ello en algún momento de su vida se sintieron fracasados, desilusionados y deprimidos. Y Dios lo hizo para que tú y yo aprendiéramos de ellos. Para que conociéramos que aun en las peores circunstancias Dios sigue trabajando en nosotros. Cito brevemente dos personajes.

 

El profeta Samuel, enfrentó un momento terrible en su ministerio. Llegada la vejez de Samuel, el pueblo de Israel consideró que era momento de hacer cambios en el liderazgo. Se reunieron para pedirle un rey tal como lo tenían las otras naciones. Ellos le pedían un rey que los juzgara (1S 8:4-5). Puedes imaginar la cara de asombro de Samuel. Todos los años que sirvió fielmente, y ahora simplemente pensaron que era tiempo de hacer cambios sustanciales dentro del pueblo. La Biblia dice que: no agradaron a Samuel aquellas palabras (1S 8:6a). Por supuesto que no. Esto me hace pensar en el numero de trabajadores que dedicaron su vida entera para levantar empresas y llegado el momento les dicen hasta aquí llegaste. Si bien les va algunos, les agradecen su servicio y si no, solo les liquidan lo que les corresponde. Es tan deprimente ser despedido en la vejez porque te preguntas: ¿quién va contratar a un anciano? Y te torturas diciéndote: “tantos años de mi vida ofrecidos a la empresa y así me pagan”. Tampoco es tan diferente en el ministerio. Muchas iglesias hacen a un lado a ministros que entregaron su vida al servicio al Señor cuando estos ya son ancianos.

 

El profeta Elías, después de haber terminado con los profetas de Baal, supo que Jezabel, esposa dElias profetae Acab, deseaba matarlo y huyó a Beerseba, dejó a su criado ahí, y siguió mas lejos, al desierto, y dice la Biblia que: se sentó deb
ajo de un enebro[1]; y deseando morirse, dijo: Basta ya, oh Jehová, quítame la vida, pues no soy mejor que mis padres. Y echándose debajo del enebro, se quedó dormido…
(1R 19:3-4a). No te parece increíble ver como un hombre de Dios, exitoso en su ministerio, termine tandeprimido que lo único que desea es morir. No te sorprende ver tan deprimido a Elías después de vencer a los falsos profetas. Pues increíble o no, Elías el profeta de Dios, se sintió de esa manera. Agotado, sin fuerzas para continuar. Sin deseos para seguir intentándolo.

 

Es muy posible que tú que ahora mismo estas leyendo estas palabras, estés iniciando a subir una alta y escabrosa montaña. Que apenas estés comenzando a cruzar un valle de sombra y de muerte en tu vida. O posiblemente estés justo en el medio del ascenso, donde el aire sopla fuerte, en donde te entra la incertidumbre sí debes continuar o sí sería preferible volver atrás. Y que los vientos que están soplándote son contrarios. Pero ten en cuenta que esto no ha terminado.

Porque la gran noticia en todo esto es que Dios aun sigue trabajando con nosotros. Él no se ha dado por vencido, y nunca lo hará. Te dije anteriormente que la Biblia me encantaba porque cuando la leo me anima, me conforta y me consuela. Porque en su contenido Dios formándote puedo encontrar promesas como esta que el apóstol Pablo les escribió a los Filipenses: estoy persuadido o convencido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo. En otras palabras Dios aun no ha renunciado a formarte, a trabajar en ti. A fortalecerte en tus debilidades, Dios no ha parado los trabajos de restauración espiritual y emocional en nosotros. Dios no descansa, no se adormita, no se da por vencido. Él aun esta forjando el hombre que tiene en mente. Aun sigue quebrando el barro y dándole una nueva forma. Aun se oyen los martillazos sobre el cincel que Dios esta usando para moldear tu vida a la estatura de la dimensión de Jesucristo. Dios sigue trabajando con cada uno de nosotros porque Él sabe que para el día de Jesucristo debemos presentarnos sin mancha ni arruga.

 

Sé que quizás no soy el único que se haya sentido de esa manera alguna vez en la vida. Pero toma en cuenta esto: “si nunca sufriéramos como podrías alabar a Dios por su Gracia en nosotros. Si no cayéramos como podrías aferrarnos a la mano que Él nos extiende. Si no lloráramos como podría Él limpiarnos los ojos con su manto precioso. Los tiempos difíciles también son necesarios en nuestra vida cristiana porque fortalecen nuestra fe, nos afirman en Cristo y nos hacen madurar espiritualmente. Es exactamente como me dijo recientemente una sabia mujer: que las tormentas mas fuertes son las que preparan a los buenos marineros.

The_Perfect_Storm_49050_Medium

Ni el profeta Samuel, ni el profeta Elías desistieron de su andar con Dios por estas adversidades en sus vidas. Al contrario, Dios les confortó y les infundió nuevas fuerzas para que continuaran su camino. Dios quiso que el profeta Samuel no se sintiera mal por el rechazo del pueblo y lo consoló con estas palabras: no te han rechazado a ti, sino a mi me han desechado, para que no reine sobre ellos, (1S 8:7). Por otro lado a Elías le envió a un ángel dos veces para levantarlo y darle de comer. En la segunda visita el ángel agregó: levántate, y come, porque largo camino te resta (1R 19:7). En otras palabras le dijo: Elías esto aun no termina. Finalmente la restauración de Elías estuvo a cargo del mismo Dios en persona. Pues ese mismo Dios es que el que comenzó una buena obra en ti y la perfeccionará hasta el día de Jesucristo. Así que echa todas tus cargas, tus ansiedades y tus depresiones sobre Él, y Él las llevará con todo gusto. Dios es experto en levantar caídos. En renovar las fuerzas. Es experto en armar corazones despedazados. Si fue capaz de ordenar el caos del universo, puede ordenar todas las áreas de tu vida.

 

Me despido no sin antes decirte: haz tu lo posible y deja que Dios haga lo imposible.

[1] Árbol de aproximadamente 20 metros de altura. Copa densa, parecido al ciprés.

NUESTRA CONFIANZA DEBE DESCANSAR EN DIOS

Mejor es confiar en Jehová que confiar en el hombre (Salmos 118:8)

La confianza es la “esperanza firme o seguridad que se tiene en que una persona va a actuar o una cosa va a funcionar como se desea”. La confianza es un valor, pero, en nuestros días esta muy desgastado. Los seres humanos, con el paso del tiempo hemos perdido la confianza en los demás y también nos hemos vuelto merecedores de desconfianza. Pregunto ¿cuántas veces esa esperanza firme o esa seguridad que depositamos en personas, o en autoridades, o en instituciones ha sido quebrantada? La respuesta es obvia, infinidad de veces. Tantas promesas incumplidas, tantos casos de estafa, tantos pactos traicionados, tantos compromisos rotos, productos defectuosos, etc., son suficientes argumentos para afirmar que la confianza se ha diluido en nuestros días.

confianza

Cambiemos la pregunta ¿Cuántas veces nosotros mismos hemos quebrantado esa esperanza o esa seguridad que otra persona depositó en nosotros? La respuesta es igualmente contundente, muchas veces. En algún momento de nuestra vida, ha habido personas que pusieron su esperanza o tuvieron la seguridad que nosotros haríamos algo o actuaríamos de cierta manera pero la realidad fue otra, traicionamos la confianza que pusieron en nosotros, los defraudamos, incumplimos, y por ende nos hemos hecho merecedores de desconfianza. En síntesis, lo que intento decir es que los hombres no somos cien por ciento confiables y que en todo lo que hacemos siempre está latente el temor que nos fallen o nos vuelvan a fallar, hagámonos otra pregunta ¿por qué los hombres no somos cien por ciento confiables? Lo responderé en las líneas siguientes.

Los seres humanos no somos confiables absolutamente

Para responder la pregunta del párrafo anterior sugiero dos razones, primero no somos confiables, porque nuestras pasiones nos dominan la mayor parte del tiempo y segundo, porque somos inconstantes en nuestras convicciones.

  1. Las pasiones dominan a los seres humanos
    1. Los hombres violamos o traicionamos la confianza que depositan en nosotros porque la gran mayor parte del tiempo nuestras pasiones nos dominan. Estamos en constante lucha contra lo que desea nuestra carne y lo que es correcto. Me explico poniendo dos casos concretos. Todos sabemos que la avaricia es el deseo desmedido de tener dinero a costa de lo que sea. Esa pasión mal sana hizo que despidieran a una amiga. Ella tomó dinero de la agencia bancaria donde trabajaba. Traicionó la confianza del banco que la contrató porque la avaricia pudo más que sus valores. Otro ejemplo, una pareja de esposos amigos míos, están a punto de divorciarse, porque la esposa no actuó como se esperaba de ella. Mi amigo descubrió que ella lo estaba engañando, que tenía una relación fuera de su matrimonio. La pasión sexual dominó a mi amiga, su deseo carnal terminó con la confianza del esposo. Estos son apenas dos ejemplos que estoy citando, estoy seguro que existen miles de ejemplos más que respaldarían que las pasiones dominan a los seres humanos la mayor parte del tiempo y por eso no somos confiables. Ahora veamos la otra razón por lo cual no somos confiables.

pecador

  1. Los hombres son inconstantes en sus convicciones
    • Una de las cosas más penosas que hacemos los hombres es traicionar nuestras convicciones. Una convicción es una ideología, una forma de pensar, es una filosofía de vida. La gran mayoría tenemos nuestras propias convicciones en la vida porque estamos seguros de lo que queremos, y de lo que creemos. Sin embargo las convicciones se ponen a prueba en momentos críticos, cuando tenemos que tomar decisiones serias, cuando tenemos que decidir si hacemos algo incorrecto o no. En el preciso momento que un hombre traiciona sus convicciones se expone a traicionar la confianza que se ha depositado en él. Y por lo general los hombres somos inconstantes, a veces somos adaptables a las circunstancias, no mantenemos la misma manera de pensar en todos las casos. Por eso digo que el hombre no es confiable plenamente, porque varía de acuerdo a lo que día a día se le presenta. No es constante en su manera de pensar. No actúa igual en todos los casos.

La buena noticia, Dios si es confiable

A diferencia de los hombres Dios no actúa como los seres humanos. A Dios no lo rigen sus pasiones y tampoco traiciona sus convicciones porque Dios es inmutable, es eterno, no cambia, Él es el mismo de ayer, de hoy y lo será por la eternidad. Dios no está pensando que hoy algo es bueno y mañana no lo es. Tan confiable es Dios que fue precisamente esa la razón por la que hubo un tiempo en que los Estados Unidos de Norteamérica confiaban plenamente en Dios, incluso en sus billetes lo expresaron con la frase en Dios confiamos, pero de nuevo, el hombre traiciona sus convicciones y todos sabemos que hoy día Dios no forma parte de la vida de la gran mayoría de los americanos. Ellos confiaban en Él porque sabían lo que representaba, Dios correspondió al pueblo americano permitiéndoles que se desarrollaron como lo hicieron. Pero en el siglo XXI la realidad es otra, Dios no figura en la mente y en el corazón de todos sus habitantes.

En la Biblia encontramos muchos pasajes en donde se nos pide que confiemos plenamente en Dios, que depositemos nuestra esperanza y nuestra seguridad en Él. También hay una gama de pasajes donde se nos pide que no confiemos más ni en los hombres, ni en nosotros mismos antes que en Dios. De hecho Dios lo deja claro en Jeremías 17:5 al decir: maldito el hombre que confía en el hombre, maldito el que se apoya en su propia fuerza y aparta su corazón del Señor. El salmista comprendió perfectamente esto y por ello escribió lo siguiente: mejor es confiar en Dios que confiar en el hombre. Ahora permíteme darte algunas razones por las cuales es mejor confiar en Dios que en los hombres.

  1. Confiemos en Dios porque sus planes son perfectos, siendo Dios omnisciente, sus planes tienen que ser perfectos, de hecho lo son, Jeremías 29:11 dice: porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes –afirma el Señor–, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza, de acuerdo con este versículo podemos esperar que Dios actúe de acuerdo a lo que Él mismo ha dicho, que sus planes para nosotros son de bienestar, y o de calamidad. No son como los planes que algunos hacen donde deben considerar imprevistos, Dios tiene todo fríamente calculado. El tiempo y el espacio Él los controla, Pedro escribió: mas, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día (2Pe.3:8). Confiemos en que los planes de Dios siempre serán mejores que cualquier plan nuestro.
  1. Confiemos en Dios porque su presencia estará siempre con nosotros, ¿cuántas veces te ha pasado que una persona te ha prometido estar siempre a tu lado y ha faltado a su promesa? Dios no actúa de la misma manera. Él promete estar con nosotros y así lo hará. Hebreos 13:5b-6: porque Él dijo: no te desampararé, ni te dejaré; de manera que podamos decir confiadamente: El Señor es mi ayudador, no temeré lo que me pueda hacer el hombre. A Josué, luego de la muerte de Moisés también le dijo: nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé, (Josué 1:5), el rey David expresó esa seguridad que Dios no lo dejaría aun cuando las personas mas allegadas a Él lo abandonaran, en el Salmo 27 escribió: aunque mi padre y mi madre me dejaran, con todo, Jehová me recogerá. Confía en Dios porque jamás te dejará solo, no va abandonarte nunca.

images

  1. Confiemos en Dios porque sus promesas son verdaderas, si se pudieran enumerar y escribir el sinfín de promesas que te han hecho y no se cumplieron, o las que hicimos y que no cumplimos, no nos alcanzarían ni las hojas, ni las manos, ni tendríamos el tiempo para decirlas, porque han sido muchas. Sin embargo a diferencia de los hombres Dios cumple sus promesas siempre. A Abraham le prometió descendencia, abundante descendencia, y le cumplió. Para garantizarle la bendición dice Hebreos 6:13 que: porque cuando Dios hizo la promesa a Abraham, no pudiendo jurar por otro mayor, juró por sí mismo… sabiendo Dios que Él es el único que puede ser fiel a sus promesas no juró por nadie mas, lo hizo por Él mismo. La promesa de Abraham somos los que hemos creído, la descendencia, Jesús es la primicia y de ahí nosotros. Por ello el apóstol Pablo escribió: porque todas las promesas de Dios son en Él Si, y en Él Amén, por medio de nosotros, para la Gloria de Dios, (2Cor. 1:20). Dios no rompe sus promesas, por esa razón es digno de nuestra confianza.
  1. Confiemos en Dios porque Él es fiel a pesar de nosotros, la gran mayoría de nosotros condicionamos nuestras relaciones, nuestras acciones y nuestra entrega, si recibimos entonces damos, de acuerdo a lo que recibimos también así nos entregamos. Dios es fiel a pesar de nuestra conducta, de nuevo, Dios no cambia, Él sigue siendo fiel a pesar que nosotros seamos infieles. Un día una mujer me dijo que ella actuaba bien si su esposo la trataba bien, de lo contrario ella era como un espejo, reflejaba las mismas actitudes que su esposo tenía para con ella. Dios es fiel, el apóstol Pablo dijo: sí fuéramos infieles, él permanece fiel; Él no puede negarse a sí mismo, (2Tim. 2:2), Dios no espera que seamos infieles pero aun cuando lo seamos Él no cambiara porque sería contradecir su naturaleza. El hombre traiciona sus pactos, rompe sus promesas, incumple con sus compromisos, pero Dios es fiel. Dios no puede negarse porque entonces su Misericordia no se haría patente en nuestra vida, por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias. Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad, (Lam. 3:22-23).
  1. Confiemos en Dios porque en Él estamos seguros, ningún sistema de seguridad en el mundo por mas sofisticado que digan que es, puede ser mas seguro que el abrigo de Dios. El salmista nuevamente lo expresaba en varios pasajes de la siguiente manera: el que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente. Diré yo a Jehová: esperanza mía y castillo mío; mi Dios en quien confiaré, (Sal. 91:1-2), luego viene una lista de situaciones de las cuales Dios guarda a los que confían en Él. En Dios podemos estar seguros que nos librará de: las trampas del cazador, mortíferas plagas, porque debajo de sus alas estaremos seguros, por esa seguridad no tenemos que temer de el terror de la noche, ni la flecha que vuela, ni la peste que acecha, (paráfrasis de Sal. 101:3-6), la seguridad que Dios nos da incluye hasta andar en valle de sombra y de muerte porque Dios nos guardará, Dios no permitirá que tu pie resbale, porque jamás se duerme, ni aun se adormece, el Señor es quien te cuida, es Tu sombra protectora, de día no hará daño el sol, ni la luna de noche, el Señor te protegerá; de todo mal, estando en el hogar o en el camino, no solamente hoy sino que siempre estarás seguro en Él. (paráfrasis de Sal. 121:3-8).

confianza-ninio-arrojandose-a-los-brazos-de-su-padre

Mientras tanto, haz tu lo posible y deja que Dios haga lo imposible.

Hoy me habló Dios!!

Hoy me habló Dios pero no a través de un sueño, o alguna persona, no, lo hizo a través de Su Palabra, la Biblia. Y quiero compartirles lo que me dijo!!

Primero; me dijo que no me preocupara excesivamente por lo que habría de comer, o vestir, porque para Él yo valgo mucho y si tiene cuidado de la aves que son tan pequeñas, también tendría cuidado de mi, pues soy su hijo. Porque si me preocupo mas de lo debido, dedicaría mas tiempo al trabajo, o por estar preocupado me perdería de momentos bellos con mi familia, o de esos pequeños detalles que Él ha reservado para mi. (Mat. 6:25-26).

La Biblia HablaLuego me dijo: que no tuviera temor, que aprendiera a confiar en Él ciegamente, porque eso es fe. Creer en lo que no he visto y esperar en lo que aun no es manifiesto. (Heb. 11:1). Me volvió a repetir NO TEMAS, como si quisiera que me quedara bien claro que aun en mis momentos mas difíciles o en las adversidades o incluso en las pruebas mas duras, y en los tiempos de gran dolor, Él está conmigo, Él será quien esforzará mi vida, que siempre va ayudarme, y siempre me va sustentar con la diestra de su justicia. (Isa. 41:10).

Finalmente me dijo: recuerda que si tu me amas, todo cuanto suceda en tu vida, absolutamente todo, te ayudará a bien. (Ro. 8:28). Y dijo además que estuviera seguro que todas las aflicciones que en este tiempo puedo yo pasar nunca podrán ser comparadas con la gloria que esta por venir y que en sus hijos va a ser manifestada. (Ro. 8:18).

En conclusión quiero decirte: si este precioso mensaje Dios me lo dio a mi estoy seguro que se sentirá feliz si tu lo tomas para ti también. Deseo de todo corazón que este mensaje, sea como una buena semilla, que caiga en buena tierra y que de fruto al ciento por uno.

Creámosle a Dios porque Él no miente. Y como siempre me despido diciéndote: Haz tu lo Posible y deja que Dios haga lo Imposible.

Cristo murió por los pecadores (2da Parte)

pecadorLa obra de Dios en la vida del pecador

            El amor de Dios por sus enemigos

 El amor es otro de los atributos de Dios. Además de su Santidad la Naturaleza de Dios es el amor. No es que en Él haya amor, Él es amor. No hay otro mas grande que el de Dios. El amor de Dios queda manifiesto en sus acciones hacia sus enemigos. Se patentiza en sus decisiones a favor de quienes no somos sus amigos. Juan 3:16, tan conocido pero a veces tan poco entendido en su forma absoluta nos dice que Dios, quien era nuestro enemigo, nos amó “de tal manera” que fue capaz de entregar a su Hijo, su único hijo, para reconciliarnos con Él. La manera que Dios encontró para reparar la relación rota que había entre Él y nosotros fue a través de entregar en sacrificio a su único Hijo. El amor de Dios se materializa con la muerte de Cristo por los seres humanos. En el pasaje que hemos citado en el encabezado Pablo dice que el propósito de Cristo en su llegada al mundo fue morir por causa de los pecadores. Teológicamente esto se conoce como la expiación de Cristo. “La expiación es la obra que Cristo hizo en su vida y muerte para ganar nuestra salvación”, (Grudem 595).

 Jesús es el precio que Dios pagó por sus enemigos. Ro. 5:8 dice que Cristo cuando aun éramos sus enemigos murió por nosotros. El apóstol Juan dice: En esto consiste el amor; no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que Él nos amó a nosotros, y envió a su hijo en propiciación (sacrificio, sustitución) por nuestros pecados (1Juan 4:10). En el verso anterior Juan dice que en ese sacrificio Dios mostró su amor para con nosotros. Éramos enemigos de Dios por tanta ofensa que habíamos cometido en su contra, ahora este enemigo hizo lo que ningún otro hubiera hecho, desistió del pleito, decidió terminar con el objeto de nuestra enemistad, el pecado, también decidió hacer algo para contentarse con nosotros dándonos una ofrenda de paz, es decir a su Hijo Unigénito, y en lugar de seguir en confrontación decidió amarnos. El amor se demuestra con hechos y Dios lo hizo, nos dio la ofrenda del perdón a través de su hijo. Existe otro elemento que Dios utilizó para romper con la enemistad que teníamos con Él, la justicia.

Jesucristo judio

 La justicia de Dios aplicada a sus enemigos

 El amor fue lo que motivó a Dios a romper con la guerra que había entre nosotros y Él. Pero también lo fue Su Justicia. De antemano Dios sabía que por nuestra propia voluntad no haríamos nada para reconciliarnos con Él. Que los seres humanos no estábamos pensando o planeando algo para poder terminar con esta enemistad. Y si lo hubiéramos planeado no existía nada creado en este mundo que pudiera ser un presente suficientemente bueno delante de Dios como para aplacar su ira. Por ello Dios en su Justicia y en su amor como hemos visto, decidió terminar con nuestra trifulca. Dios proveyó la ofrenda por amor y por justicia. Todos los intentos que el hombre hubiera intentado y cabe decir que aun muchos intentan a través de sacrificios, de penitencias, y de ritualismos, no son trascendentes delante de los ojos de Dios. Si lo queremos ver en términos jurídicos, ninguna fianza, ningún amparo, ninguna medida sustitutiva hubiera sido argumento suficiente para que esta querella terminara. Dios lo sabía y por eso como Juez justo, a sabiendas de la condena, puso el valor de la multa, y la pagó. La fianza esta pagada, el pleito a terminado. Pero esto no termina ahí, esa es la primera parte de lo que Dios hizo. Porque la Salvación es una obra completa que Dios hace en la vida del pecador. Ahora también Dios atrae al hombre y la mujer pecadora a Cristo, para que a través de Él podamos ser perdonados. ¡oh que Dios tan maravilloso es este! Cristo murió por los pecados de todos los hombres para que puedan ser justificados delante de Dios.

 Cristo murió por los pecadores

 Cristo murió por causa del pecado que había en el mundo y por todos los pecadores del mundo. Si, leíste bien, Cristo murió por todos los pecadores. Murió por los violadores, por los homosexuales, por los adúlteros, mentirosos, fornicarios, por los que gustan ver pornografía, por los que roban, matan, corrompen sus vidas, por los que secuestran, por los narcotraficantes, por los drogadictos, por los alcohólicos, por los fumadores, por los artistas que se casan y se divorcian constantemente, por los que maltratan a sus esposas, sus hijos y sus familiares. Cristo murió por Roxana Baldetti, Otto Pérez Molina, por Manuel Baldizón, por Alejandro Sinibaldi, por Juan Carlos Monzón, murió por todos los políticos que se han corrompido, también por los pandilleros, por los del crimen organizado, por los que han provocado abortos, por los suicidas, por los de Al Qaeda, por los de “La Línea”, por los que abusan de sus esposas, por los que roban tiempo en su trabajo, por los que se llevan material de la oficina, por los que no pagan sus impuestos, por los que explotan a sus trabajadores, por los que creen que no tienen pecados, por los que se justifican, por los criticones, por los que se jactan de su maldad, por los que pagan mordidas, por los que copian en el examen, por los que no son honestos, en fin Cristo murió por todos los pecadores.

En el próximo articulo continuaremos hablando sobre este tema, mientras tanto haz tu lo posible y deja que Dios haga lo imposible.

EL EFECTO QUE PRODUCE EN MI VIDA LA SANGRE DEL CORDERO PASCUAL


CORDERO DE DIOS

Introducción

La figura que sobre sale en la primera parte del capitulo uno del Evangelio de Juan es: Juan el Bautista. Juan El Bautista fue el último de los profetas, apartado de la sociedad elitista, lejos de la hipocresía y con mucho valor para señalar los pecados que el pueblo cometía. Señaló las injusticias y los excesos de algunos hombres, como el adulterio de Herodes, a quien constantemente le señalaba que no le era lícito estar viviendo con Herodías la mujer de su hermano. Sumergido en su mundo asceta, ermitaño y solitario, Juan constantemente llamaba al arrepentimiento por medio de su predicación, pedía que aquellos que verdaderamente estaban arrepentidos dieran evidencia de ello. Señaló, también, el juicio contra aquellos que se mostraban falsamente piadosos, les aseguró que sobre ellos ya pesaba la condena por no ser genuinos.

 El testimonio de Juan El Bautista

Y así en el capitulo 1, Juan El Bautista aparece dando testimonio sobre la llegada de Jesús (Juan 1:19-27). Él anuncia que en poco tiempo llegará uno que es mayor que él. Ante esta declaración, el Bautista es cuestionado por los sacerdotes y levitas a petición de los fariseos (v.24). Juan no se adjudicó el título de Mesías, por el contrario, afirmó que su bautismo era distinto al bautismo que el Hijo de Dios realizaría (v.26). Además de no adjudicarse el titulo mesiánico, Juan reconoció cual era su posición respecto a Cristo. Él afirmó que Jesús era tan superior a él que ni aun se consideraba digno de desatar la correa de su calzado (v.27).

 La máxima declaración de Juan El Bautista

De todas las verdades que Juan declaró y anunció, la mayor declaración profética que hizo ocurrió en un día en el que hacía lo que acostumbraba hacer todos los días, un día aparentemente normal. Dice la Biblia que un día en el que Juan predicaba y bautizaba en el Río Jordán, de inmediato quedó conmocionado, atónito cuando reconoció al Mesías que se aproximaba a donde él estaba. Sus ojos se le llenaron de regocijo al ver que la profecía finalmente se cumplía. Al verlo Juan dijo: “He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo” (Juan 1:29). Con estas palabras Juan anunciaba, primero que Jesús representaba al Cordero Pascual, segundo que quien lo preveía para sacrificio era Dios, y tercero, su efecto sobre la humanidad era limpiarla de pecado.

Juan el Bautista

 Jesús el Cordero Pascual

¿Por qué Jesús es el Cordero Pascual? Recordemos que los corderos eran los animales que se acostumbraba sacrificar en el día de la Pascua judía. La Pascua era una remembranza de lo acontecido en Egipto. Recordaba al pueblo como Dios los había librado de la opresión que vivieron cuando eran esclavos de Faraón. La sangre del cordero rociada en los dinteles y en los postes de las casas donde habitaron sus antepasados fue la que impidió que el ángel de la muerte entrara en sus hogares y matara a los primogénitos de las familias. El cordero que sacrificaban las familias los representó y los cubrió de la maldición que cayó sobre todos los hijos primogénitos de los egipcios. Entonces lo que Juan esta anunciando es que Jesús es el Cordero que Dios sacrificaría a favor del mundo. Jesús es el Cordero Pascual que se sacrificaría a favor de toda la humanidad. En lugar que cada ser humano pecador de la tierra muera, Dios proveyó la ofrenda que evitaría la muerte de la humanidad a causa de su maldad. Jesús es el vicario (sustituto) que Dios da como ofrenda a favor de todo el mundo para reconciliarnos con Él.

 La Sangre del Cordero Pascual nos limpia de pecado

Además Juan anuncia que este Cordero no solo será la ofrenda pascual a favor del mundo sino que también su sacrificio permitirá que los pecados de los seres humanos sean quitados. El apóstol Pablo dice en la carta a los Romanos que: la paga del pecado es muerte (Ro. 6:23a) es decir que la recompensa que los hombres merecen recibir por su condición pecaminosa es la muerte eterna. En la pascua la sangre del cordero sacrificado los libraría de morir físicamente, pero con la Sangre de Cristo la muerte que se evita es, la eterna. Los seres humanos necesitan ser lavados por medio de la Sangre de Cristo para poder tener Vida Eterna. Los pecados de los hombres no se quita con sacrificios humanos, o con ofrendas, o con cualquier clase de obra bien intencionada, solo la Sangre de Cristo nos limpia de pecados. El apóstol Pablo también dice lo siguiente en la Carta a los Romanos.

Siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús, (Ro. 3:24-26).

 Parafraseando ambos pasajes, el de Juan 1:29 y Romanos 3, diremos: Jesús es el Cordero que Dios proveyó gratuitamente por medio de su infinita Gracia para emancipar a las personas del yugo del pecado. Dios justifica a los pecadores a través de la Sangre que derramó Jesús, el Cordero Pascual, que Dios mismo entregó para sustitución de los hombres. Que en lugar que los seres humanos muriéramos por causa del pecado, Dios entregó a Cristo para sustituirnos a los que creyéramos en Él. La humanidad debe poner su fe en esta sangre derramada para que sus pecados les sean quitados. Dios en su gran amor y paciencia manifiesta su justicia, pasa por alto nuestras faltas, los pecados que cometimos en el pasado para que podamos ver que Él es Justo y que además nos vuelve justos al poner la fe en Cristo su Hijo.

cristo-elcordero-de-dios

El amor de Dios es demasiado grande, porque sabiendo que no existe nada que pueda acercarnos a Él, ofrendó el Cordero –perfecto por cierto– que es Su Hijo, lo sacrificó a favor de nosotros, nos limpió de pecado y nos hizo aceptos delante de Él. Finalizó la enemistad que existía entre los pecadores y Él. Pablo dice: Estando ya justificados en la Sangre, por Él seremos salvos de la ira, (Ro. 5:9). ¡Oh que Grande Amor el de Dios Padre! Quien no pide sacrificio sino obediencia. Quien en su infinita Gracia, gratuitamente nos da Vida Eterna por la Fe en Su Hijo, ese es EL EFECTO EN MI VIDA DE LA SANGRE DEL CORDERO PASCUAL.

Mientras tanto haz tu lo posible y deja que Dios haga lo imposible. 

¿SI EL PROFETA AMÓS VIVIERA EN GUATEMALA HOY, QUÉ NOS DIRÍA? (2da Parte)

Continuando con el análisis del futuro político del país y luego de analizar a uno de los tres aspirantes mas fuertes a la presidencia veamos a los otros dos candidatos.

     El “numero uno”

Por otro lado, el candidato que aparece como “numero uno” en las encuestas, en sus eslogan dice: “gobernaremos con la ley en la mano”, una total falacia, basta con ver como durante los cuatro años que han transcurrido desde las ultimas elecciones ha hecho campaguatemala de lutoña anticipada. Desde que perdió la contienda anterior ha estado constantemente violando la ley de partidos políticos. Ha hecho propaganda, campos pagados en radio y televisión, publicidad en las calles, pintando monumentos públicos, banquetas, piedras, etc. De que clase de gobernabilidad esta hablando si él es el primero que esta infringiendo la ley. El Tribunal Supremo Electoral (TSE) tiene una serie de multas en contra de su partido, por la campaña anticipada que han estado realizando, y llegan los plazos y no hay forma que paguen dichas multas. Además ha sido acusado de plagiar, primero su tesis doctoral, segundo los spots que utilizó en su campaña el actual presidente Peña Nieto de México, y otros tantos elementos mas utilizados en su campaña política. Sumado a ello ha venido haciéndole al pueblo una serie de promesas que de antemano sabe que con todos los problemas financieros que tiene el actual gobierno le resultarán imposibles de cumplir. Es una mentira que podrá darle al pueblo todo lo que esta proponiendo.

      El ex oficialista

Y finalmente el ex candidato oficialista, quien dio la campanada en estas semanas con su renuncia al partido oficial, tampoco puede darse sus baños de pureza, acusado de una serie de actos de corrupción con una compañía brasileña, no supo dar las explicaciones correctas para esclarecer las acusaciones que se le imputaron. Al igual que los otros candidatos también ha realizado campañas anticipadas, incluso ha ido mas lejos, porque es señalado de hacer su propaganda política con fondos del estado. Abusando de los recursos del pueblo hizo que su nombre se promulgara dentro de los campesinos haciendo uso de fondos que no le correspondían.

      Sobre la realidad del país

 Es necesario decir que estas son apenas unas pocas manchitas en los currículos de nuestros futuros gobernantes pero que son suficientes para hacernos temblar como ciudadanos de un país que esta lleno de corrupción, de abusos, ilegalidades, injusticias, carente de gobernabilidad, un país que no ha crecido en su democracia pues según el último informe divulgado por la Fundación Konrad Adenauer, respecto al Índice de Desarrollo Democrático, ocupa el ultimo lugar. Ningún país desde la creación de esta encuesta en el año 2002, había alcanzado una puntuación tan baja[1]. Habiendo dicho esto es necesario que vayamos a la Biblia para ver que tiene que decirnos Dios respecto a las conductas inmorales de sus gobernantes, y cuales son las implicaciones que tiene para las autoridades y para los que comenten toda clase de injusticias en contra del pueblo.

LA VOZ PROFÉTICA DE AMÓS

 AmósEn la Biblia los libros conocidos como los Profetas Menores, nos narran como algunos hombres que Dios escogió estuvieron dispuestos a pronunciarse en contra de la ola de injusticias y actos de corrupción que el pueblo estaba cometiendo. Nos describe el valor que tuvieron para alzar una voz en contra de las autoridades monárquicas y religiosas de su tiempo. Tanto en el ámbito religioso como en el político los gobernantes y los sacerdotes se habían descarriado completamente, habían abandonado a Dios y su Ley, por lo tanto se habían convertido en un estado falto de valores para gobernar. En tiempos de Amós habían profetas que dejaron de hacer lo que debían. Dejaron de anunciar el mensaje de Dios y comenzaron a decir lo que el pueblo quería oír. Las voces autorizadas para hablar se habían corrompido.

 Por ello Dios llama a Amós para que venga a decirle a su pueblo la verdad. De boyero, agricultor y ganadero se convierte en profeta. Amós no iba a callar lo que Dios tenía que decir. Por eso al finalizar la sección 3:1-8 del Libro de Amós, dice: que si un león ruge naturalmente los humanos temen, los animales temen también. Cuanto mas si Dios habla, entonces uno se pregunta ¿cómo no habría de profetizar Amós? La Voz de Dios tiene que hacernos estremecer e impulsarnos a hablar y sobre todo temer el juicio que se puede aproximar si no cambiamos de proceder.

775439

El juicio a las naciones

En los capítulos uno y parte del dos, el Libro de Amós describe el juicio que el profeta anuncia en contra de seis naciones vecinas de Israel. Las acusaciones en contra de Damasco, Gaza, Tiro, Edom, Amón, y Moab por parte de Dios ocurren por causa de ataques crueles en contra de Galaad, por tomar cautivos pueblos, por matar a sus propios conciudadanos y cometer actos de inmoralidad sexual, por dejar que su ambición los llevara a matar a sus propias mujeres, y a saquear y quemar ciudades enteras. Por estas razones estas ciudades recibirían el juicio de Dios. (Am. 1:1-14, 2:1-3). Por otro lado también Judá, el Reino del Sur recibió juicio de Dios, porque menospreció la Ley de Jehová, no guardaron el Pacto, cayeron en incredulidad y se fueron en pos de dioses ajenos. A causa de esto Dios prometió que la ciudad de Jerusalén sería quemada y destruida, (Am. 2:4-6).

En el siguiente articulo continuaremos con este tema, mientras tanto haz tu lo posible y deja que Dios haga lo imposible. 

[1] http://www.elperiodico.com.gt/es/20150209/pais/8257/Guatemala-en-el-último-lugar-de-la—democracia.htm, consultado el 23 de abril de 2015.

UN ANALISIS DEL PECADO EN GENESIS CAPS. 3-11 (2da Parte)

La rebelión del vasallo contra su Rey

Génesis capitulo tres es un parte aguas en la historia de la humanidad. Es un pasaje del cual surgen muchos puntos teológicos importantes que deben ser observados con detenimiento para entender sus implicaciones. Es en este capítulo donde se rompe la perfecta armonía existente entre la criatura y el creador. Es en este pasaje donde se introduce el mal y el pecado tanto en la humanidad así como en toda la tierra[1]. Es en este punto donde principia la degeneración del ser humano como resultado de una mala decisión por los vasallos quienes desobedecen al Rey. En un dialogo inocente para Eva pero muy mal intencionado por parte de la serpiente. Este dialogo inicia con una pregunta hecha por la serpiente, con una alta dosis de veneno: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto? (Gen 3:1). Y es interesante notar que es más fácil caer en tentación cuando todo parece ser real, porque la pregunta hecha no está en ningún modo mal, pues en realidad esa si había sido la orden dada por Dios.

 Sin embargo el problema viene cuando las personas no tienen la capacidad de discernir las malas intenciones de sus enemigos. Porque dice en los versículos dos y tres que: “2la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; 3pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis”. Eva sin discernimiento abrió una puerta que la serpiente no iba dejar que se le cerrara porque de inmediato le dice: “No moriréis; 5sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal”. “El tentador en forma de serpiente, se acercó a Eva, negó las amenazas de Dios y la engañó en cuanto a las consecuencias reales de comer el fruto prohibido”.[2] No solamente eso, sino que también le ofrece lo mismo que él ha deseado siempre: ser como Dios. No existe mayor aspiración para las criaturas que ser como su creador. Pero eso además de ser la mayor aspiración tanto para el hombre como para Satanás es el objeto de su frustración porque es inalcanzable pues Dios uno es. Creador no criatura. Pero el hombre es limitado desde todas las perspectivas.

 4Entonces la serpiente dijo a la mujer: 6Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella. 7Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales.

 El hombre y la mujer deciden rebelarse en contra de Dios en el momento que escogen desobedecer sus mandatos.

 La serpiente, instrumento externo de tentación, ofrece a la mujer un destino mejor del que Dios había establecido para la pareja. Apela a la satisfacción de las necesidades más básicas del ser humano: sustento, desarrollo ilimitado de sus capacidades y deseo de controlar el destino de sus vidas sin depender de un ser superior (Dios). La mujer no cede inicialmente a la tentación, sino después de un proceso de evaluación externa e interna que finalmente la lleva a concluir que el árbol es bueno, atractivo y codiciable.[3]

 [1] Cabe decir que es la introducción del pecado a la humanidad, en la tierra, no así que sea el primer pecado cometido por seres creados. Porque debe observarse que el mal ya existía en las intenciones oscuras de la serpiente. En el marco bíblico hay referencias que indican con mucha certeza que previo a Adán y Eva ya otras criaturas se habían rebelado en contra de Dios. Judas 1:6 dice que existe un juicio reservado para: “los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada” y como castigo “los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas” hasta que llegue ese gran día.

Continuaremos con este tema en artículos siguientes, mientras tanto haz tu lo posible y deja que Dios haga lo imposible. 

[2] Alfred Adersheim, Richard Ramsay, Exploremos Génesis, (Miami, Florida, USA: edit. Unilit, 2001), 27.

[3] Comentario Biblico Mundo Hispano, 52

¿Es mi oración genuina o hipócrita?

redes-sociales1Que populares se volvieron las redes sociales en nuestra generación. Como decían los abuelos, en mis tiempos no había nada de eso. En pocos años se han vuelto tan escandalosas las redes sociales que nos sorprende todo lo que podemos aprender y conocer de las personas. Tan populares y necesarias son que es casi imposible imaginar un mundo sin redes sociales. Por las redes sociales, muchos nos hemos vuelto escritores, poetas, modelos de pasarela, fotógrafos, periodistas, críticos, estadistas, humoristas, vendedores, e incluso hasta famosos por nuestras publicaciones. Existen personas que publican datos muy interesantes pero otros solo ruido (como dice un amigo: Rodrigo Mejía).

 Otros se han vuelto tan creativos para sacarse sus fotos que nos dejan con la boca abierta, en moto, en carro, en un árbol, selfie extremocon mascota, sin mascota, en avión, bebiendo licor, practicando deporte… en fin, las redes sociales, y específicamente el Facebook ha hecho que conozcamos mas acerca de las personas que antes ni acceso teníamos a ellas y también ha provocado que muchos hayan perdido la timidez de mostrar parte de sus vidas que antes no se habían atrevido a hacer. Lo que antes no podrías enterarte de tus amigos o conocidos, hoy son ellos mismos quienes se encargan de hacértelo saber. Hoy conocemos mas de sus gustos, sus pasiones, sus familias, sus preferencias y sus miedos. Cada día podemos saber hasta de lo que otros se comen, lugares que visitan y personas con las que andan, el nombre de la mascota, la marca de la ropa que les gusta usar, si se compraron un nuevo celular, o un auto, etc., la lista es interminable.

 Por alguna razón todos queremos que otros se enteren de quienes somos y lo que hacemos. Queremos que otros sepan mas acerca de nosotros, aunque a veces nos decepcionamos porque la realidad es que a muchos no les interesa nada de nosotros. Estamos dentro de su grupo de amigos pero no les interesa nuestras publicaciones. Si mis conceptos no están mal diría que a esto se le llama: Libertad de Expresión. Somos libres de publicar lo que se nos antoje. Aunque aprovecho a decir que no debemos perder de vista que nuestras publicaciones por mas libertad que tengamos de hacerlas no deben perseguir dañar a nadie. Pero ¿qué tiene que ver todo esto con el titulo de mi articulo? ¿Qué tiene que ver mis publicaciones con orar y no ser hipócritas?

 La respuesta, tiene que ver mucho. Porque en esta publicación quisiera corregir una practica que pienso no estamos haciendo bien, la oración. Comúnmente decimos que orar es hablar con Dios y que los cristianos tenemos una relación “personal” con Dios. Si unificamos estos dos conceptos entonces podríamos decir que la oración es “un diálogo personal, intimo y directo y que se da únicamente entre Dios y yo”. Jesús lo enseñó a sus discípulos, que también eran sus seguidores y amigos de esta manera:

 Y cuando ores, no sean como los hipócritas, porque ellos aman el orar en pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos de los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa (Mateo 6:5).

La oración de los hipócritas

 Hipócrita es una persona que finge ser alguien que no es. Es un farsante, que actúa de acuerdo con el grupo de personas con quien se encuentre. Que siempre lleva puesta una mascara para no mostrarse tal cual es. Un impostor que ocupa un lugar que no le corresponde. Simulador, que insinúa que esta realizando algo con piedad pero sus intenciones son otras.

hipocrita

En el pasaje, a los hipócritas les gusta orar de pie en los lugares de reunión, no solo gustan hacerlo, dice Jesús que aman hacerlo, lo disfrutan tanto que hasta en las esquinas de las calles procuran hacerlo. La gente en ese tiempo al ver que una persona se ponía a orar de pie en las sinagogas o en las calles se amontonaban para observarlos. Y quienes oraban se hinchaban de orgullo al ver las multitudes, extendían sus oraciones por varios minutos para que la gente hablar de lo piadosos que eran. Ver un numero de personas juntas era un buen motivo para pararse e iniciar a orar. Sin publico no había oración. Por eso dice Jesús que lo hacían para: ser vistos de los hombres. La motivación de estas personas no era hablar con el Padre, ni cultivar su relación personal con él y menos deseaban mostrarse delante de Él tal y como eran. Lo que deseaban, mejor dicho anhelaban eran las alabanzas de las personas hacia ellos.

images

 Ahora bien, si tomamos todo esto, lo aplicamos a nosotros y específicamente a nuestras oraciones publicadas en Facebook o en otra red social, pregunto ¿no seremos tan hipócritas como aquellos? Por supuesto que si. Porque estamos orando en publico, frente a un sin fin de amigos, conocidos que ven nuestro muro. Estamos pretendiendo que otros piensen que somos muy piadosos por las oraciones que hacemos. Estamos deseando recibir muchos likes por lo que según nosotros le estamos diciendo al Padre. Estamos queriendo la alabanza para nosotros y no para el Padre Celestial. Somos hipócritas porque en realidad dejamos que otros vean lo que no deberían ver. Que sepan lo que no deberían saber. Repitiendo el concepto anterior: “un diálogo personal, intimo y directo y que se da únicamente entre Dios y yo”. No para ser visto, no para ser expuesto ante otros, personal e intimo. No lo digo yo, lo dice Jesús, ve lo que dice en el verso 6 de Mateo 6.

 Más tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que esta en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.

 La oración genuina

 Notas la diferencia, mientras los hipócritas lo hacen en publico, Jesús nos manda que nosotros lo hagamos en un lugar donde usualmente no podrán vernos los demás. De las casas el lugar mas privado es la habitación. Ahí solo tengo acceso yo y a quien yo se lo permita. Si cierro la puerta con llave y solo yo tengo llave, nadie puede entrar en mi habitación. Eso es lo que Jesús esta enseñándonos, cuando oremos tengamos un lugar intimo, privado, donde nadie mas pueda ver y oír lo que estamos hablando en privado con el Padre. Hay cosas que le digo a Dios que me dan vergüenza decírselas, porque confieso mis pecados delante de Él, pero como se que tenemos una relación intima me atrevo hacerlo, pero esas cosas muchos no deseamos decírselas a otros y menos podríamos confesarlas. Encerrado en tu habitación tu tienes la capacidad de ser genuino, no hipócrita porque a Dios no podemos engañarlo jamás. En tu habitación estas solo tu y Él, no puedes usar mascaras, no puedes fingir, no puedes pretender poner una cara y ser otro porque Él conoce hasta lo mas íntimo de tu corazón. En tu lugar privado tienes oportunidad de ser tal como eres, sin dobleces. Cuando publicamos nuestras oraciones por las redes sociales no tendrán ningún eco, ni trascendencia, porque para empezar Dios no tiene redes sociales. Y luego porque estamos violando la enseñanza dada por Jesús, “la oración en privado”.

images-2

La oración que debemos practicar

Un hermano dijo: se nota cuando una persona ha orado, que su semblante lo delata. Me gusta pensar que a eso se refiere la recompensa en publico de la que habla el pasaje. Sin necesidad de mostrarle a los demás tus oraciones ellos sabrán por tu estilo de vida que eres un hombre de piadoso y de oración. Que no necesitas decirle a otros que oras muchos, que te levantas a las cuatro o cinco de la mañana a orar. O que dedicas horas para hacerlo, ellos lo notaran al ver la medida de fe que tienes. Lo sabrán también cuando vean la manera en que enfrentas las circunstancias adversas de la vida o cuando vean cuanto dependes de Dios en todas tus cosas. Ellos verán cuan agradecido vives por las bendiciones que has recibido. Las personas que oran en secreto no deben decirle a nadie mas que su Padre inclina su oído a ellos y que esta atento al clamor de ellos, todos lo notaran.

scale.phpPor ello de acá en adelante te invito a que no publiques tus oraciones en tus redes sociales para que no seas igual que los hipócritas que gustan de ser vistos por los demás. No violes esa intimidad con tu Padre Celestial. Habla solo con Él porque al final es el único que te escuchará sin juzgarte, te ayudará en tus circunstancias y responderá de la manera mas sabia. No se avergonzará de las cosas que le confiesas y mas aun se alegrará al ver cuanto quieres depender de Él. Estas agradecido pues di simplemente que estas agradecido por la respuesta de Dios, testica la respuesta si gustas pero previamente habla primero con el Padre. No estoy en contra de que testifiques a otros que Dios ha respondido o te ha permitido lograr algo importante en tu vida pero eso es muy distinto. Testifiquemos del amor de Dios y su cuidado pero no oremos en las redes sociales porque repito será una oración hipócrita.

Y como siempre haz tu lo posible y deja que Dios haga lo imposible.