SUFRAMOS POR CAUSAS JUSTAS

1Pedro 3:17 dice: pues es mejor padecer por hacer el bien, si así es la voluntad De Dios, que por hacer el mal“.

Tres grandes verdades destaco de este pasaje.

  1. Primera verdad: ningún cristiano está exento de problemas, o sufrimientos. No existe ninguno que pueda decir que vive sin problemas porque mentiría. Todos absolutamente todos, desde el pastor mas reconocido, hasta el hermano más desconocido, puede vivir tiempos de zozobra, y angustia. Por ello, si una persona dice: “ven a Cristo y Él acabará con todos tus problemas”, definitivamente no está siendo sincero. Está vendiendo humo. Porque Jesús mismo dijo: “en el mundo tendrán aflicciones…” Por tanto, que quede claro que mientras no estemos en presencia de Dios, siempre estaremos expuestos al sufrimiento y al dolor.

Sin embargo Pedro está diciendo que si has de sufrir que sea por una causa justa, y esa causa es Cristo. Pedro le escribió a una iglesia perseguida, una iglesia martirizada y alejada de casa. Le escribió a una iglesia que estaba siendo acusada injustamente por el gobernante en turno. Una iglesia que estaba sirviendo de chivo expiatorio de un crimen que no había cometido. De esa cuenta entonces, los sufrimientos eran inevitables.

Pero Pedro deja claro, que por esta clase de circunstancias si vale la pena sufrir. Porque Cristo no es una causa perdida, es la mejor causa que una persona puede seguir. Si tú eres misionero y estas siendo perseguido, te digo, estas sufriendo por hacer el bien. Si eres pastor y estas atravesando tiempos difíciles, animo, estas sufriendo por hacer el bien. Si eres líder y estas experimentado pruebas difíciles, sigue adelante porque es por una buena causa. Sin importar lo que hoy vivas, no te desanimes, Dios está contigo.

  1. Segunda verdad, la Soberanía De Dios es permisiva. Hay circunstancias que parecieran estar fuera del alcance de las manos De Dios, pero no es así. En la Biblia tenemos pasajes que nos demuestran de qué manera la Voluntad de Dios es permisiva. Tenemos el caso de Job, Dios permitió que Satanás lo hiriera con una serie de padecimientos, y no de cualquier tipo, pero en su tiempo lo restauró a causa de su fidelidad. Otro caso, el más importante, Nuestro Señor Jesucristo. Dios permitió que en su pasión el padeciera todo tipo de dolor, burlas, golpes, ofensas, escupitajos, etc., porque esa fue Su Voluntad. De no ser así, jamás hubiera dejado que alguien pudiera hacerle daño, o atentar contra la Vida de su Unigénito Hijo.

 En otras palabras estoy diciendo que Dios permite el sufrimiento de sus hijos si es esa su voluntad. Y no porque sea malo, o injusto, o despiadado, sino porque Él conoce que estas situaciones adversas sirven como crisol para purificar su fe (1Pe 1:6). Y quien más que Pedro para saberlo, pues Jesús mismo le advirtió que al igual que a Job, el diablo había pedido permiso para zarandearlo pero Jesús anticipadamente había orado para que la fe de Pedro no fallara y luego de pasada la prueba fortaleciera a sus hermanos (Lc 22:31-32) y todos sabemos cómo fue transformado Pedro, nada más que se volvió el líder principal de la iglesia primitiva.

Dios también puede permitir circunstancias sociales, puede permitir gobiernos rebeldes, abusivos, puede permitir dictadores como vemos en Latinoamérica y otros países, puede permitir malos gobernantes, puede permitir legisladores que defiendan a los animales pero permitan los abortos como recién ocurre en Chile. Puede permitir que se promulguen leyes que impulsen a los homosexuales a vivir a su manera, como lo vemos en USA y otros países que están a favor de este movimiento.

Dios permite todo eso no porque sea un flojo, o esté de acuerdo. Para nada, ni es flojo y para nada estará de acuerdo con tales aberraciones pues Él es un Dios tres veces Santo. Dios desea que todos los hombres vengan al arrepentimiento y al conocimiento de su verdad, pero esta opción tiene fecha de caducidad. Llegará un día, el día grande, donde Él les aplicara su Ley Justa a cada uno de aquellos que decidieron vivir bajo sus propias normas de conducta y entonces ahí será el lloro y crujir de dientes.

  1. Tercera verdad: también se puede sufrir por causas incorrectas. Así como se puede sufrir por causa del Señor Jesucristo, una buena causa como se dijo previamente, también se puede sufrir por causa de acciones pecaminosas. Es decir, se pueden sufrir las consecuencias de una vida desordenada, o pecaminosa. Judas sufrió por traicionar a Jesús. Ananías y Safira sufrieron por tratar de engañar al Espíritu Santo, en el A.T. vemos a Sansón sufriendo por incumplir su voto, y así tantos y tantos personajes que nos pueden servir de ejemplo que sufrieron las consecuencias de sus malas decisiones. Esto para Pedro es lo que considera causas por las cuales no vale la pena sufrir.

En conclusión, mientras estemos en esta tierra, el sufrimiento será parte de nuestras vidas. Dios puede permitir el sufrimiento en nuestras vidas, si es esa su voluntad. Y creyentes como no creyentes estamos expuestos a sufrir con la única gran diferencia que los creyentes saben que Cristo intercede por ellos, que el Espíritu Santo los consuela y no los deja huérfanos. Y sobre todo que un día ese sufrimiento terminará y se transformará en un gozo eterno cuando estemos en presencia de Dios.

Mi deseo es que si estas atravesando tiempos adversos, sean en Cristo y por Cristo y no a causa del pecado. Recuerda todo sufrimiento es temporal, un día el dolor se convertirá en gozo. La tristeza en alegría. Y la angustia en regocijo por toda la eternidad.

Me despido como siempre diciéndote: haz tu lo posible y deja que Dios haga lo imposible.  

 

 

Anuncios

Estrategias misioneras de Pablo en la Iglesia de Filipo (Conclusión)

 En el articulo previo iniciamos viendo algunos elementos que contiene la carta de Pablo a los filipenses, ahora continuemos a partir de un aspecto teológico relevante, la salvación.

salvacion

  1. La Salvación

El Evangelio ha progresado, ha avanzado. Los filipenses no han dejado de participar del Evangelio (1:5), La teología paulina expone que en el proceso salvífico la Trinidad tiene participación. La Salvación la inicia Dios, Jesús la lleva a cabo, y el Espíritu Santo permite al creyente experimentarla.

  1. La cristología

La carta a los filipenses también deja un mensaje cristológico. Como la mayoría de la teología paulina, la carta a los filipenses también centra su mensaje en Cristo. Como se dijo previamente la salvación es alcanzada por medio de Cristo. El himno del capitulo dos enseña a los receptores de la carta y a los cristianos de este siglo, una excelente manera de llevar la vida cristiana (2:1-11). Pablo invita a que exista en la vida del creyente el mismo sentir humilde que hubo en Cristo. Que toda persona que ha creído en Cristo debe ver a los demás como superior a él mismo. Pablo quiere que el creyente ponga su mirada en la actitud que Cristo tuvo, al despojarse de sí mismo, no se aferró a su Gloria y se hizo hombre. Las relaciones del ser humano redimido deben estar basados en la vida de Cristo. Debe ser modelada su vida a la vida de Cristo.

 La Escatología

En 1:6, 10; 2:16 Pablo describe el día de Cristo como el día de la consumación de la salvación, es decir la segunda venida de Cristo. La teología paulina del “ya pero todavía no” es manifiesta en la carta también. Si bien es cierto los filipenses se jactaban de su ciudadanía romana, en Cristo se debe gozar de la ciudadanía celestial que ya posee (Fil 3:20). Mientras esta en este tiempo ya goza de las bendiciones del Reino pero aun no se completa el gozo, sino hasta el día de Cristo. Las dificultades presentes y las necesidades son parte de la vida cristiana pero la iglesia esta llamada para obtener el premio escatológico final (3:14).

rapto1

 Análisis misionero estratégico

 El segundo viaje misionero de Pablo al igual que los otros viajes alcanzó sus objetivos primordiales, que las personas conocieran el mensaje salvífico a través del Evangelio. La vida y pasión de Cristo fue el tema central de su predicación. Las estrategias misioneras de Pablo fueron varias.

  1. Dependencia del Espíritu Santo

En el versículo 6 del capitulo 16 del libro de Hechos, se narra como fue prohibida la llegada de Pablo en Asia, por medio del Espíritu Santo. También dice el texto que se los impidió en Bitinia. A través de una visión se les mandó predicar en Macedonia. Entonces toda expedición misionera debe estar dispuesta por la dependencia al Espíritu Santo. Antes de iniciar el primer viaje misionero fue el mismo Espíritu quien pidió a Pablo y Bernabé para emprender esta travesía.

  1. Iglesia enviadora

La labor misionera debe estar apoyada por una iglesia que lo respalde. En el primer viaje misionera de Pablo la iglesia oró por ellos antes de empezar este recorrido. El trabajo misionero resulta mas difícil llevarlo a cabo sino se cuenta con una iglesia que lo respalde. La iglesia se compromete a orar constantemente por el misionero, se puede y debe comprometer con el sustento económico, y el cuidado pastoral.

  1. Apoyo misionero

Otro aspecto relevante de la labor misionera de Pablo es que generalmente viajaba acompañado. Realizaba la labor misionera pero también discipulaba a quienes lo acompañaban. En el caso de Lucas como se ha dicho pudo ser quien se quedó a cargo de la iglesia de Filipos. Pablo buscó que otras personas se involucraran en el trabajo. Para el caso de los casados su esposa se convierte en apoyo a su labor, pero también se requiere formar equipos de trabajo en la labor misionera. La ayuda fraternal ayuda mucho en esta causa.

iglesia-misionera-cruz-reflejada-en-mapa

  1. La ubicación de los lugares de reunión

 Conociendo que las personas se reunían en los días de reposo, Pablo fue en búsqueda de ellos. Una estrategia que Pablo empleó fue esa precisamente que los lugares donde predicara estuvieran concurridos. En algunos casos fueron las sinagogas donde Pablo discutía sobre el cumplimiento de la llegada del Mesías. A través de ello muchas personas aceptaron que Jesús era aquel a quien ellos esperaban.

  1. El mensaje es predicado sin restricción

En el primer grupo de personas alcanzadas en Filipo se encontraba Lidia. Y otras mujeres. Es decir que no puede limitarse la predicación a un grupo especifico de personas. Pablo a pesar de ser judío no vio con malos ojos predicarle a aquellas mujeres. De igual manera sucedió con la familia del carcelero que se convirtió durante el incidente en la cárcel. Pablo estaba fijado en predicar el Evangelio y eso hizo. Sin distinción.

  1. Enfrentar las adversidades

La joven endemoniada resultó un problema para Pablo, pero no fue razón para no enfrentarlo. Esto le acarreó mas problemas aparentemente pero no fue así. Le abrió la posibilidad de predicarles a otros como el carcelero y su familia.

  1. Seguimiento a la iglesia

Como se ha dicho se presume que fue Lucas quien se quedó asignado para continuar la labor con la iglesia de Filipo. Un gentil a los gentiles. Una iglesia autóctona guiada por alguien que pudiera identificarse con ellos. Los misioneros pueden plantar iglesias pero es mejor cuando se establecen liderazgos propios de los lugares donde se planta las iglesias.

Estrategias misioneras de Pablo en la iglesia de Filipo (2da Parte)

En el articulo anterior vimos el contexto histórico de la ciudad de Filipo, ahora veamos el contexto histórico de la iglesia en Filipo. 36489 002-4 BIBLE MAP

  1. Contexto histórico de la iglesia de Filipos

En su segundo viaje misionero el apóstol Pablo llegó a la ciudad de Filipos según relata Lucas en (Hechos 16:11-40). Luego de haber zarpado de Troas, y haber pasado por Samotracia, Lucas relata que un día después al puerto de Neápolis, y de allí a la ciudad de Filipos, (Hechos 16:11). La iglesia de Filipos puede decirse que fue la primera iglesia fundada por Pablo en Europa. El año en que Pablo arribó a Filipos es incierto. Para algunos escritores como Gordon Fee, Pablo llegó por el año 49 d.C. para otros como Hendriksen y Macarthur fue alrededor de los años 50 al 52. Para la llegada de Pablo a Filipos la ciudad ya no era tan basta en sus minas de oro, la constante explotación habían agotado por completo los yacimientos del metal precioso. Los acompañantes de Pablo en este viaje misionero eran: Silas, a quien Pablo escogió luego que se separara de Bernabé y el joven Timoteo, quien se les unió en Listra. Timoteo era hijo de madre judía y padre gentil (16:1). Pablo decidió circuncidarlo por causa de los judíos (16:3).

En Hechos 16:10-16, Lucas habla en primera persona plural, con lo cual se puede entender que dentro de los acompañantes de Pablo también se encontraba él. Para Everett Harrison Lucas fue quien se quedó a cargo de la iglesia de Filipos, al término del trabajo misionero y la partida hacia Tesalónica. La condición de gentil le permitió adoptar el rol de pastor de aquella iglesia naciente.[1] Como previamente se ha dicho, Filipos era una ciudad en su mayoría gentil. Los habitantes judíos eran muy escasos. Esta es la razón por la cual se concluye que no existía una sinagoga judía. Según los preceptos rabínicos se necesitaban diez varones judíos, que fueran cabeza de hogar, para formar una sinagoga.

Al carecer de un lugar de reunión, dice el texto que Pablo y compañía salieron fuera de la ciudad, junto al río Gangites, (16:13), –por cierto que el nombre de este río no aparece en el relato bíblico– donde se habían reunido un grupo de mujeres a orar. El hecho que las buscaran a las afueras de la ciudad y cercano al río es porque cuando los judíos no tenían sinagogas realizaban sus reuniones de oración por lo general lo hacían a orillas de los ríos, también las sinagogas las construían cercanas a los ríos por causa de las abluciones que realizaban. El imperio romano toleraba las reuniones de los judíos aunque preferían que estos salieran de los contornos de las colonias cuando se trataban de cultos religiosos distintos a los que practicaban ellos. En conclusión, la ciudad de Filipos era una ciudad europea, de origen griego, históricamente importante y políticamente también. Privilegiada por el imperio, orgullosamente romana, rica en minerales y en su comercio proveniente de su agricultura. Con escasa población judía y plagada de costumbres religiosas paganas. Con estos antecedentes debe observarse ahora, el contexto teológico de la ciudad.

  1. Contexto Teológico

Como se ha dicho la ciudad de Filipo era mayoritariamente gentil, por ende sus practicas eran paganas e idólatras. Para una comprensión mas profunda deberá verse a Filipos durante la llegada de Pablo y la enseñanza posterior que Pablo realiza en la carta que les envía.

  1. El contexto teológico de Filipo a la llegada de Pablo

La oposición demoniaca y la idolatría de aquella ciudad eran opuestas al mensaje paulino. La creencia religiosa de los filipenses a la llegada de Pablo era netamente politeísta. Dentro de la ciudad romana de Filipos, Pablo tuvo que enfrentar diversas situaciones. Lo mas destacado fue el problema de una joven endemoniada, quien estaba poseída con espíritu de adivinación, ella era usada por unos hombres para obtener ganancias con las adivinaciones que realizaba. Pablo practicó un exorcismo a aquella muchacha lo cual provocó el descontento de sus amos y por esa razón Pablo y compañía fueron encarcelados.

Filipos

Al ser una nación pagana, fue fácil para aquellos hombres acusar a los misioneros delante de los magistrados de enseñar practicas distintas a los que ellos realizaban. Tanto la población como los magistrados aprobaron la acusación de aquellos hombres y esto derivó en que a Pablo y sus compañeros de milicia se les azotara y se les encerrara en la prisión (16:16-24). Pablo tuvo que enfrentar también el tema del pecado que por lo general existía en todas las ciudades gentiles. Según lo descrito en 2Cor. 8:1-5, Pablo visitó una segunda vez Filipos, la referencia en esta carta es que en el tercer viaje misionero Pablo visitó a las iglesias de Macedonia. Lugar donde según describe la gracia de Dios sobre abundaba. Pablo describe además que esta iglesia es generosa pese a sus circunstancias económicas.

  1. El contenido teológico de la carta a los Filipenses

La carta a los Filipenses esta incluida dentro de las denominadas cartas de la prisión. Es una carta practica, no contiene referencias veterotestamentarias. Sin embargo hubo temas teológicos relevantes que Pablo enseñó a través de esta misiva.

  1. La Salvación

El Evangelio ha progresado, ha avanzado. Los filipenses no han dejado de participar del Evangelio (1:5), La teología paulina expone que en el proceso salvífico la Trinidad tiene participación. La Salvación la inicia Dios, Jesús la lleva a cabo, y el Espíritu Santo permite al creyente experimentarla.

[1] 338

Estrategias misioneras de Pablo en la Iglesia de Filipo

Introducción

La plantación de iglesias es un proceso que requiere de personas que estén dispuestos a realizar el trabajo misionero. Además de ese compromiso los plantadores de iglesias deben ser miembros confiables, que testifican con sus vidas lo que han creído, personas maduras, irreprensibles, y preferentemente que posean conocimientos bíblicos-teológicos. La plantación de iglesias es un trabajo que requiere también de mucha planeación estratégica para llevarlo a cabo. Existen aspectos que deben tomarse en cuenta a la hora de plantar una iglesia, como por ejemplo, conocer la cultura, las costumbres y tradiciones, sus creencias religiosas y si es posible saber hablar el idioma materno de los lugares a donde se piense plantar una iglesia. Enfáticamente debe decirse que ningún viaje misionero debe realizarse sin antes haber estudiado estos elementos.

Pablo Misionero

Previo a adentrarse al aprendizaje de las estrategias utilizadas por Pablo al establecer la iglesia de Filipo, es necesario en primer lugar conocer sobre el contexto histórico de la ciudad de Filipos. Conocer cuales fueron sus orígenes, las circunstancias sociales en las que se encontraban a la llegada de Pablo. En segundo lugar conocer cuales son los asuntos teológicos que tuvo que enfrentar y también tuvo que resolver luego de haber fundado la iglesia de filipenses. Así como también conocer cuales eran sus concepciones religiosas, sus creencias y sus comportamientos sociales. Y así finalmente conocer cuales son las estrategias que pueden emplearse para poder llevar a cabo esta labor misionera a partir de lo realizado por el apóstol Pablo.

Análisis Histórico

  1. Origines de la ciudad.

FiliposLa ciudad de Filipos fue conocida originalmente como Krenides que significa: las pequeñas fuentes o fuentes. Este nombre tiene su origen porque en Filipos se encontraban una grande y variada cantidad de manantiales que se encontraban cercanos a la ciudad[1]. Filipos estaba ubicada en el extremo oriental, rodeada de grandes llanuras fértiles en la Macedonia central. Estaba a 16 km del mar, del Golfo Neáopolis (ciudad nueva) para ser mas precisos, que actualmente es conocido como Kolpos Kavallas. La ciudad estaba cercana a la Vía Ignacia. Los romanos fueron hábiles constructores de carreteras, implementaron nuevos sistemas de construcción y aportaron materiales que antes no habían sido usados para la construcción de caminos. La Vía Ignacia era una de estas carreteras construidas por ellos, su longitud era de 530 km, desde la costa este hasta la costa oeste de Macedonia.

[1] Biblia de estudio Macarthur

      2. Los fundadores de la ciudad

La ciudad fue fundada por colonos griegos de la isla de Tasos alrededor del año 360 a.C. El nombre de Filipos proviene de su conquistador, Felipe II de Macedonia. Quien fue padre de Alejandro Magno. En el año 356, Felipe II se dice que conquistó la ciudad por dos razones importantes. En primer lugar por su situación estratégica. Tanto por abastecimiento de alimentos como por la provisión de agua, Filipos era un lugar apropiado para fines militares y políticos. En segundo lugar se dice que Felipe II llegó a Filipos porque la ciudad contaba con grandes depósitos de oro. La explotación agraria y mineral fueron dos razones suficientes para que la ciudad fuera conquistada por Felipe II.

Uno de los sucesos que le dan importancia en el plano histórico a Filipos son las dos batallas que se libraron en el año 42 a.C. Por un lado estaban Antonio y Octaviano, vengadores de la muerte de Julio César y por el otro estaban Casio y Bruto, quienes además de haber dado muerte a Julio César, eran defensores de la república romana. Luego de dos terribles batallas, las fuerzas de Antonio y Octaviano derrotaron a los ejércitos de Casio y Bruto. Esta batalla puso fin a lo que aquel entonces era conocida como la República Romana, y dio paso al Imperio Romano. Filipo se convirtió en colonia militar romana, fue rebautizada como Colonia Julia Filipense[1]. Posteriormente Octavio luego de derrotar a Antonio en el año 31 a.C., en la batalla de Actium, llegó a convertirse en el emperador César Augusto, en el año 29 a.C. La ciudad por estrategia de Octavio fue poblada con militares retirados. Con esto aliviaban la situación demográfica de Roma y aseguraban la lealtad al Imperio.

Felipe II

      3. La colonia romana

Al convertirse en colonia romana, Filipo gozaba de los beneficios del imperio, entre ellos la ciudadanía romana. Filipos tenía autonomía del gobierno provincial y los mismos derechos otorgados a ciudades en Italia, incluido el derecho de la Ley Romana. No podían ser azotados, tampoco arrestados a no ser por casos extremos, y podía apelar sus derechos al emperador. Estaban dentro del registro ciudadano de Roma. Según Willian Hendriksen, Filipo era como una pequeña Roma. Como una ciudad imperial a escala menor[2]. Sus habitantes eran como la mayoría, orgullosos de ser ciudadanos romanos. Los filipenses usaban el idioma latín oficialmente. Aunque para cuestiones comerciales y la vida común el griego era el idioma utilizado ya que la ciudad estaba situada en Grecia. Los filipenses estaban exentos de pagar tributo sino que también gozaban de la posibilidad de comprar y vender tierras, o conservarlas si fuera el caso. Por estas descripciones puede deducirse que Filipos era una ciudad mayoritariamente gentil. Con pocos habitantes judíos.

[1] Willian Hendriksen, pág. 8

[2] Ibíd. 11

En el siguiente articulo continuaremos hablando sobre este tema.. mientras tanto haz tu lo posible y deja que Dios haga lo imposible.