DESEOS DE GRANDEZA

“Al oír esto, los diez se indignaron contra los dos hermanos.” (Mateo 20:24 LBLA). 

No cabe duda que como seres humanos, el deseo de sobresalir está arraigado en nuestro ADN. La ambición de reconocimiento es una necesidad inalienable en nosotros. 

Soberbia

Que una persona niegue que ambiciona los lugares de prominencia, de reconocimiento, que quiera ser grande, es una total falacia. Todos sin excepción estamos añorando la aprobación de las masas. Queremos que cualquier cosa que hagamos, por sencilla que sea, se vuelva tendencia en redes sociales, que se haga viral.  Precisamente por eso las redes sociales se han vuelto tan indispensables en nuestra vidas, pues son el medio ideal para exponer todos esos deseos de grandeza que llevamos. 

Así que, presta mucha atención, porque hoy te daré una fórmula milenaria para que alcances fama, y reconocimiento. Está es la misma fórmula que aplicó el hombre más trascendente de la historia. De quien más se ha escrito a lo largo de los siglos. Y que le enseñó a sus aprendices el día que su tía le pidió que apartara para dos ellos lugares prominentes junto a Él en el cielo y con lo cual provocó que los otros diez se enfurecieran. 

La fórmula para alcanzar la grandeza es: SER SERVIDOR DE LOS DEMÁS

Jesús hizo una comparación que es por demás extraordinaria, les dijo que los poderosos del mundo a fuerza y opresión, se imponen ante los demás. Sin embargo, les dijo: “No ha de ser así entre vosotros, sino que el que quiera entre vosotros llegar a ser grande, será vuestro servidor, y el que quiera entre vosotros ser el primero, será vuestro siervo”. (Mateo 20:26-27 LBLA).

Nota el énfasis que hace en el hecho que la grandeza se alcanza únicamente SIRVIENDO. Y de acuerdo al orden de los valores del Reino para servir se requiere de quitarse todo tipo de pensamiento de grandeza. Es decir, se necesita ser humilde. El mismo Jesús dijo que “Él no vino a este mundo para ser servido sino para servir y dar su vida en rescate de muchos”  (Mt. 20:28). 

Entonces, tú puedes aspirar a grandeza bajo dos sistemas de valores. 

1.  Puedes ser grande de acuerdo a la ideología satánica. La cual será condenada por el envanecimiento del corazón (1Ti 3:6). La cual Dios resiste, aborrece (St. 4:6). O

2.  Puedes ser grande de acuerdo a la ideología del Reino. La cual consiste en despojarte de todo anhelo envidioso, egoísta y orgulloso, para sinceramente darle la Gloria al Señor en lo que haces. Pablo dijo: “¿qué pues es Apolos o Pablo, Servidores…” y así cualquiera. Solo somos servidores del mas glorioso de todos los Reinos, EL REINO DE DIOS. 

Si tras leer este escrito reconoces que en tu corazón ha estado ese anhelo de ser reconocido, o hay orgullo y vanidad en tu corazón te invito a que ores conmigo así: Señor, vengo delante de Tí humillado. Reconociendo que procurado más la gloria Iara mí que para Tí, ante lo cual hoy te pido perdón y te pido que me ayudes a que en todas las cosas mi anhelo sea darte la honra y gloria solo a Tí, en el nombre de Jesús oramos, Amén.  

Pablo dijo: “¿qué pues es Apolos o Pablo, Servidores…” y así cualquiera. Solo somos servidores del mas glorioso de todos los Reinos, EL REINO DE DIOS. 

Semillas de Fe

Espero que tú corazón sea buena tierra para que esta Semilla de Fe caiga, germine, crezca sanamente y de fruto al ciento por uno. 

Me despido como siempre diciendo: Haz tú lo posible y deja que Dios haga lo imposible. 

Semillas de Fe

LO QUE PUBLICAMOS HACE ECO EN LA ETERNIDAD

Mateo 12:35-36 dice: “El hombre bueno de su buen tesoro saca cosas buenas; y el hombre malo de su mal tesoro saca cosas malas. Y yo os digo que de toda palabra vana que hablen los hombres, darán cuenta de ella en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado”.

¿Significa entonces que cada que publico algo en mis redes sociales o hablo, o escribo, es tomada en cuenta por Dios? ¿Qué mis publicaciones si tienen repercusión eterna? ¿Quiere decir también que con las cosas que hablo, o publico estoy mostrando lo que realmente llevo en mi corazón, lo que soy en verdad? ¿Alguien bueno o alguien malo? La respuesta a todo esto es: si.

CADA PALABRA QUE PROFERIMOS HACE ECO EN LA ETERNIDAD. Revela quienes somos en verdad. Que es lo que hay dentro de nosotros. Dice si estamos dando frutos buenos o malos. Dice mucho acerca de lo que llevamos en el corazón. Y en el cielo se esta tomando nota de todo ello. ¿Cómo es posible esto?

CADA PALABRA QUE PROFERIMOS HACE ECO EN LA ETERNIDAD.

Déjame explicarte de esta forma:

El taquígrafo de tribunal es la persona encargada de registrar cada palabra que se dice durante un juicio. Todo lo que ahí se habla, él lo escribe. Esto sirve para evitar confusiones durante el litigio. Solo el juez puede pedirle que omita alguna palabra. Pues, de igual forma, pensemos que en el cielo tenemos un taquígrafo particular que esta recopilando cada una de nuestras palabras que expresamos en este lado de la eternidad y por cada una de ellas dice el pasaje, seremos juzgados, daremos cuenta, y seremos, o bien justificados o bien condenados. Nada se esta omitiendo.

Entonces, meditemos por un momento, ¿Qué estamos publicando en nuestras redes? ¿qué esta saliendo de nosotros cuando hablamos? ¿Serán a caso solo memes, videos sin sentido, expresiones inadecuadas, cosas que no edifican, publicaciones que solo sirven para sembrar odio, que despotrican contra todo y contra todos, que son ofensivas? ¿O estamos siendo de edificación y bendición para los demás?

Así que, no seamos ni consumidores ni propagadores de tanta basura informática. Seamos más bien como el hombre bueno, el cual expresa con sus palabras lo que internamente lleva, externa lo bueno de su interior, pero, a diferencia del hombre malo, lo que de él sale es bueno. Habla con propiedad, sin ofender, sin lastimar, sin herir la integridad de otros. No juzga nada con insensatez, ni siquiera se atreve hacerlo pues entiende que él no es Dios. No profiere maldiciones sino bendiciones. Alaba con sus palabras a Dios, lo exalta, le agradece, le canta, le ora, sus palabras son como aceite que sana las heridas. Entiende que sus palabras deben ser como sazonadas con sal, que debe hablar palabras de bien y no de mal. Suficientes cosas malas hay ya como para seguir propagando basura. Dejemos de creer que las palabras se las lleva el viento. Porque TODO LO QUE SALE DE NOSOTROS SIEMPRE HACE ECO EN LA ETERNIDAD.

Mi consejo final es el mismo que el diera el apóstol Pablo a los filipenses, “sean irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo; asidos de la palabra de vida, para que en el día de Cristo yo pueda gloriarme de que no he corrido en vano, ni en vano he trabajado (Filipenses 2:15-16).

Me despido como siempre diciéndote, haz tú lo posible y deja que Dios haga lo imposible.

 

¿Es mi oración genuina o hipócrita?

redes-sociales1Que populares se volvieron las redes sociales en nuestra generación. Como decían los abuelos, en mis tiempos no había nada de eso. En pocos años se han vuelto tan escandalosas las redes sociales que nos sorprende todo lo que podemos aprender y conocer de las personas. Tan populares y necesarias son que es casi imposible imaginar un mundo sin redes sociales. Por las redes sociales, muchos nos hemos vuelto escritores, poetas, modelos de pasarela, fotógrafos, periodistas, críticos, estadistas, humoristas, vendedores, e incluso hasta famosos por nuestras publicaciones. Existen personas que publican datos muy interesantes pero otros solo ruido (como dice un amigo: Rodrigo Mejía).

 Otros se han vuelto tan creativos para sacarse sus fotos que nos dejan con la boca abierta, en moto, en carro, en un árbol, selfie extremocon mascota, sin mascota, en avión, bebiendo licor, practicando deporte… en fin, las redes sociales, y específicamente el Facebook ha hecho que conozcamos mas acerca de las personas que antes ni acceso teníamos a ellas y también ha provocado que muchos hayan perdido la timidez de mostrar parte de sus vidas que antes no se habían atrevido a hacer. Lo que antes no podrías enterarte de tus amigos o conocidos, hoy son ellos mismos quienes se encargan de hacértelo saber. Hoy conocemos mas de sus gustos, sus pasiones, sus familias, sus preferencias y sus miedos. Cada día podemos saber hasta de lo que otros se comen, lugares que visitan y personas con las que andan, el nombre de la mascota, la marca de la ropa que les gusta usar, si se compraron un nuevo celular, o un auto, etc., la lista es interminable.

 Por alguna razón todos queremos que otros se enteren de quienes somos y lo que hacemos. Queremos que otros sepan mas acerca de nosotros, aunque a veces nos decepcionamos porque la realidad es que a muchos no les interesa nada de nosotros. Estamos dentro de su grupo de amigos pero no les interesa nuestras publicaciones. Si mis conceptos no están mal diría que a esto se le llama: Libertad de Expresión. Somos libres de publicar lo que se nos antoje. Aunque aprovecho a decir que no debemos perder de vista que nuestras publicaciones por mas libertad que tengamos de hacerlas no deben perseguir dañar a nadie. Pero ¿qué tiene que ver todo esto con el titulo de mi articulo? ¿Qué tiene que ver mis publicaciones con orar y no ser hipócritas?

 La respuesta, tiene que ver mucho. Porque en esta publicación quisiera corregir una practica que pienso no estamos haciendo bien, la oración. Comúnmente decimos que orar es hablar con Dios y que los cristianos tenemos una relación “personal” con Dios. Si unificamos estos dos conceptos entonces podríamos decir que la oración es “un diálogo personal, intimo y directo y que se da únicamente entre Dios y yo”. Jesús lo enseñó a sus discípulos, que también eran sus seguidores y amigos de esta manera:

 Y cuando ores, no sean como los hipócritas, porque ellos aman el orar en pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos de los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa (Mateo 6:5).

La oración de los hipócritas

 Hipócrita es una persona que finge ser alguien que no es. Es un farsante, que actúa de acuerdo con el grupo de personas con quien se encuentre. Que siempre lleva puesta una mascara para no mostrarse tal cual es. Un impostor que ocupa un lugar que no le corresponde. Simulador, que insinúa que esta realizando algo con piedad pero sus intenciones son otras.

hipocrita

En el pasaje, a los hipócritas les gusta orar de pie en los lugares de reunión, no solo gustan hacerlo, dice Jesús que aman hacerlo, lo disfrutan tanto que hasta en las esquinas de las calles procuran hacerlo. La gente en ese tiempo al ver que una persona se ponía a orar de pie en las sinagogas o en las calles se amontonaban para observarlos. Y quienes oraban se hinchaban de orgullo al ver las multitudes, extendían sus oraciones por varios minutos para que la gente hablar de lo piadosos que eran. Ver un numero de personas juntas era un buen motivo para pararse e iniciar a orar. Sin publico no había oración. Por eso dice Jesús que lo hacían para: ser vistos de los hombres. La motivación de estas personas no era hablar con el Padre, ni cultivar su relación personal con él y menos deseaban mostrarse delante de Él tal y como eran. Lo que deseaban, mejor dicho anhelaban eran las alabanzas de las personas hacia ellos.

images

 Ahora bien, si tomamos todo esto, lo aplicamos a nosotros y específicamente a nuestras oraciones publicadas en Facebook o en otra red social, pregunto ¿no seremos tan hipócritas como aquellos? Por supuesto que si. Porque estamos orando en publico, frente a un sin fin de amigos, conocidos que ven nuestro muro. Estamos pretendiendo que otros piensen que somos muy piadosos por las oraciones que hacemos. Estamos deseando recibir muchos likes por lo que según nosotros le estamos diciendo al Padre. Estamos queriendo la alabanza para nosotros y no para el Padre Celestial. Somos hipócritas porque en realidad dejamos que otros vean lo que no deberían ver. Que sepan lo que no deberían saber. Repitiendo el concepto anterior: “un diálogo personal, intimo y directo y que se da únicamente entre Dios y yo”. No para ser visto, no para ser expuesto ante otros, personal e intimo. No lo digo yo, lo dice Jesús, ve lo que dice en el verso 6 de Mateo 6.

 Más tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que esta en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.

 La oración genuina

 Notas la diferencia, mientras los hipócritas lo hacen en publico, Jesús nos manda que nosotros lo hagamos en un lugar donde usualmente no podrán vernos los demás. De las casas el lugar mas privado es la habitación. Ahí solo tengo acceso yo y a quien yo se lo permita. Si cierro la puerta con llave y solo yo tengo llave, nadie puede entrar en mi habitación. Eso es lo que Jesús esta enseñándonos, cuando oremos tengamos un lugar intimo, privado, donde nadie mas pueda ver y oír lo que estamos hablando en privado con el Padre. Hay cosas que le digo a Dios que me dan vergüenza decírselas, porque confieso mis pecados delante de Él, pero como se que tenemos una relación intima me atrevo hacerlo, pero esas cosas muchos no deseamos decírselas a otros y menos podríamos confesarlas. Encerrado en tu habitación tu tienes la capacidad de ser genuino, no hipócrita porque a Dios no podemos engañarlo jamás. En tu habitación estas solo tu y Él, no puedes usar mascaras, no puedes fingir, no puedes pretender poner una cara y ser otro porque Él conoce hasta lo mas íntimo de tu corazón. En tu lugar privado tienes oportunidad de ser tal como eres, sin dobleces. Cuando publicamos nuestras oraciones por las redes sociales no tendrán ningún eco, ni trascendencia, porque para empezar Dios no tiene redes sociales. Y luego porque estamos violando la enseñanza dada por Jesús, “la oración en privado”.

images-2

La oración que debemos practicar

Un hermano dijo: se nota cuando una persona ha orado, que su semblante lo delata. Me gusta pensar que a eso se refiere la recompensa en publico de la que habla el pasaje. Sin necesidad de mostrarle a los demás tus oraciones ellos sabrán por tu estilo de vida que eres un hombre de piadoso y de oración. Que no necesitas decirle a otros que oras muchos, que te levantas a las cuatro o cinco de la mañana a orar. O que dedicas horas para hacerlo, ellos lo notaran al ver la medida de fe que tienes. Lo sabrán también cuando vean la manera en que enfrentas las circunstancias adversas de la vida o cuando vean cuanto dependes de Dios en todas tus cosas. Ellos verán cuan agradecido vives por las bendiciones que has recibido. Las personas que oran en secreto no deben decirle a nadie mas que su Padre inclina su oído a ellos y que esta atento al clamor de ellos, todos lo notaran.

scale.phpPor ello de acá en adelante te invito a que no publiques tus oraciones en tus redes sociales para que no seas igual que los hipócritas que gustan de ser vistos por los demás. No violes esa intimidad con tu Padre Celestial. Habla solo con Él porque al final es el único que te escuchará sin juzgarte, te ayudará en tus circunstancias y responderá de la manera mas sabia. No se avergonzará de las cosas que le confiesas y mas aun se alegrará al ver cuanto quieres depender de Él. Estas agradecido pues di simplemente que estas agradecido por la respuesta de Dios, testica la respuesta si gustas pero previamente habla primero con el Padre. No estoy en contra de que testifiques a otros que Dios ha respondido o te ha permitido lograr algo importante en tu vida pero eso es muy distinto. Testifiquemos del amor de Dios y su cuidado pero no oremos en las redes sociales porque repito será una oración hipócrita.

Y como siempre haz tu lo posible y deja que Dios haga lo imposible.

 

 

NO TE PERMITAS DISTRACCIONES

Nehemías 6:3 dice: Y les envié mensajeros diciendo: Yo hago una gran obra, y no puedo ir; porque cesaría la obra, dejándola yo para ir a vosotros. 

emprendedores-jovenesTodo ser humano que decide emprender una carrera siempre encuentra obstáculos que debe librar. Son muchas las adversidades que deben enfrentarse los hombres y mujeres que caminan rumbo a una meta trazada. Nunca nadie que inició algo lo hizo sin haber atravesado muchas dificultades. Tal es el caso de Nehemías, un hombre de Dios que sirvió como copero del rey Artajerjes I en tiempos posteriores al exilio del pueblo judío y quien juntamente con Esdras y Zorobabel fueron de los precursores de la reconstrucción del templo Jerusalén. Luego que el pueblo judío fue cautivo a Babilonia, las condiciones en las que se encontraba aquella ciudad era deplorable. Era grande la ruina de Jerusalén y todo la región de Judá. Las guerras que se habían librado años atrás habían borrado completamente la majestuosidad que por muchos años deslumbró a otras naciones. La grandeza que el pueblo tuvo había desaparecido completamente, no quedaban mas que ruinas y escombros. 

Años atrás el templo de Dios había sido reconstruido por Esdras y Zorobabel, pero aun estaba sin muros la ciudad, estabanportada nehemiah-viewing-ruins-walls-of-jerusalem-dore[1] expuestos a saqueadores y enemigos que quisieran atacarlos. Esto provoca un gran dolor en Nehemías,  a tal grado que cuando recibe la noticia de las condiciones en las que se encontraba la gran Jerusalén y las condiciones de vida de sus hermanos, lloró amargamente, hizo duelo, luego ayunó y oró a Jehová por algunos días. Es a partir de esa gran precariedad que Nehemías emprende la enorme tarea de reconstruir los muros de Jerusalén, mejorar las condiciones de sus hermanos y restablecer el orden dentro de la sociedad. Bajo ningún punto de vista fue fácil todo lo que debió enfrentar Nehemías para alcanzar sus metas. Primero porque no era un hombre libre, él fungía como copero del rey y por lo tanto no decidía en ningún momento lo que a él le satisficiera. Además la distancia entre una ciudad y otra era considerable, también, el camino hacia Jerusalén estaba rodeado de enemigos que podían matarlo por lo tanto necesitaba cartas que lo autorizaran para poder transitar libremente sin correr riesgo alguno. Así mismo debía conseguir los materiales para la obra que habría de realizar.  Nehemías también necesitaba reclutar al personal necesario para llevar a cabo la reconstrucción de los muros. Pero no solo eso sino que sumado a todo lo anterior existían tres hombres, Sanbalat, Tobías, y Gesém, el árabe, quienes se convirtieron en los principales enemigos de Nehemías y buscaban la manera de hacerlo desistir de su misión. Estos hombres lo amenazaron, lo acechaban constantemente, buscaban interrumpir la obra que Nehemías realizaba. Hicieron lo imposible porque no terminara la reconstrucción de aquellos muros. Fueron necesarios ciento cincuenta días para terminar la reconstrucción de los muros. Ninguno de los anteriores obstáculos descritos impidieron que Nehemías terminara lo que había empezado.

Entonces surge la pregunta: ¿cuál fue la clave de todo esto? La clave fue que: Nehemías en ningún momento se permitió caer en alguna distracción de las que se le presentaron. No dejó que ninguna de las adversidades que enfrentó lo desviaran de la meta que se había trazado. Nunca vio como demasiado grandes los obstáculos que aparecían en su camino porque siempre estuvo puesta su mirada en la meta que debía alcanzar. Para ello, todo hombre necesita tener convicciones firmes. Quien no las tiene lo mas seguro es que nunca logre nada en su vida. En el pasaje que hemos tomado como base para este escrito se puede apreciar esas convicciones en la persona de Nehemías. El debía terminar la reconstrucción. Cuando lo mandan a llamar para reunirse con sus enemigos, la respuesta es tan convincente, tan clara y tan firme que me deja observar que no existiría nada que lo moviera de sus metas.

imagesEsta respuesta, además nos permite entender que somos nosotros los que decidimos finalmente si nos detenemos o continuamos haciendo lo que anhelamos. Pero nuestro gran conflicto hoy, en pleno siglo XXI, es que vivimos en una sociedad donde existen múltiples distractores. Los distractores son todas aquellas actividades que realizamos y que interfieren entre nosotros y nuestras metas. Uno de los distractores mas habituales de hoy día son las redes sociales, la juventud actual y aun los no tan jóvenes, cuentan con al menos una de las tres redes sociales mas famosas que existen en internet. Muchos incumplen con tareas del colegio y algunas otras responsabilidades por dedicar gran parte de su tiempo a las redes sociales. Otros por ejemplo ponen su mirada en los obstáculos y los problemas que les suceden mientras se encaminan hacia lo que están buscando. Cabe repetir una vez mas que detractores u opositores siempre van a existir. Nehemías los tuvo, Jesús los tuvo, Pablo el apóstol los tuvo, y así puede continuar la lista de personajes importantes que tuvieron que enfrentar a personas que intentaron hacerlos desistir.

Pero Nehemías lo consiguió porque estaba firme, seguro, no dudó, no se permitió que las distracciones los desviaran de lo queNehemias se había trazado. Se propuso reconstruir los muros y lo logró. Debemos entender entonces que mientras trabajamos en la obra de Dios menos debemos distraernos. El enemigo siempre anda buscando la manera de hacernos dudar de nuestras capacidades. Nos anda poniendo trampas para que caigamos y no continuemos haciendo el ministerio que desarrollamos. Mas dramático es aun saber que dentro de la misma milicia de Dios existen personas que buscan oponerse a lo que tu emprendes. Se les olvida que batallamos para el mismo ejercito y peleamos la misma guerra. Pero nada de eso debería importar porque Dios no permite que desmayemos. No lo hizo Nehemías, no debemos hacerlo nosotros. Porque cuando alcanzamos lo que nos hemos propuesto los resultados son tan descomunales que muchos reconocerán que Dios todo el tiempo estuvo con nosotros y que fue gracias a Él que pudimos lograrlo. Si lo que emprendes es para honrar a Dios, Él va proveer los recursos necesarios, y también va remover a cualquiera que intente interponerse. Solo no te permitas distraerte porque la obra de Dios no se detendrá solo tendrá a otros personajes haciéndolo. Así que como siempre has tu lo posible y deja que Dios haga lo imposible.