NUESTRA HISTORIA AUN NO TERMINA

No cabe duda de que el amor de Dios es tan grande y maravilloso, que puede tomar a cualquier persona, de cualquier condición, que viva en cualquier circunstancia, al peor de los pecadores y transformarlo, bendecirlo, prosperarlo, a tal punto hasta su descendencia alcanza bendición.