¿Aun no lo comprenden?

qingxikuibeike2008052013093

El apóstol Pablo fue muy tajante con los gálatas al darse cuenta que rápidamente habían dejado de lado sus enseñanzas para volver nuevamente a la observación de las practicas judías. Los llamó insensatos –por decirlo alguna manera ligera– por haber dejado de lado el sacrificio de Cristo por volver a las obras de la Ley. Pablo no comprendía cómo era posible que ellos prefirieran volver a La Ley y abandonar la FE en Cristo Jesús. Al observar tal asombro de Pablo, automáticamente mi mente me remonta a los días del éxodo.  El pueblo De Dios actuando y pensando de la misma manera. Constantemente deseaban volver a Egipto donde fueron duramente esclavizados, donde prácticamente no conocían ni un poco lo que significa libertad. Su anhelo era volver atrás cuando se enfrentaban a lo que no entendían. Tengo que decir que desde este lado de la historia las cosas parecen simples pero en las sandalias de ellos por supuesto que no lo fue. Ellos no comprendían los planes De Dios para sus vidas. No lograban ver el mañana en la tierra prometida porque no creían a Dios. Veían solamente su realidad presente. Nunca entendieron que el desierto era una escuela para ellos.

En una devocional leía acerca de unos arboles que estaban encerrados en una cúpula de vidrio en un desierto y que aun sin estar con viento se habían caído, y que la conclusión de los científicos fue que su poca resistencia se debía a que nunca fueron sometidos a vientos fuertes. No desarrollaron resistencia porque nunca experimentaron una fuerza que los ayudara a desarrollarla. Eso era el desierto la fuerza que los ayudaría a desarrollar resistencia a las dificultades. Y sobre todo les ayudaría a desarrollar su Fe en Dios.

Sumado a que el pueblo de Israel no comprendía lo que Dios hacía porque no se habían podido desprender de la mentalidad de esclavos. Vivieron tantos años en esa condición que no entendían que ahora la Gracia De Dios se encargaba de ellos. Cuando debían recoger Maná o codornices, siempre querían acaparar mas de lo que debían, porque su mentalidad de esclavos no les permitía ver que todos los días Dios se encargaría de ellos. Los esclavos reciben raciones ocasionalmente, los hijos De Dios se sostienen de la provisión del Padre. Entonces, gálatas, judíos o cualquier ser humano siempre va preferir irse a la segura, a lo que puede ver, a lo que puede palpar, como reza un refrán “lo comido es lo seguro”. De ahí que prefiere erigir imágenes de barro, de yeso, de metal, porque le resultan mas fácil adorar lo que ve. Pero en Dios las cosas son diferentes, no por gusto en tres pasajes distintos se escribió “El justo vivirá por la fe”. Y Pablo se lo enseñó a los corintios “porque por fe andamos y no por vista”.

Pero repito, de este lado de la historia las cosas parecen simples pero en las sandalias de ellos por supuesto que no lo fue. Ellos no comprendían los planes De Dios para sus vidas. Como tampoco hoy día muchos no lo reconocen. Dios obra en nuestras vidas aun sin nosotros darnos cuenta, sin notarlo. Él esta trabajando en silencio, esta puliendo nuestras aristas mas agudas. Dios no piensa dejar a sus hijos,  y existe mucha evidencia para demostrarlo. Me remito a dos versículos nada mas. En el AT siempre en el éxodo del pueblo, dice en Números 9 y 10 que la nube y la columna de fuego representaban la presencia De Dios, y que nadie se movía si Ella no lo hacía, y que no se apartaba de ellos en ningún momento. Entonces Dios nunca los dejó solos pese a ellos mismos. En el NT Jesus prometió la llegada del Espíritu Santo para que permaneciera con nosotros. Y un extra: El nombre del Hijo De Dios es Emanuel que significa Dios con nosotros.

Entonces antes de dar un paso atrás y abandonar este precioso camino, antes de volver al vomito como lo hace el perro, antes de volver a revolcarte en el fango como lo hace el cerdo que ha sido limpiado, piensa que solo en Cristo hay libertad. Piensa que solo por medio del poder del Espíritu Santo podemos disfrutar de la verdadera libertad. Y sobre todo meditemos en lo que Pedro le dijo a Jesús, ¿a quién iremos? tu tienes palabras de vida eterna (Jn 6:68).

Me despido diciendo, haz tu lo posible y deja que Dios haga lo imposible.