A PESCAR SE HA DICHO

Mientras caminaba junto al mar de Galilea, vio a Simón y a Andrés, hermano de Simón, echando una red en el mar, porque eran pescadores. Y Jesús les dijo: Seguidme, y yo haré que seáis pescadores de hombres. Y dejando al instante las redes, le siguieron. (Mc 1:16-18). 

El Evangelio de Marcos para los estudiosos es una narrativa dinámica. Porque las escenas pasan rápidamente. En nuestro texto de hoy, hemos dejado atrás el encarcelamiento de Juan el bautista y ha comenzado el ministerio de Jesús. Y con ese mismo dinamismo Marcos dice que mientras Jesús caminaba Junto al Mar de Galilea salió pescó para el Reino a cuatro personajes a quienes antes ya había conocido (ver Ev. Juan 1:35-42). Bastó su presencia y sus palabras, para que cayeran en sus redes y para transformar por completo sus vidas, les dio un giro de 180 grados, una nueva razón de ser. Sin embargo, para ser pescadores de hombres ellos tuvieron que sacrificar dos cosas importantes: 

  1. SACRIFICARON UN NEGOCIO RENTABLE. William Barclay, citando al historiador judío Josefo, dice que “por aquellos días había 330 barcas de pesca en las aguas del lago. Las personas corrientes de Palestina rara vez comían carne, probablemente no más de una vez por semana. El pescado era su dieta diaria”. Además los romanos consumían pescado en abundancia, lo cual implica que tenían un negocio rentable, aun así, al escuchar la voz del Maestro estuvieron dispuestos a dejarlo todo para convertirse en pescadores de hombres como Él. 
  2. SACRIFICARON A SU FAMILIA. Si seguimos la narrativa, los vs 19-20, dice que Jesús a Jacobo y Juan, hijos de Zebedeo. Estos a diferencia de los primeros, no estaban pescando, estaban remendando las redes. Pero de la misma manera que los primeros, al escuchar al Maestro, abandonaron su negocio y también a su padre por salir a pescar con Jesús. 

A PESCAR SE HA DICHO, es una forma alegórica de recordarnos la misión que el Señor nos encomendó de: “Ir y hacer discípulos a todas las Naciones…” También para cuestionarnos sobre nuestro quehacer cristiano: ¿Qué estamos sacrificando para llevar a cabo esta labor? ¿Familia, dinero, tiempo? ¿Cuán comprometidos estamos con esta Santa Vocación? 

Dios nos permita a no ser indiferentes ante el llamado y a que nuestras redes no permanezcan rotas y guardadas. 

A PESCAR SE HA DICHO, es una forma alegórica de recordarnos la misión que el Señor nos encomendó de: “Ir y hacer discípulos a todas las Naciones…” También para cuestionarnos sobre nuestro quehacer cristiano

Semillas de Fe

Espero que tu corazón sea buena tierra, para que esta Semilla de Fe germine, crezca sanamente y de fruto al ciento por uno. Si te gustó, dale me gusta, compártela y déjanos tus comentarios. Me despido como siempre diciendo, haz tú lo posible y deja que Dios haga lo imposible.

Semillas de Fe.

LEVANTEMOS UNA NUEVA GENERACION DE ADORADORES

“Y conoció Adán otra vez a su mujer; y ella dio a luz un hijo y le puso por nombre Set, porque, dijo ella: ‘Dios me ha dado otro hijo en lugar de Abel, pues Caín lo mató’. A Set le nació también un hijo y le puso por nombre Enós. Por ese tiempo comenzaron los hombres a invocar el nombre del Señor”, (Gn. 4:25-26; BLA).

En estos versículos podemos ver el nacimiento de un miembro más de la familia de Adán y Eva. Los textos nos dejan saber que Eva dio a luz a otro hijo varón y lo llamó Set. Este nombre traducido del hebreo significa: Compensación. Al nombrarlo así, y por lo que el pasaje dice: “Dios me ha dado otro hijo en lugar de Abel”, se puede percibir que Eva veía a su hijo como alguien que compensaba o aliviaba en parte el dolor de la perdida de su hijo muerto. No que suplantaría a Abel, sino que sería como alguien que venía a llenar el vacío dejado en su corazón. Veía a Set como quien la consolaría después de sufrir la muerte de Abel. Y digo en parte porque al fin de cuentas ¿Cómo se repone una madre de la muerte de un hijo? Se sufre la muerte de los seres queridos, pero yo supongo –pues no es mi experiencia personal– que la muerte de un hijo es de los tragos más amargos que una persona puede sufrir. Y Eva veía en Set un nuevo comienzo. 

El v.26 nos habla ahora de la descendencia de Set. Dice que le nació un hijo al cual le llamó Enós. No dice exactamente a los cuantos años de vida se convirtió en padre y realmente no es lo importante. Lo que si es importante notar es que el texto dice: “Por ese tiempo comenzaron los hombres a invocar el nombre del Señor”. Invocar también puede traducirse como: “llamar por, solicitar, implorar, rogar, clamar por, pedir a”. Podríamos traducir entonces el pasaje así: “por aquellos días los hombres comenzaron a buscar a Dios en oración y ruego para adorarle”. 

Seamos una nueva generación que busque a Dios para bendición, que desee darle solo a Él la Gloria.  

Qué podemos aprender para nosotros de estos textos?

  1. Debemos adorar a Dios con nuestra vida primero, y luego con nuestra ofrenda. Como se dijo antes, Seth no suplantaría a Abel. No sería Abel pero si vendría a retomar la línea de adoración que su hermano había iniciado. ¿Cómo podemos saber esto? Primero porque Abel había sido un hombre agradable delante de Dios. Un hombre que entendió que cuando se ofrecía algo a Dios debía ser lo mejor. Alguien que pensó no solo en agradar a Dios con su ofrenda si no que también buscaba agradar a Dios con su vida. En los primeros versículos de Génesis 4 podemos ver que a Dios le agradó primero la actitud de Abel y luego su ofrenda. A diferencia de Caín y su descendencia, quienes se fueron por una ruta distinta, Seth venía a continuar con la clase de linaje que buscaba adorar a Dios con sus vida y luego con sus recursos. 
  2. Debemos adorar a Dios por encima de nosotros mismos. Enós, hijo de Set, también continuó en el mismo plan que su padre Set. Pues como antes se dijo y es importante enfatizar: “por aquellos días comenzaron los hombres a buscar a Dios en oración y ruego”, es decir que por aquel tiempo se levantó una nueva generación de adoradores. Personas que comenzaron a buscar a Dios creyendo en quien era Él. Comenzaron a ponerlo en el centro. Se levantó una nueva generación que deseaba honrarlo con sus bienes, pero especialmente con sus vidas. Una nueva generación que deseaba buscar a Dios para bendición, que no deseaba ser independiente a Él, que no deseaba hacerse de un nombre como si lo buscaban la línea de Caín. Estos por el contrario buscaban engrandecer el nombre de Dios en la tierra. Se levantó una generación que invocaba el nombre de Dios antes que confiar en sí mismos. Hombres que deseaban darle solo la Gloria a Dios. 

Ora: Amado Señor, permite que en este tiempo yo sea esa clase de persona que continúe la senda generacional de adoración trazada por mis padres, o bien que me convierta en esa persona que inicie una estirpe, un linaje de personas que quieren ponerte en el centro de sus vidas. Que de mi surja una nueva generación de adoradores, personas que ofrenden sus vidas para Tu Gloria. Permite que mi familia sea una generación que de continuo te invoque, que viva para adorarte en Espíritu y en verdad. 

Haz tu lo posible y deja que Dios haga lo imposible.

EL AMOR DE PADRES QUE DAÑA A SUS HIJOS (1era parte)

Introducción

El primer empleo que tuve no solo sirvió para darme mi primera experiencia laboral, sino también para darme una lección que debí recibir en casa. El patrón que tuve en dicho trabajo no tenía muchas consideraciones conmigo. A él no le importaba mi titulo universitario, mis notas, nada. Él ejerció su papel de patrono con mucha dureza. Aunque tengo que decir que muchas de sus llamadas de atención no fueron por intransigencia de él sino por negligencia mía. Yo era impuntual en mis horarios, además de olvidadizo con las tareas del siguiente día, era desordenado con las directrices que debía darle a mis subalternos. En fin, era un mal trabajador. En su momento, yo me enojaba, refunfuñaba, murmuraba, renegaba de todo, porque sentía que él era injusto. Pensaba que no debía aguantar esa situación y tenia deseos de renunciar. Pero luego reflexioné en todo y entendí que yo era el que estaba mal. Comprendí que él en realidad tenía razón en el 95% de las cosas y agradecí mas bien porque él estaba siendo paciente conmigo y me estaba brindando mi primera oportunidad laboral. Gracias a su forma de ser tan dura, y tan frontal aprendí a trabajar. Mejoré en muchas áreas laborales. Aprendí a trabajar como era debido. Hoy lejos de tener resentimiento estoy agradecido.

padresosbreprotectores

Dentro de mi reflexión en aquellos días llegué a una conclusión: “si mi padre me hubiera enseñado a trabajar con amor, no hubiera aprendido a hacerlo con dolor”. Suena poético, pero es una realidad. Hay enseñanzas que los padres deben darle a sus hijos con amor para que a futuro no tengan que aprenderlas en la vida con dolor. Vi hacia atrás y no recordaba muchos días en los cuales mis padres me asignaran tareas especificas y con las cuales fuera recompensado. Si no fui un mal estudiante y aparentemente eso era suficiente para ellos, pero no me recuerdo ayudando a sacar la basura, o barrer la casa, o trapear, o lavar los platos. No recuerdo ninguna exigencia de ese tipo. Las veces que intenté hacer algo con mi padre no soportaba que me hablara fuerte porque no le entendía y lo que hacía era renunciar. Así que no sabía trabajar. Por ello en esta primera oportunidad mi mejor salida era esa, renunciar. Solo que las circunstancias familiares y las necesidades económicas ya me condicionaban para hacerlo.

Negligencia parental

El punto que quiero tocar es ese principalmente: que los padres en nuestro afán de proteger a nuestros hijos por amor terminamos echándolos a perder. Si, leíste bien, nuestro amor de padres termina dañando a nuestros hijos. Nos volvemos tan consentidores que no les enseñamos cosas que aparentemente son simples pero que luego se vuelven importantes en la vida. No queremos ser duros con ellos, no deseamos ponerles reglas, evitamos que colaboren en casa, no les exigimos nada y por ende se crían a su placer y antojo. Hay personas que tienen una, o dos o hasta tres personas que los ayudan en los quehaceres de la casa, y con ello automáticamente impiden que sus hijos muevan un solo dedo. Pero veamos algunos de estos puntos por separado.

En cuanto a sus responsabilidades

Ciertamente nuestros hijos estudian (la gran mayoría) pero hasta en eso fallamos, porque son pocos los padres que dejamos que nuestros hijos hagan sus tareas solos mientras cursan los grados de primaria y secundaria. Les dejan fabricar un sistema solar, nuestros hijos se van a la cama y son los padres que están desvelándose haciéndoles los planetas, pintándoselos, ajustándoles cada uno en su lugar. La nota se la acreditan al niño pero el esfuerzo y el valor es de los padres. Más grandes, seguimos en el mismo plan, les dejan hacer algún tipo de trabajo como hornear un pastel, o tejer, o algo similar y ahí están las madrecitas tejiendo, horneando. Le dejan a los jóvenes hacer una estufa eléctrica (trabajo muy habitual de los colegios) y el que termina haciendo las conexiones es su papá mientras el joven anda en la calle con sus amigos. No les permitimos que ellos se desarrollen. Les hacemos el trabajo que les corresponde a ellos. Somos negligentes porque no les dejamos que ellos cumplan con sus responsabilidades.

No pensamos que a futuro nadie hará el trabajo que les corresponde. Por eso nuestros hijos no aprenden a trabajar porque no les enseñamos. No les asignamos tareas para responsabilizarlos.

Les evitamos que hagan algo aunque sea muy básico en casa. Piensen que al ser así de negligentes los dañamos, si reflexionas cuando no estés con tus hijos: Nadie irá a redactar la carta que la hija secretaria debe hacer. Ningún padre irá hacer la cirugía que le corresponde a su hijo (a menos que sea medico también… jeje). Ninguna madre o padre de familia irá a examinarse en la universidad por sus hijos. Es algo que deben resolver ellos mismos.

Esa es una de las razones por las cuales cuando entran a la universidad nuestros hijos fallan, porque no aprendieron a resolver esos problemas solos. Siempre estuvieron los padres haciéndoles las tareas que les competía a ellos. Aclaro, no estoy diciendo que no debemos apoyarlos. Ciertamente esa es nuestra función primordial, servir de apoyo y guía pero no ser sustitutos de sus responsabilidades. Tenemos que enseñarles a que cumplan con lo que a ellos les corresponde.

            En cuanto a la resolución de conflictos

Otro punto clave es Cuando tienen un problema muchas veces los aislamos, no dejamos que ellos aprendan a resolverlos solos. No entendemos que con toda esa sobre protección lo que estamos es atrofiándolos para sus desenvolvimiento futuro. Cuando tenemos un problema a quien recurrimos primero, a nuestros padres. Pero nuestros padres y nosotros ahora como padres debemos enseñarle a nuestros hijos a enfrentar sus dificultades. De nuevo es importante que nuestros hijos sientan apoyo en nosotros, que tengan la confianza para contarnos lo que sucede pero nuestra labor es solo aconsejar, orientar, pero no resolver todo. Ya me imagino yo llamando a mi madre o mi padre para que fueran hablar con mi patrón para que no me regañara por mis faltas. Definitivamente no, pero, cuando le conté a mi papá lo que sucedía me aconsejó que fuera mas cuidadoso, que apuntara las directrices, que procurara salir mas temprano para no ser impuntual. Pero no fue a hablar con él para que no me regañara. Nuestros hijos deben aprender a asumir sus responsabilidades. Si fallaron pues entonces no podemos evitarles las consecuencias sino apoyarlos para que las asuman.

Les cuento una anécdota más de mi experiencia personal. En cierta ocasión junto a dos amigos mas le mentimos al papá de uno de ellos respecto a un viaje que queríamos hacer. Nosotros deseábamos irnos en carro a otra ciudad pero sabíamos que no nos darían el carro para hacerlo entonces le mentimos a don Mingo diciéndole (el padre de mi amigo) que mi papá manejaría. Sabíamos que solo de esa manera obtendríamos el carro. Todo iba bien hasta que al volver tuvimos un accidente. Y todos se dieron cuenta que mi papá ni enterado estaba. Tuve que ir a pararme frente a don Mingo y ofrecerle una disculpa. No fue mi papá el que se disculpó sino que me obligó a que lo hiciera yo. Pero no siempre los padres son así. Hay padres que terminan pagando las fallas de sus hijos. Asumen la responsabilidad para que ellos no sufran. Pero eso lejos de ayudar los perjudica. El papá de un amigo terminó pagando la deuda de su hijo. El muchacho robó en su trabajo una suma aunque no era tan grande pero fue suficiente para que lo despidieran. No lo metían a la cárcel si pagaba lo robado. El hijo se disfrutó el dinero mientras su papá estaba matándose para juntar la plata.

En el siguiente articulo veremos el aspecto de las finanzas y las complacencias a nuestros hijos. Mientras tanto haz tu lo posible y deja que Dios haga lo imposible. 

Puede interesarte también nuestra serie:

https://semillaquedafrutoalcientoporuno.wordpress.com/2016/04/13/hijos-bajo-el-cuidado-de-la-ninera-digital-1era-parte/

https://semillaquedafrutoalcientoporuno.wordpress.com/2012/10/10/viviendo-irreprensibles-en-un-mundo-corrupto/

HIJOS BAJO EL CUIDADO DE LA NIÑERA DIGITAL (1era parte)

untitled

Introducción

Hace unos días vi una película que trata de un caso real. La película se llama Manos Milagrosas, la historia de Ben Carson. Trata de un niño negro en épocas donde en los USA los negros no eran tan aceptados. En tiempos donde estaba álgida la lucha racial. El niño se mudó de ciudad y cuando empezó a estudiar en su nueva escuela era el más rezagado de su clase. Las calificaciones más bajas de la clase pertenecían a Beny, como le decía su madre. Ben además de tener problemas escolares, tenía dos obstáculos mas que vencer, primero, era hijo de una madre soltera. Su hermano mayor y él vivían solos con mamá porque su padre los había abandonado. Y segundo, tenía problema para controlarse. De pronto, cuando se enojaba sufría de ataques de ira. Era violento, e irracional.

Cierto día la madre de Ben se dio cuenta que su hijo tenía problemas de visión. Lo comprobó poniéndolo a leer a cierta distancia pero Ben no podía ver. Una de las respuestas a sus malas calificaciones fue esa precisamente, que Ben tenía problemas de la vista. Su madre no tardó mucho en reunir el dinero y resolvió el problema. A partir de ahí Ben empezó a mejorar sus notas. Cada prueba que la maestra realizaba iba comprobando la mejoría del chico. Mucho ayudó las palabras de la madre de Ben. Porque constantemente estaba incentivando a sus dos hijos para que estudiarán. Ella era analfabeta y sabía la desventaja que representaba, sumado al color de su piel. El analfabetismo fue uno de los mejores secretos guardados por su mamá. Además de una profunda depresión que callaba, la cual había sido provocada por el abandono de su pareja, el padre de los niños.

Un día mientras limpiaba la casa de un ex profesor universitario, viudo, ella notó que aquel hombre tenía una enorme habitación llena de libros. Para donde volviera la mirada, habían libros. Aquel hombre poseía una biblioteca personal de dos niveles. Todo esto llamó la atención de aquella madre y con un poco de temor y sorpresa le preguntó al profesor: ¿ha leído todos estos libros? A lo que él le respondió: la gran mayoría. No daba crédito a la respuesta del profesor. Aquella experiencia la hizo pensar en sus hijos. De inmediato pensó en lo benefico que sería para sus hijos si ellos cultivaran el habito de la lectura. Determinó que a partir de aquel día sus hijos no verían más televisión. Qué podrían ver TV solo dos horas a la semana de programas seleccionados. Por supuesto tal decisión no cayó en gracia a sus hijos. Cómo podrían pasar su tiempo sin ver televisión. Ben le preguntó: si no veremos televisión que haremos con todo el tiempo libre. A lo cual su madre le dijo: que bueno que preguntes eso. Lo que harán de aquí en adelante es: ir a la biblioteca y leer dos libros semanales, sumado a que entregaran un reporte de lectura. Cada vez que vayan y lean me contarán lo que leyeron. Ellos no estaban de acuerdo con aquella decisión. Pero aquella simple mujer tenía visión, y les dijo:

SI SE PREPARAN BIEN, MUY PRONTO EN LUGAR DE ESTAR VIENDO LA TV, SERÁN A USTEDES A QUIENES TODO EL PAIS ESTARÁ VIENDO.

Esto motivó a Ben y a su hermano a conocer más sobre literatura, música, arte, etc. La madre no se quedó atrás y le pidió al profesor que le enseñara a leer. Ella practicaba sus clases con la lectura de la Biblia. Rápidamente aprendió a leer. Ben y su hermano crecieron cultivándose. Su esfuerzo trajo frutos. Ben pasó de ser el estudiante con las notas más bajas a ser el estudiante con las notas más sobresalientes. Fue reconocido a nivel de toda la escuela. Todo esto lo llevó a estudiar medicina a una universidad prestigiosa de USA gracias a una beca que ganó por sus notas. Todo esto lo logró gracias a la influencia positiva de su madre. Ella no se cansó de motivar a sus hijos para que estudiarán. Los llevaba a la iglesia, les enseño a orar. Los crió de la forma que iba forjando buenos principios en sus hijos. Es evidente que el trabajo de aquella madre poco a poco iba cosechando buenos frutos. De aquí podemos sacar una semilla para sembrar en nuestras vidas:

“LA BUENA SIEMBRA QUE HAGAMOS LOS PADRES EN NUESTROS HIJOS SIEMPRE TRAERÁ BUENAS COSECHAS”

Nuestra responsabilidad como padres es forjar a nuestros hijos para que enfrenten con integridad la vida. Para que sepan cómo enfrentarse al día sin tener temor al fracaso. No solo en el área académica sino también en el área espiritual. Cuando los padres dejamos de realizar esa tarea graves consecuencias pueden llegar a nuestras vidas y a las vidas de nuestros hijos, principalmente. Tal como ocurrió a los hijos de Israel luego que la generación de Josué y Caleb muriera.

“Y toda aquella generación también fue reunida a sus padres. Y se levantó después de ellos otra generación que no conocía a Jehová, ni la obra que él había hecho por Israel. Jue 2:10”.

Cuando lees esto en la Biblia sin prestar atención al mensaje, estoy seguro que no verías lo dramáticas que pueden ser estas palabras. La generación que Moisés sacó de Egipto pereció en el desierto por incrédulos. La generación de Josué y Caleb entró a la tierra prometida. Pero la generación siguiente, prácticamente no conoció a Dios. Entraron a la tierra prometida pero desconociendo al artífice de todo. Prácticamente desconocían el trasfondo de su estancia en aquel lugar. No conocían su origen, sus raíces, y menos aun, quien era Dios para ellos.

Al observar esto de inmediato nos tenemos que preguntar ¿por qué toda aquella generación nueva no conocía a Dios, Sus Obras, y Su Ley? ¿Quién fue el responsable de que toda aquella generación desconociera a Jehová? ¿Quién dejó de hacer su trabajo? ¿Quién no hizo lo que debía hacer? ¿Dónde se estancó el mensaje y por qué no llegó a los hijos? La respuesta apunta directamente a los padres de aquella generación.

EL SUEÑO AMERICANO SE ROBÓ A MI ESPOSO (3era Parte)

En articulo anteriores hemos visto que en el diseño de Dios no esta contemplado la idea de un matrimonio a distancia y que las parejas deben honrar el mandato porque viene de parte de Dios. Ahora responderemos dos preguntas más y en el último articulo veremos los peligros que corre un matrimonio así. Ahora veamos la pregunta numero dos.

Segundo ¿Debe una mujer pedirle el divorcio a su esposo si él no decide regresar pronto?

Como se dijo arriba, el plan de Dios para la familia es que vivan juntos. Que se mantengan unidas. El divorcio en sí mismo delante de Dios es abominación. No es algo que considere bueno. Jesús dijo que la única posible razón por la que una pareja podría divorciarse era por causa de fornicación, es decir por todo tipo de pecado sexual que se cometa dentro del matrimonio (Mt 19:9). Pero también enseñó que sus verdaderos seguidores debían extender gracia sobre sus ofensores, no una vez, ni dos, ni siete, sino hasta setenta veces siete (Mt 18:21-22). Pudiendo aplicar esta enseñanza al hecho que sí un cónyuge ofende a otro a través de una relación pecaminosa de tipo sexual pueda existir la posibilidad del perdón. Que el cónyuge ofendido pueda extender la gracia sobre su pareja y considerar perdonarlo. Tengo que decir también y dejar claro que esa enseñanza de Jesús no significa que un esposo o esposa deba cometer un sinfín numero de veces algún pecado de tipo sexual y que en todo momento deba ser perdonado, porque decirlo así sonaría que es una licencia para pecar. Lo que si estoy diciendo es que consideren es que el divorcio tiene que ser la ultima instancia a la que una pareja deba recurrir. Que en la medida de lo posible busquen mantenerse bajo el vinculo sagrado del matrimonio. Jesús enseñó que lo que Dios une, el hombre no puede separarlo (Mt 19:6b).

exclusion-a-madres-solteras

Nunca el divorcio podría solucionar el matrimonio de un esposo que se ha marchado. Porque si la meta es encontrar o iniciar una nueva relación tengo que decir que Jesús también enseñó que si se unen a terceras personas los divorciados cometen adulterio (Mt 19:9b), entonces una decisión de esa magnitud debe ser consensuada, meditada, debe estar sujeta a mucha oración por parte del cónyuge que la este considerando. Como dije previamente el asunto del tiempo de ausencia debe ser planeado, platicado, estipulado. Se deben trazar metas concretas con la partida del esposo. Especificar cuantos años se irá, que cosas harán para mantenerse económicamente hablando para cuando el vuelva. Es decir, pondrán un negocio, comprarán algún bien inmueble, establecerán las condiciones para poder evitar la salida nuevamente del esposo.

Una pareja que decide una separación así debe tener un plan por bien de su matrimonio. No hacerlo constituirá un estilo de vida que tornará cada vez mas pesadas las cosas. No pueden estar en un constante ida y vuelta porque no es ese el modelo de Dios. Los divorcios se pueden evitar, toda vez existan acuerdos. Algunos esposos ven la posibilidad de unirse en matrimonio a otra persona en Estados Unidos con la finalidad de conseguir los papeles que lo puedan legalizar. Considero que esta acción viola toda la norma decretada por Dios. Además que se consideraría una bajeza, una vileza para su esposa y sus hijos. Es una traición a conveniencia. Por su puesto que jamás Dios aprueba algo como esto por mas que se intente justificar. En síntesis nada justifica la idea de un divorcio.

Tercero ¿Debe una mujer sacrificar la comodidad del dinero que recibe mensualmente a cambio de vivir al lado de su esposo?

Esta pregunta suena romántica. En realidad si lo es. El romance es un ingrediente necesario en el matrimonio. Fue de hecho el factor recurrente en la etapa del noviazgo. Por ende en el matrimonio no puede excluirse. Y ¿por qué digo que esta pregunta es romántica? Porque al final de cuentas las cosas materiales van y vienen. Y en la escala de valores, tengo que decir que ningún carro del año satisface la necesidad de afecto que una persona desea. Muchos hombres pensamos que regalando cosas de mucho valor lograremos demostrar mas amor por nuestras mujeres. Francamente estamos en un gran error. Cualquier mujer preferiría vivir debajo de un árbol pero al lado del hombre que ama. No quiero decir que las mujeres no aspiren a comodidades o lujos, pero si le preguntas a una mujer cristiana, comprometida con el Evangelio, si cambiaría todo los lujos y el dinero que tiene por tener un hombre de Dios a su lado, no lo dudaría ni una sola vez. El dinero no compra afecto. Los carros no dan besos ni caricias. Los lujos no dan consuelos a las tristezas, ni complementan soledades. ¿Entiendes dónde esta el romance? Esta en el hecho que las parejas desean permanecer juntas siempre, el cómo es lo menos importante.

mujeres-solas_Fotor

Hombres y mujeres tenemos percepciones distintas de lo que es vivir juntos. Los hombres prometemos la luna y las estrellas, las mujeres solo quieren un hombre a su lado. Prometemos viajes, casas cómodas, las mujeres solo desean que no nos separemos de ellas. Quieren vernos todos los días a su lado. ¿Cómo puedo estar seguro de ello? Lo haré a través de la demostración, pero tu deberás ayudarme recordando algo o haciendo una tarea. Has notado la mirada de una mujer que enviudó después de vivir por años junto a su esposo. ¿Has visto su mirada? ¿Sabes qué le ocurre cuando regresa a casa, qué siente, qué piensa? Bueno si lo sabes o no, es una buen reto que puedas averiguarlo. Platica con una mujer viuda y te llevarás grandes sorpresas. He escuchado decir que una parte de ellas fue enterrada junto a su esposo el día de su sepelio. Que las cosas no serán lo mismo sin él. Por supuesto no estoy diciendo que los esposos no lo resientan, claro que si. Pero en verdad las esposas resienten mas. Ellas sabían la hora que a él le gustaba comer, su plato favorito, cual camisa le gustaba mas. Al partir, ya no habrán mas camisas que planchar, no habrán mas conversaciones antes de dormir. Lo que intento decir es que la ausencia deja un hueco en la vida del viudo o viuda que no podrá llenarse con nada ni con nadie. Por eso es romántico, porque es preferible vivir juntos en circunstancias económicas menores que vivir abundantemente llenos de bienes materiales pero como si hubiésemos enviudado.

Las parejas se casan para toda la vida y en parte de la ceremonia se prometen estar unidos en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza. Entonces esa promesa debe cumplirse. A lo largo de mi vida (41 años, no es mucho) pero he aprendido que para vivir bien no se necesita mucho dinero. Nuestros hijos bien se disfrutan una golosina como bien disfrutan una buena comida. Nuestras parejas bien se sonrojan con una rosa que con dos docenas. Igual disfrutan una caminata a nuestro lado que andar en un carro ultimo modelo. Lo material no compensa lo sentimental. Por eso parejas que están en esta situación, consideren la idea de vivir juntos, permanecer juntos, caminar juntos. Al final nada de lo material se lleva uno. Lo que si queda es la satisfacción que vivieron una vida plena, feliz, donde juntos aprendieron a salir adelante. Piensen si es el estilo de vida que quieren llevar, porque lejos están expuestos a varios peligros. El enemigo anda como león rugiente buscando a quien devorar como dice el apóstol Pedro, y un matrimonio a distancia es una buena presa para ser devorado.

En el último articulo de eta serie veremos algunos de los peligros que corren los matrimonios a distancia. Mientras tanto haz tú lo posible y deja que Dios haga lo imposible. 

 

VIVE BIEN TU JUVENTUD, DISFRUTA TU VEJEZ

Un escritor dijo: “desde que nacemos, comenzamos a morir”, tenía razón. Cada día que pasa nos acercamos más y más a la muerte. Al día en que partiremos de este mundo. La Palabra de Dios dice: que el hombre como la hierba son sus días, florece como la flor del campo, que pasó el viento por ella, y pereció, y su lugar no se conocerá más (Sal 103:15-16), por la mañana esta verde y por la tarde se seca, es como neblina que aparece por un poco de tiempo y después se desvanece (St 4:14), es tan corta que pasa delante de nosotros como un sueño. Se va como agua entre nuestras manos. Casi sin notarlo nuestros años imberbes se han ido.

Cuando los seres humanos llegamos a la ancianidad, como yo, empezamos a cuestionarnos respecto a muchas cosas, nos preguntamos ¿qué hemos hecho en la vida o con nuestra vida? ¿cuál ha sido el fruto de nuestro recorrido por este mundo? ¿Cuál o cuáles fueron nuestros logros durante todos estos años? ¿Cumplimos o no, nuestras metas? ¿Qué cosas hicimos bien y qué cosas hicimos mal?

anciano_TINIMA20121121_0384_5

 

Para algunos las respuestas pueden darle tranquilidad a su vejez pero para otros su vejez puede ser un verdadero suplicio. Algunos vivieron bien su juventud, su etapa adulta y ahora pueden respirar un ambiente apacible, mientras que otras personas se pasaron su vida despilfarrando su dinero, su tiempo, se sumergieron en todos los placeres que este mundo ofrece y jamás pensaron en sembrar para cuando llegaran a la vejez –es una pena realmente– y ahora padecen. Entonces me pregunto: ¿Qué debe hacer una persona para alcanzar una vejez agradable, feliz, y en paz?

Primero, debe aprovechar sus días mozos. Cuando el vigor, la energía y la vida es plena, debe forjarse con buena preparación académica, intelectual, y física. Construir un futuro a través del estudio, el trabajo y la dedicación. Trazarse metas a futuro y alcanzarlas. Construir una vida integra, para ganar confianza futura. Ser una persona ética y moralmente confiable. Tristemente algunas personas consideran el estudio como algo que no es indispensable y se aventuran en la vida sin ningún tipo de interés por crecer intelectualmente, y por supuesto que esto resta posibilidades en su vida futura. O van por la vida negociando su integridad y los resultados en la vez son de dolor. Erigen negocios, empresas o bienes pero de manera dudosa y eso más es un peligro para la vejez que una posibilidad de paz futura.

Segundo, construir una buena familia. Una persona necesita la ayuda de una buena familia en su vida. Dios creó al hombre y pensó que no era bueno que estuviera solo, le creó su ayuda correcta, y lo puso para que juntos fueran la base de la sociedad. Un hombre que cría, educa, corrige, y conduce a su familia por el camino correcto, tiene grandes posibilidades que en su vejez sus hijos no lo abandonen como sucede en muchos casos. Al contrario provocará que su familia siga considerándolo el patriarca de la familia. Le permitirá complacerse de sus hijos, nietos, o bisnietos porque estuvo dispuesto a sembrar prosperidad familiar desde su juventud. Y digo grandes posibilidades, porque existen casos de padres que han dado todo por su familia, han entregado vida y esfuerzo por forjar el futuro de sus hijos, pero lamentablemente muchos de los hijos no corresponden al amor y dedicación de sus padres y los olvidan.

Pero padres, que en su juventud no educaron bien a sus hijos, o no le dedicaron tiempo a su familia, o abusaron del poder que tuvieron sobre ellos, o fueron irresponsables con suplir las necesidades básicas, no pueden esperar mucho en el futuro de sus hijos, tienen muy pocas probabilidades de vivir una vejez sosegada. Es mas seguro que en el ocaso de su vida serán abandonados en asilos, o no los buscaran en la vejez, o sus hijos se despreocuparan de ellos, los dejaran pasar hambre, soledad, enfermedad y dejaran que se mueran en el olvido. No gozarán del respeto, cuidado y amor de los suyos.

Tercero y mas importante, tome sabias decisiones. Cada una de nuestras decisiones tiene repercusiones, temporal y eternamente. Las decisiones son irreversibles, permanecerán con nosotros el resto de nuestra vida. La decisión mas relevante que un ser humano debe tomar es aceptar a Jesucristo como el Señor y Salvador de su vida. Debe aceptar el regalo de la Salvación y la Vida Eterna que Él le ofrece. Esa si que es la mas grande y sublime decisión que debe tomar. Pues tiene repercusiones eternas. Razón tuvo el predicador al escribir: acuérdate, pues, de tu Creador en los días de tu juventud, antes que vengan los días malos, y se acerquen los años en que digas: no tengo en ellos placer; antes que se oscurezcan el sol y la luz, la luna y las estrellas, y las nubes vuelvan tras la lluvia (Ec 12:1-2).

Los jóvenes deben tomar cartas en el asunto, porque muchas de sus decisiones influirán para vivir en paz posteriormente. Debe entender que lo que se hace en la juventud sí importa. Por supuesto puede y debe disfrutar su vida pero no haga nada físico, moral o espiritual que pueda impedirle disfrutar de la vida cuando sea viejito. Ser joven es emocionante, pero la emoción de la juventud puede convertirse en un gran obstáculo para acercarse a Dios si centra su vida en placeres pasajeros en lugar de los valores eternos. Por ello, ponga sus capacidades al servicio de Dios cuando todavía tiene toda la energía para hacerlo. No desperdicie su vida en actividades malas, insignificantes, que puedan convertirse en malos hábitos y hacerlo insensible a lo sublime de Dios.

Concluyo diciendo: una vida sin Dios producirá una persona en su vejez, amargada, solitaria, y sin esperanza. Una vida centrada en Dios por el contrario, será plena, hará que esos años malos como dice el texto, esos días en los que las incapacidades, las enfermedades, y los impedimentos no sean barreras que nos impidan disfrutar de nuestra vida anciana pues Dios y nuestra familia estará con nosotros. Busque a Dios ahora. Y como dijo un escritor: “los árboles mueren de pie” y así de pie, con la cabeza levantada morirá aquel hombre que en su juventud y en la vejez reconozca que Dios ha sido su ayuda, su guía, y su guardador en todo. Aquel hombre que viva íntegramente. La vejez no puede ser una etapa difícil si sembramos bien desde nuestra juventud.

Escrito por mi padre, Alfonso Palacios Vasquez, (70 años).

 

 

TIENEN OIDOS PERO NO ESCUCHAN (2da Parte)

Jesús-entre-la-muchedumbre-43_i-am-the-bread-of-life_900x600_72dpi_1

 

Hemos leído que la Palabra de Dios debe ser escuchada con Fe. Porque al hacerlo esto producirá mas Fe en nosotros. Y que la falta de Fe es lo que no permite que la Palabra de Dios sea aprovechada. Ahora leamos que la Palabra de Dios muchas veces no impacta en nuestras vidas porque no le creemos al mensajero, al predicador.

 

  1. Escuchan la Palabra pero no le creen al mensajero

 

Para este punto vamos a dar por sentado dos cosas. Primero, que quien predica lo hace fielmente, es decir, estamos hablando de una predicación expositiva, bien estructurada, bien coordinada. Con buena exegesis, correcta interpretación y buena comunicación del Mensaje. Segundo, que quien predica mantiene un buen testimonio. Que es una persona irreprensible, que con su vida confirma el mensaje predicado. ¿Por qué es necesario esto? Para poder evitar que estos dos elementos sean los que lo descalifiquen para la comunicación del Mensaje. Y que esa sea la razón por la cual la Palabra de Dios no impacte la vida de algunos de nosotros. Como seres humanos constantemente estamos poniendo más la mirada en el mensajero que los oídos en el mensaje. Entonces por eso tengo que aclarar este punto, y debo recurrir al mejor de los ejemplos para demostrar que algunos no aprovechan el mensaje de Dios porque descalifican al mensajero, al Señor Jesús, varón perfecto, sin pecado, y a quien sin embargo muchos no le creyeron.

 

  1. En el Evangelio de Marcos dice que en cuanto Jesús pasó ayunando por cuarenta días, y fue tentado en el desierto, comenzó su ministerio terrenal. Tres de las cosas que de inmediato hizo fue predicar el arrepentimiento, anunciar el Reino de Dios (Mc 1:14) y enseñar en las sinagogas (Mc 1:21). Las personas que tuvieron la oportunidad de rodearlo y escucharlo se admiraban de su enseñanza. En 1:22 dice: y se admiraban de su doctrina; porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas, es decir que las personas reconocían que existía una diferencia marcada entre los métodos pedagógicos del Señor Jesús y los maestros de aquella época. Que por un lado estaban los métodos tradicionales y por otro estaban los métodos novedosos con los que él había comenzado a enseñarles.

No fue una, ni dos veces en las que, quienes escucharon fueron sorprendidos por las Palabras del Señor. En el mismo capitulo dice que luego de sanar a un hombre que tenía un espíritu inmundo las personas exclamaron: ¿qué es esto? ¿qué nueva doctrina es ésta, que con autoridad manda aun a los espíritus inmundos, y le obedecen? (1:27), sin embargo a pesar de todas estas manifestaciones maravillosas del Señor, las personas no creían a su mensaje porque le cuestionaban. Veamos algunos de los cuestionamientos que les impidieron creer y por los cuales la Palabra de Dios no impactó sus vidas.

 

Cuestionaban su descendencia familiar. En Mateo 13:53-57a dice que después que Jesús terminó de enseñar a través de varias parábolas, y venido a su tierra, les enseñaba en la sinagoga de ellos, de tal manera que se maravillaban, y decían: ¿de dónde tiene este sabiduría y estos milagros? ¿no es éste el hijo del carpintero? ¿no se llama su madre María, y sus hermanos, Jacobo, José, Simón y Judas? ¿no están todas sus hermanas con nosotros? ¿de dónde, pues, tiene éste todas estas cosas? Y se escandalizaban de Él… Jesús causaba furor en sus oyentes. Pero vuelvo a enfatizar que no escuchaban el mensaje sino que cuestionaban al mensajero. Sus preguntas no iban mas allá de lo superficial.

 

Exactamente esto sucede hoy día. Pueden predicarse buenos mensajes, y abajo las personas están cuestionando al predicador. Hablando banalidades de él. La Palabra no les impacta porque piensan que el origen familiar del predicador no lo respalda. Conocen posiblemente la sencillez de su familia, o la escasez de recursos con los que han vivido y eso lo utilizan para desacreditarlo. O también están pensando que no tiene los títulos suficientes cómo para estar predicando la Palabra de Dios. O cuestionan sí fue o no a algún instituto bíblico o seminario, para expresarse como lo hace. Es decir que esto no debería ser tema de conversación mientras alguien expone la Palabra de Dios. Ni siquiera debería pensarse. A menos que fuera para agradecer su buena preparación. Aunque en realidad no es ni un instituto, ni un seminario, ni la habilidad para exponer la Palabra lo que hace bueno a un predicador, sino que es el respaldo de Dios lo que hace impactante su mensaje. Porque es Dios por medio de su Santo Espíritu el que le da gracia al mensajero.

 

La reacción de Jesús ante tales cuestionamientos fue de tristeza. No podía ser otra, porque observaba lo trivial que era el pensamiento de sus oyentes. Jesús les dijo: un profeta recibe honra en todas partes menos en su propio pueblo y entre su propia familia (Mt 13:57b, NTV). Esto lo he experimentado en carne propia. Puedo decir cuáles eran las sensaciones del Señor en este caso. Puedes ofrecerte para apoyar a tu propia congregación, pero muchas veces encuentras mas cabida fuera de ella, que dentro. Gracias a Dios que puedes ir a cualquier otro lugar y las personas aprecian tus esfuerzos, tu servicio, aunque tristemente con los tuyos no sucede así.

 

La iglesia postmoderna esta plagada de hermanos a los que yo llamo “sensacionalistas” porque se dejan llevar por la “fama” de algunos predicadores. Llega un predicador de otro lugar, y es toda una experiencia subliminal, produce un gran alboroto, y pone a tope las emociones de algunos de los oyentes. Se dejan llevar mas por la emoción que por el mensaje. Puede pararse y decir casi cualquier barbaridad (no siempre es así) y le dicen amén. Mientras que cuando toman a hermanos locales, hay poca asistencia, menosprecio de su enseñanza, etc., aunque su mensaje sea asertivo, bíblico, y bien expuesto, poco importa porque él no viene de otro lugar, o no es tan reconocido en el medio evangélico.

 

Jesús lo experimentó y por supuesto que esta actitud tuvo también una consecuencia seria ¿Cuál? Por tanto –dice la Biblia– hizo sólo unos pocos milagros allí debido a la incredulidad de ellos, (13:58). Entonces, muchos feligreses no alcanzan a ser impactados por la Palabra de Dios porque no escuchan el mensaje sino que ponen los ojos en el mensajero. Pierden de vista lo que Dios quiere hacer en sus vidas por fijarse mas en cosas superficiales que en lo medular de la predicación. No pasa nada con ellos porque están mas atentos a simplezas que a verdades. Entran y salen de las reuniones congregacionales exactamente como entraron, vacíos. Grave error. Dios quiere obrar significativamente y lo hace. Únicamente en quienes oyen su voz y no en quienes ponen su mirada en las cosas terrenales.

 

Cuestionaban su autoridad

 

¿Con qué autoridad haces estas cosas? –le preguntaban los principales sacerdotes, escribas y ancianos a Jesús– ¿quién te dio autoridad para hacer estas cosas? –decían– (Mc 11:28), estaban sorprendidos, pero a la vez molestos. Jesús se manejaba de una manera que a ellos simplemente no les parecía correcta porque no cumplía con sus estándares, sus métodos, y sus reglamentos. Jesús rompió con los paradigmas de su tiempo pero no lo entendían algunos. No eran capaces de comprender las acciones y menos las palabras de Jesús porque estaban pensando más en el origen de la autoridad de Jesús.

 

La gran mayoría de las organizaciones se rigen por estatutos, reglamentos, normas que utilizan como base para determinar quien tiene y quien no tiene –según ellos– autoridad para predicar, pastorear, o ejercer cualquier ministerio dentro de sus organizaciones. Se requieren procesos largos, engorrosos para poder acceder a tales organizaciones. Si no estas autorizado por ellos nada de lo que hagas tiene la tan nombrada y famosa “cobertura”. Por lo tanto, no estas en la capacidad de poder hacer nada.

 

Entonces es necesario preguntarse ¿De dónde viene la autoridad para ejercer algún ministerio? ¿Quién da esa autoridad? ¿Cómo se recibe tal autoridad?

 

Estas preguntas se responden con varios pasajes, pero veamos únicamente Mc 1:9-10, aconteció en aquellos días, que Jesús vino de Nazaret de Galilea, y fue bautizado por Juan en el Jordán. Y luego, cuando subía del agua, vio abrirse los cielos, y al Espíritu como paloma que descendía sobre Él. Y vino una voz de los cielos que decía: Tú eres mi Hijo amado; en ti tengo complacencia. Entonces, la autoridad proviene de Dios, es Dios quien la otorga. En pleno acto publico, la Trinidad se hizo presente. Dios Espíritu se posó sobre Jesús, empoderándolo para todo cuanto fuera a realizar en la tierra. Dios da la autoridad por medio del Espíritu Santo. La Biblia dice que todo siervo de Dios esta enteramente capacitado para toda buena obra cuando atiende el consejo de la Palabra de Dios que ha sido inspirada por Él a través de su Espíritu Santo (2Ti 3:16-17). Jesús tenía autoridad de parte de Dios. Todo cuanto hizo fue porque Él era Dios y el Espíritu estaba sobre Él. El principal elemento, recurso, o requisito que debe poseer todo ministro es la autoridad divina. Sin ella nada podemos hacer. La autoridad dada por Dios no es cuestionable. No debería ser. Pero como he dicho arriba, algunas instituciones descalifican a algunos hermanos porque no consideran que este tenga lo necesario para poder servir.

 

Es necesario decir también que se requiere mucho discernimiento para poder reconocer tal autoridad. Porque estamos viviendo tiempos en los cuales muchos salen con cada titulo auto impuesto que la Sana Doctrina no esta siendo expuesta. Se auto proclaman de tantas maneras aduciendo que tienen autoridad divina pero la realidad es que esto resulta mas un peligro que un consuelo. La autoridad divina es patente ante los ojos de los demás. Algunos ejemplos:

 

Los apóstoles Pedro y Juan dejaron boquiabiertos a quienes los escuchaban, Hechos 4:13 dice que: viendo el denuedo (temeridad, audacia) de Pedro y de Juan, y sabiendo que eran hombres sin letras y del vulgo, se maravillaban; y les reconocían que habían estado con Jesús. Las personas reconocían que las capacidades de ellos no provenían de ellos mismos, sino que era la consecuencia de andar con Jesús.

 

Esteban, el primer mártir, tuvo la capacidad de recitar grandes porciones de la Escritura veterotestamentaria (Hch 7:2-53) porque era un hombre lleno del Espíritu Santo (Hch 6:3, 8). Expresó todo lo que Dios había hecho con sus antepasados, no porque tuviera buena memoria, sino porque era un hombre muy espiritual. Tanto, que estuvo dispuesto a morir por la causa de Cristo.

 

Último ejemplo, el apóstol Pablo, quien dijo: así que, hermanos, cuando fui a vosotros para anunciaros el testimonio de Dios, no fui con excelencia de palabras o sabiduría. Pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado. Y estuve entre vosotros con debilidad, y mucho temor y temblor; y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder, para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el Poder de Dios, (1Co 2:1-5). El apóstol Pablo reconocía delante de la iglesia de Corinto que en ningún momento su mensaje era relevante por causa de una buena demagogia o retorica que él pudiera poseer. Mas bien era porque el Espíritu de Dios lo respaldaba y porque su mensaje era Cristocéntrico. A los de Tesalónica les dijo: porque nuestra exhortación no procedió de error ni de impureza, ni fue por engaño, sino que según fuimos aprobados por Dios para que se nos confiase el Evangelio, así hablamos; no como para agradar a los hombres, sino a Dios, que prueba nuestros corazones.

 

Entonces, repito, la autoridad dada por Dios es incuestionable y es patente a los oídos de quienes escuchan el mensaje. Un predicador respaldado por Dios auténticamente, no debe ser cuestionado. La Palabra causará un efecto extraordinario cuando se acepta como Palabra de Dios.

GUATEMALA SOMOS TODOS!!

143007463786

Si tan mal esta nuestro panorama político,
si tan mal vemos la propuesta de un candidato inexperto,
si tan mal nos parece la propuesta del que se dice honesto,
si tan mal esta nuestro congreso y nuestro sistema judicial,
si tan mal están la gran mayoría de nuestros políticos, y gobernantes
si tan mal está nuestra sociedad… pregunto

¿no sería este el momento oportuno
para que nos volviéramos una sociedad mas influyente,
para que fuéramos una sociedad mas propositiva y no tan solo critica,
para que con nuestros valores participemos dentro de este ámbito,
para que a través de nuestra conducta cívica ayudemos a construir un mejor país
para que de los cientos de guatemaltecos honestos aportemos algo a nuestro país y participemos, así ya
no sería solo uno el que lleve la bandera de la honestidad.
para que los los jóvenes que hoy ocupan las aulas universitarias, se preparen con toda honestidad e integridad
y así podamos tener la esperanza de una mejor clase política y existan mas posibilidades de un futuro digno para el país,
para que empecemos a trabajar ya, y así no nos digan que somos inexpertos,
para que la hagamos valer aquel dicho que dice: “que los buenos somos mas” pero no escondidos dentro de nuestras almejas?

Guatemala somos todos, es responsabilidad de todos los guatemaltecos construir un mejor país.
Todos podemos hacer de nuestro país un mejor lugar si comenzamos por nuestra familia.
Si empezamos a formar hombres y mujeres de bien, que amen a Dios, que tengan temor de Él.
Si dejamos de lado la violencia, la agresividad y las ofensas en el hogar.
Si contruimos mejores familias Porque desde ahí vienen nuestros problemas,
con padres que invierten mas su sueldo en el licor, el tabaco y otros deleites, antes que en su propia familia. Con padres
que abandonan a sus esposas, a sus hijos, y dejan que una madre soltera eche para adelante con 3 y 4 o hasta mas hijos sola.
Con padres irresponsables que no atienden las necesidades emocionales de sus hijos y los orillan a buscar consuelo y amor
en pandillas y otros grupos que los destruyen. Con padres ausentes, egoístas e irresponsables. Con familias que están divididas.
Desde casa podemos enseñar a nuestros hijos que solo con esfuerzo se logran las cosas, que el dinero no se obtiene robando
ni delinquiendo. Que el camino mas seguro para alcanzar nuestras metas será siempre el de la honestidad. Que nadie
que desee vivir con libertad podrá hacerlo si se corrompe. Si vende su nombre por unos cuantos dólares.

En conclusión
Todos podemos ayudar a construir una Guatemala mas influyente si participamos mas y hablamos menos. Porque siempre somos
los que criticamos a los que están jugando pero cuando se nos pide participar nos negamos. Detrás de la barda es mas fácil ver las cosas,
pero en el ruedo la vista es completamente distinta.

Todos podemos ayudar a construir una Guatemala pacifica, Si procuramos pelear menos y amar más. Si perdonamos más y odiamos menos.
Si somos mas amables y menos irritables. Todos podemos contribuir haciendo bien nuestro papel. Siendo buenos trabajadores,
buenos estudiantes. Preparándonos a conciencia. Inculcando una visión de desarrollo en nuestros hijos. Promoviendo mas la preparación
academica antes que el analfabetismo. Hasta con simples detalles como ceder el paso en el tráfico podemos influir en la construccion
de nuestra bella Guatemala.

Pero sobre todo, si dejamos que el Dios Verdadero sea el que gobierne Guatemala y Jesucristo sea el Señor de nuestras vidas
y que el Espiritu Santo dirija las vidas de cada uno de los guatemaltecos.

HAZ TU LO POSIBLE Y DEJA QUE DIOS HAGA LO IMPOSIBLE

Familia e iglesia ante el adulterio: ¿qué estamos haciendo?

La familia es el fundamento de las sociedad. Es el lugar donde las personas aprenden los valores esenciales que marcan su carácter. Es en la familia también donde se determinan en gran parte cual será el comportamiento futuro de un ser humano. Porque ahí es formado y condicionado no solo en su desarrollo como persona sino en sus relaciones interpersonales. Específicamente hablando en cómo serán sus relaciones dentro de una nueva familia a futuro que él o ella formará. Pero también se debe decir que la familia ha sido una de las instituciones más atacadas, no solamente en el siglo XXI sino que a lo largo de toda la historia a través del adulterio como un mal silencioso.

familia-divorciada-640x200

El adulterio es un problema social en el cual incurren tanto hombres como mujeres. Se ha considerado históricamente que el hombre es quien regularmente comete adulterio, pero no es así, cada vez mas mujeres están engrosando las filas de personas que cometen adulterio en la sociedad moderna. El adulterio es un mal silencioso porque aun cuando ocurre frecuentemente no siempre sale a la luz. Si es el esposo quien comete adulterio en muchas ocasiones no se expone el problema para no dañar la imagen de éste dentro de la sociedad, o dentro de la iglesia. Si es la mujer quien lo comete, aún mas se calla para no avergonzar a su cónyuge, no herir su ego de macho. También es silencioso porque en la mayoría de casos se evita el involucramiento de otros miembros de la familia, especialmente los hijos del matrimonio y los parientes mas cercanos. También es silencioso porque no se conocen las reacciones de los de afuera ante la situación que se vive dentro de la familia. Al carecer de conocimiento, instrucción y formación sobre este tema las familias están cada vez mas expuestas a terminarse por causa del adulterio. A veces se cree que esta solo fue una mala decisión en un momento de susceptibilidad pero se olvida que hay condiciones mas de raíz que vienen marcando la vida de los hombres y las mujeres que cometen adulterio. Si bien es cierto que el adulterio es silencioso también su consecuencia es escandalosa, y muy perjudicial.

adulterio visual

El adulterio genera problemáticas aun mas graves, que dañan a la familia. El divorcio, abusos interfamiliares, desintegración familiar, carencia de afecto, irresponsabilidad parental, solo algunas de las consecuencias que acarrea el adulterio para las familias. Ante esto, debe hacerse las preguntas correctas para comprender de mejor manera este fenómeno social. Si se ha dicho que la familia es el ente formador de los individuos entonces ¿cuánta influencia tienen los padres, tanto en hombres como en mujeres, para que estos cometan o acepten el adulterio? Acaso ¿las experiencias vividas dentro de la familia son un factor influyente para cometer adulterio? ¿podría un padre condicionar a su hijo desde su niñez para que este no considere a la mujer como alguien igual a él? ¿pueden acaso los padres condicionar la mente de los hijos varones para que este no valorice al sexo opuesto? ¿cuáles son las enseñanzas que dan las madres a las hijas para que estas lleguen a considerar el adulterio como algo común dentro de las familias?

Además de la familia como ente formador, la sociedad o el contexto donde se vive podría influir a este problema, por ello hay que preguntarse ¿será que nuestro contexto latinoamericano le permite a los hombres tener ciertas libertades que la mujer no puede gozar? ¿influye en las familias tener cierto nivel de escolaridad para cometer adulterio? o ¿se puede dar en cualquier nivel social? ¿cuánto resienten los hijos un divorcio de sus padres? ¿cuan preparados están para decidir entre sus padres? Y hablando de la iglesia ¿cuánto influye la formación espiritual de los hijos para que estos no cometan adulterio? ¿cuánto esta haciendo la iglesia para que las familias estén esforzándose por cultivar su relación de pareja? ¿cuántos hogares dentro de las iglesias se han divorciado por causa del adulterio? ¿a que se debe que muchos líderes, pastores también están siendo víctimas del adulterio?

divorcio

Es urgente decir que cada vez mas se incrementan los números de divorcios dentro de familias creyentes y no creyentes, porque uno o ambos cónyuges cometieron adulterio. Lo que nos indica que cada vez mas parejas están perdiendo el valor que tiene la familia y su papel relevante para la sociedad. No solamente eso, también se ha ido desvaneciendo la idea que el matrimonio es una institución con tintes eternos y no una relación a corto o mediano plazo. Las parejas modernas ya no creen en el matrimonio, es mas, muchos prefieren adquirir solo el compromiso desde el punto de vista legal pero no espiritual, porque ya están condicionados a una posibilidad de ruptura. Incluso algunos llegan a pensar que si el matrimonio no funciona debería existir un relación como tipo plan B, lo cual les garantiza un seguro para evitar la soledad futura.

Se ha diluido de a poco el concepto divino del matrimonio, el cual Dios ha establecido para que hombres y mujeres vivan fielmente para toda la vida. En gran parte porque las iglesias no están tan preocupadas por discipular en esta área, la cual se considera ajena o apartada de la iglesia. No cabe dentro de la planificación anual de las instituciones, no tiene mas relevancia que la construcción de un nuevo templo, o mejorar las instalaciones, y no lo hacen porque, no saben como abordar y tampoco tienen los recursos para hacerlo. Poco se habla hoy día de lo que Dios quiere para las familias. Se ha perdido el concepto de liderazgo de tipo patriarcal, donde un padre sentará las bases para que futuros hijos, nietos, bisnietos, sean igualmente líderes familiares que modelen un estilo de vida opuesto a la realidad de una sociedad que no conoce de Dios.

Sanando nuestro matrimonio (1era. Parte)

Sabían ustedes que tristemente el adulterio es una de las principales razones por las cuales mas matrimonios se divorcian actualmente dentro de las sociedades modernas. Tanto matrimonios jóvenes como no tan jóvenes se están destruyendo a causa de este terrible problema social, ojo, problema, no solución. El adulterio es un problema que afecta tanto a creyentes como a no creyentes. No discrimina a nadie. Cada día mas hijos también se ven afectados por causa de la infidelidad de uno o ambos de sus padres.

En uno de sus artículos, el pastor y conductor del programa radial: La Familia es Prioridad, el pastor Víctor Súchite pregunta: “¿Sabía usted que según las estadísticas actuales, aproximadamente el 60% de los hombres casados y el 40% de las mujeres casadas le han sido infieles a sus parejas, al menos en una oportunidad (la familia es prioridad, programa radial) escuche bien, al menos en una oportunidad. Es decir que debemos aceptar que el adulterio es un hecho muy común dentro de las familias en el mundo entero.

Cuando analizamos esta pregunta y estas cifras, no es muy difícil decir que, muy probablemente dentro del grupo de lectores de este blog existan personas que han atravesado por tan amarga experiencia, o incluso en este preciso momento estén atravesando un proceso de esta naturaleza, o están ya considerando el divorcio como una de las opciones para resolver dicho problema, o a penas están viviendo una etapa de asimilación tras la confesión de su cónyuge, o bien ya, favorablemente, han iniciado un proceso de restauración matrimonial. Sea el caso que sea, en los próximos artículos abordaremos el adulterio como tema central y nuestro objetivo es poder ayudar a sanar los corazones de aquellos matrimonios que han sido dañados.

sanando el corazón de mi cónyuge

El adulterio, como todos los pecados que el hombre comete, no es un acto que surja de la noche a la mañana. Es mas bien un proceso, en donde todo aquel hombre o mujer sin darse cuenta, o conscientemente, se empieza a exponer a una situación de mucho riesgo hasta que llega el momento en el cual finalmente termina cometiendo pecado. Es por ello que antes de sanar un matrimonio herido, necesitamos conocer tres peligros a los que estamos expuestos como matrimonios actualmente y cuales son las soluciones que la Biblia nos ofrece para evitar caer en tales peligros.

Primer Peligro: FALTA DE VALORACION CONYUGAL

En la vida, tanto hombres como mujeres necesitamos sentirnos valiosos como seres humanos. Necesitamos saber que representamos algo para alguien. Nos gusta saber, por naturaleza que las personas, y en este caso especifico nuestro cónyuge nos valora. Que significamos algo para él o para ella. Que cada acción, actitud, esfuerzo, que hacemos representa algo valioso para nuestra pareja. Gary Chapman, en su libro: Los cinco lenguajes del amor dice que: “Los psicólogos han llegado a la conclusión de que la necesidad de sentirse amado es una de las necesidades primarias del ser humano”. Para una persona es prioritario sentir que alguien lo ama y que lo valora. Desde su niñez busca llamar la atención de sus padres, le gusta que reconozcan sus gracias, incluso sus travesuras. Por ello cuando un nuevo miembro llega a la familia los hermanos mayores se vuelven mas inquietos porque sienten que les están robando atención. Necesitan sentirse apreciados y no que están pasando de moda. Ya que no existe peor situación para una persona que sentirse devaluado. Porque esto los pone en la categoría de inútiles u obsoletos. Le gusta recibir una palmada en el trabajo por su buen desempeño, o aplaudido después de una conferencia. O que le reconocen por ser buen estudiante. En fin, le gusta sentirse valioso.

bien_hecho

Todos en general buscamos ser reconocidos por lo que somos y también, porque no decirlo, por lo que tenemos y hacemos. Es parte de nuestra naturaleza humana. De igual manera en las relaciones sentimentales, desde el noviazgo todos procuramos ganarnos la admiración de nuestra pareja. Tratamos de presentar nuestra mejor imagen delante de ellos, nos esforzamos cada día para que nuestra pareja conozca el lado mas interesante de nosotros. Procuramos que nos vean como personas de bien, que tenemos educación, que somos esforzados, que somos amables, con buenos sentimientos y valores. Jamás queremos que vean nuestro mal genio, o nuestros defectos. Queremos ganarnos el corazón de nuestra pareja a base de nuestros mejores argumentos. Y lo conseguimos. Sin embargo, es triste reconocer que: una vez casados muchas cosas cambian, y una de ellas es la falta de valoración conyugal. Quiero mostrarte dos casos de falta de valoración conyugal:

A. Esfuerzos invisibles.

Una critica que comúnmente hace un esposo hacia su esposa es que ella no trabaja como él. NO RECONOCE QUE: Su esposa a diario lidia con todas las tareas que se deben hacer en casa: como limpiar la casa, ordenarla, lavar ropa, doblar, planchar, si hay niños, cuidarlos. Cocinar. Toda esposa desearía al menos una vez a la semana escuchar que la comida esta deliciosa, que la casa se ve hermosa, o un ramo de rosas que le hagan ver que se le reconoce por todo lo que ha hecho en su duro día de trabajo. Sin embargo este trabajo casi nunca se ve y menos se agradece.

Por otro lado, el esposo, todos los días sale a bregar a la calle. Se esfuerza porque todos los días pueda mantenerse vigente en su trabajo. Se expone a las dificultades y peligros de la calle, con la finalidad de sostener el hogar de una manera agradable. Pero, TAMPOCO SE RECONOCE su esfuerzo. Es casi seguro que de vez en cuando le gustaría escuchar a él también que se le agradece por todo lo que hace día con día para traer el sostenimiento económico de la casa. Si a la esposa le gustaría recibir un ramo de rosas en reconocimiento a su trabajo, al esposo también le gustaría cenar algo especial de vez en cuando por las luchas que sostiene.

reconocimientos invisibles

Nuestros esfuerzos no deberían ser inasibles para nuestro cónyuge. No deberíamos ser ajenos a la necesidad del otro. Pues, al no existir esta clase de valoración dentro del matrimonio, empiezan a formarse grietas dentro de la relación. Se empiezan a formar rupturas y se empieza a dar también paso a los malos pensamientos, o las frustraciones para que entren por esas grietas. Cada espacio se empieza a llenar de ideas y estas ideas se convierten en  pensamientos y luego en palabras. Y palabras que hieren.

La Semillas de Fe para esta situación:

  1. Para el esposo: recordar que en todo momento la Biblia nos manda a amar a nuestra esposa. De la forma en que Cristo amó a la iglesia. Entregándose sacrificialmente a ella. (Ef. 5:25). En este caso amarla significa valorar todo lo que hace para mantener el equilibrio en el hogar. Amarla es reconocer que posiblemente ella antepuso la familia por sus sueños profesionales, o personales, ya que muchas esposas se dedican completamente al hogar. Y lo hizo por amor a él y por amor a Dios. El esposo debe amar a su esposa sin importar que ella ya no tenga todo el tiempo de antes para arreglarse para su visita. Debe amarla aun cuando halla días donde no se vea deslumbrante. Debe amarla por cada detalle que llevan su sello dentro de la casa.
  2. Para la esposa: someterse a su esposo. Es decir, subyugarse a él. Respetando la posición que Cristo estableció para él dentro del matrimonio. Subyugarse es entender que su esposo es su cabeza. Es el hombre que merece no solo su respeto sino su admiración. Cada mujer que ve a su esposo como se esfuerza por traer el sustento a casa lo respeta. Nunca menosprecia lo que hace, sea un albañil, agricultor, vendedor de periódicos, sea lo que sea, porque lo importante es que lucha todos los días por que a la familia nunca le falte el alimento en la mesa.
  3. Para ambos: Recordar que: El amor no se comporta con rudeza (1Cor. 13:5a). No se deben menospreciar uno al otro, sino mas bien motivarse, incentivarse, exhortarse para que juntos puedan salir adelante. Que siempre existan palabras de halago, de valoración, tal y como cuando eran novios.

Continuaremos en el siguiente articulo, mientras tanto, haz tu lo posible y deja que Dios haga lo imposible.